La disminución de LPP para imágenes sexuales en usuarios problemáticos de pornografía puede ser consistente con los modelos de adicción. Todo depende del modelo (Comentario sobre Prause, Steele, Staley, Sabatinelli y Hajcak, 2015)

Nota - Numerosos otros artículos revisados ​​por pares coinciden en que Prause et al., 2015 apoya el modelo de adicción a la pornografía: Críticas revisadas por pares de Prause et al., 2015


DESCARGAR PDF AQUÍ

Biol Psychol. 2016 24 mayo. pii: S0301-0511 (16) 30182-X. doi: 10.1016 / j.biopsycho.2016.05.003.

  • 1Swartz Center for Computational Neuroscience, Institute for Neural Computations, Universidad de California en San Diego, San Diego, EE. UU .; Instituto de Psicología, Academia de Ciencias de Polonia, Varsovia, Polonia. Dirección electrónica: [correo electrónico protegido]

La tecnología de Internet proporciona acceso asequible y anónimo a una amplia gama de contenido pornográfico (Cooper, 1998). Los datos disponibles muestran que el 67.6% de los hombres y el 18.3% de las mujeres adultas jóvenes danesas (de 18 a 30 años) usan pornografía semanalmente (Hald, 2006). Entre los estudiantes universitarios de EE. UU., El 93.2% de los niños y el 62.1% de las niñas veían pornografía en línea antes de los 18 años (Sabina, Wolak y Finkelhor, 2008). Para la mayoría de los usuarios, ver pornografía juega un papel importante en el entretenimiento, la emoción y la inspiración (Rothman, Kaczmarsky, Burke, Jansen y Baughman, 2014) (Häggström-Nordin, Tydén, Hanson y Larsson, 2009), pero para algunos , el consumo frecuente de pornografía es una fuente de sufrimiento (alrededor del 8% de los usuarios según Cooper et al., 1999) y se convierte en un motivo para buscar tratamiento (Delmonico y Carnes, 1999; Kraus, Potenza, Martino y Grant, 2015; Gola, Lewczuk y Skorko, 2016; Gola y Potenza, 2016). Debido a su amplia popularidad y observaciones clínicas contradictorias, el consumo de pornografía es un problema social importante, que atrae mucha atención en los medios (p. Ej., Películas de alto perfil: "Shame" de McQueen y "Don Jon" de Gordon-Levitt) y de políticos (por ejemplo, el discurso del primer ministro del Reino Unido, David Cameron, en 2013, sobre el uso de pornografía por parte de los niños), así como la investigación en neurociencia (Steele, Staley, Fong y Prause, 2013; Kühn y Gallinat, 2014; Voon et al., 2014). Una de las preguntas más frecuentes es: ¿si el consumo de pornografía puede ser adictivo?

El hallazgo de Prause, Steele, Staley, Sabatinelli y Hajcak, (2015), publicado en la edición de junio de Biological Psychology, ofrece datos interesantes sobre este tema. Los investigadores demostraron que los hombres y mujeres que informaron haber visto pornografía problemática (N = 55),1 exhibió un potencial positivo tardío más bajo (LPP, un potencial relacionado con el evento en la señalización EEG asociada con la significación y el silencio subjetivo de los estímulos) a las imágenes sexuales en comparación con las imágenes no sexuales, en comparación con las respuestas de los controles. También muestran que los usuarios de pornografía problemática con mayor deseo sexual tienen diferencias de LPP más pequeñas para imágenes sexuales y no sexuales. Los autores concluyeron que: "Este patrón de resultados parece inconsistente con algunas predicciones hechas por los modelos de adicción" (p. 196) y anunció esta conclusión en el título del artículo: "La modulación de potenciales positivos tardíos por imágenes sexuales en usuarios problemáticos y controles inconsistentes con “Adicción al porno” ”.

Desafortunadamente, en su artículo, Prause et al. (2015) no definieron explícitamente qué modelo de adicción estaban probando. Los resultados presentados cuando se consideran en relación con los modelos más establecidos no proporcionan una verificación clara de la hipótesis de que el uso problemático de pornografía es una adicción (como en el caso de la Teoría de la prominencia de incentivos; Robinson y Berridge, 1993; Robinson, Fischer, Ahuja, Lesser, & Maniates, 2015) o apoyan esta hipótesis (como en el caso del síndrome de deficiencia de recompensa; Blum et al., 1996; 1996; Blum, Badgaiyan y Gold, 2015). A continuación te lo explico en detalle.

Dirección por correspondencia: Swartz Center for Computational Neuroscience, Institute for Neural Computations, University of California San Diego, 9500 Gilman Drive, San Diego, CA 92093-0559, EE. UU. Dirección de correo electrónico: [correo electrónico protegido]

1 Es digno de notar que los autores presentan los resultados para los participantes masculinos y femeninos juntos, mientras que los estudios recientes muestran que las calificaciones de la excitación y la valencia de las imágenes sexuales difieren dramáticamente entre los géneros (ver: Wierzba et al., 2015)

2 Esta suposición se apoya en el hecho de que las referencias utilizadas en Prause et al. (2015) también se refiere a IST (es decir, Wölfling et al., 2011

¿Por qué el marco teórico y las hipótesis claras son importantes?

Sobre la base de los múltiples usos del término "reactividad de señal" por los autores, podemos suponer que los autores tienen en mente la Teoría de incentivo de la salud (IST) propuesta por Robinson y Berridge (Berridge, 2012; Robinson et al., 2015).2 Este marco teórico distingue dos componentes básicos del comportamiento motivado: "querer" y "gustar". El último está directamente relacionado con el valor experimentado de la recompensa, mientras que el primero está relacionado con el valor esperado de la recompensa, generalmente medido en relación con una señal predictiva. En términos de aprendizaje pavloviano, la recompensa es un estímulo incondicionado (UCS) y las señales asociadas con esta recompensa a través del aprendizaje son estímulos condicionados (CS). Las EC aprendidas adquieren prominencia de incentivo y evocan “querer”, reflejado en un comportamiento motivado (Mahler y Berridge, 2009; Robinson y Berridge, 2013). Así adquieren propiedades similares a las de la recompensa misma. Por ejemplo, la codorniz domesticada copula voluntariamente con un objeto de felpa (CS) previamente emparejado con la oportunidad de copular con una codorniz hembra (UCS), incluso si hay una hembra real disponible (Cetinkaya y Domjan, 2006)

Según IST, la adicción se caracteriza por un mayor "deseo" (reactividad elevada relacionada con la señal; es decir, mayor LPP) y una disminución del "gusto" (menor reactividad relacionada con la recompensa; es decir, menor LPP). Para interpretar los datos dentro del marco de IST, los investigadores deben distinguir claramente el "deseo" relacionado con las señales y el "agrado" relacionado con la recompensa. Los paradigmas experimentales que prueban ambos procesos introducen señales y recompensas separadas (es decir, Flagel et al., 2011; Sescousse, Barbalat, Domenech y Dreher, 2013; Gola, Miyakoshi y Sescousse, 2015). Prause y col. (2015), en cambio, utilizan un paradigma experimental mucho más simple, en el que los sujetos ven pasivamente diferentes imágenes con contenido sexual y no sexual. En un diseño experimental tan simple, la pregunta crucial desde la perspectiva de IST es: ¿Las imágenes sexuales juegan el papel de cues (CS) o recompensas (UCS)? Y por lo tanto: ¿El LPP medido refleja "querer" o "gustar"?

Los autores asumen que las imágenes sexuales son señales y, por lo tanto, interpretan la disminución del LPP como una medida de la disminución del "deseo". La disminución del "deseo" con respecto a las señales sería de hecho inconsistente con el modelo de adicción a IST. Pero muchos estudios muestran que las imágenes sexuales no son meras señales. Son gratificantes en sí mismas (Oei, Rombouts, Soeter, van Gerven, & Both, 2012; Stoléru, Fonteille, Cornélis, Joyal y Moulier, 2012; revisado en: Sescousse, Caldú, Segura, & Dreher, 2013; Stoléru et al., 2012). Ver imágenes sexuales evoca la actividad del estriado ventral (sistema de recompensa) (Arnowet al., 2002; Demos, Heatherton y Kelley, 2012; Sabatinelli, Bradley, Lang, Costa y Versace, 2007; Stark et al., 2005; Wehrum-Osinskyet al., 2014), liberación de dopamina (Meston y McCall, 2005) y excitación sexual tanto autoinformada como objetivamente medida (revisión: Chivers, Seto, Lalumière, Laan y Grimbos, 2010).

Las propiedades gratificantes de las imágenes sexuales pueden ser innatas debido al hecho de que el sexo (como la comida) es una recompensa principal. Pero incluso si alguien rechaza esa naturaleza gratificante innata, las propiedades gratificantes de los estímulos eróticos pueden adquirirse debido al aprendizaje pavloviano. En condiciones naturales, los estímulos eróticos visuales (como un cónyuge desnudo o un video pornográfico) pueden ser una señal (CS) para la actividad sexual que conduce a la experiencia del clímax (UCS) como resultado del sexo diádico o la masturbación solitaria que acompaña al consumo de pornografía. Además, en el caso del consumo frecuente de pornografía, los estímulos sexuales visuales (CS) están fuertemente asociados con el orgasmo (UCS) y pueden adquirir propiedades de recompensa (UCS; Mahler y Berridge, 2009; Robinson & Berridge, 2013) y luego conducir al acercamiento ( es decir, buscar pornografía) y comportamientos consumatorios (es decir, horas de visualización antes de alcanzar el clímax).

Independientemente del valor de recompensa innato o aprendido, los estudios muestran que las imágenes sexuales son motivantes en sí mismas, incluso sin la posibilidad de llegar al clímax. Por lo tanto, tienen un valor hedónico intrínseco para los humanos (Prévost, Pessiglione, Météreau, Cléry-Melin y Dreher, 2010), así como para los macacos rhesus (Deaner, Khera y Platt, 2005). Su valor gratificante puede incluso amplificarse en un experimento entorno, donde una experiencia de clímax (UCS natural) no está disponible, como en el estudio de Prause et al. (2015) (“a los participantes en este estudio se les indicó que no se masturbaran durante la tarea”, p. 197). Según Berridge, el contexto de la tarea influye en la predicción de la recompensa (Berridge, 2012). Por lo tanto, como aquí no se disponía de otro placer que las imágenes sexuales, la visualización de imágenes era la recompensa máxima (en lugar de una simple señal).

La disminución de la LPP para recompensas sexuales en usuarios problemáticos de pornografía es consistente con los modelos de adicción

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos suponer que las imágenes sexuales de Prause et al. (2015), en lugar de ser señales, podría haber jugado el papel de recompensas. Si es así, de acuerdo con el marco de IST, un LPP más bajo para imágenes sexuales versus no sexuales en usuarios problemáticos de pornografía y sujetos con un alto deseo sexual de hecho refleja una disminución del "agrado". Tal resultado está en línea con el modelo de adicción propuesto por Berridge y Robinson (Berridge, 2012; Robinson et al., 2015). Sin embargo, para verificar completamente una hipótesis de adicción dentro del marco de IST, se requieren estudios experimentales más avanzados, desenredando pistas y recompensas. Un buen ejemplo de un paradigma experimental bien diseñado fue utilizado en estudios sobre jugadores de Sescousse, Redouté y Dreher (2010). Empleaba señales monetarias y sexuales (estímulos simbólicos) y recompensas claras (ganancias monetarias o imágenes sexuales). Debido a la falta de señales y recompensas bien definidas en Prause et al. (2015), el papel de las imágenes sexuales sigue sin estar claro y, por lo tanto, los efectos LPP obtenidos son ambiguos dentro del marco de IST. Con seguridad, la conclusión presentada en el título del estudio “La modulación de potenciales positivos tardíos por imágenes sexuales en usuarios problemáticos y controles inconsistentes con la“ adicción a la pornografía ”no tiene fundamento con respecto a IST

Si tomamos otro modelo popular de adicción: el síndrome de deficiencia de recompensa (RDS; Blum et al., 1996, 2015), los datos obtenidos por los autores realmente hablan a favor de la hipótesis de la adicción. El marco de trabajo de RDS supone que la predisposición genética a una respuesta dopaminérgica inferior para estímulos gratificantes (expresada en BOLD disminuido y reactividad electrofisiológica) está relacionada con la búsqueda de sensaciones, la impulsividad y un mayor riesgo de adicción. Los hallazgos de los autores de menores LPP en usuarios de pornografía problemática son totalmente consistentes con el modelo de adicción RDS. Si Prause et al. (2015) estaban probando algún otro modelo, menos conocido que IST o RDS, sería altamente deseable presentarlo brevemente en su trabajo.

Observaciones finales

El estudio de Prause et al. (2015) entrega datos interesantes sobre el consumo problemático de pornografía.3 Sin embargo, debido a la falta de una hipótesis clara sobre qué modelo de adicción se ha probado y el paradigma experimental ambiguo (papel difícil de definir de las imágenes eróticas), no es posible decir si los resultados presentados están en contra o a favor de una hipótesis sobre “Adicción a la pornografía”. Se requieren estudios más avanzados con hipótesis bien definidas. Desafortunadamente el audaz título de Prause et al. (2015) el artículo ya ha tenido un impacto en los medios de comunicación,4 Popularizando así la conclusión científicamente injustificada. Debido a la importancia social y política del tema de los efectos del consumo de pornografía, los investigadores deben sacar conclusiones futuras con mayor cautela.

3 Es digno de notar que en Prause et al. (2015) los usuarios problemáticos consumen pornografía en promedio para 3.8 h / semana (SD = 1.3) es casi lo mismo que los usuarios de pornografía no problemática en Kühn y Gallinat (2014) que consumen en promedio 4.09 h / semana (SD = 3.9) . En Voon et al. (2014) los usuarios problemáticos informaron 1.75 h / week (SD = 3.36) y 13.21 h / week problemático (SD = 9.85): datos presentados por Voon durante la conferencia American Psychological Science en mayo 2015.

4 Ejemplos de títulos de artículos de ciencia popular sobre Prause et al. (2015): "La pornografía no es tan dañina como otras adicciones, afirma el estudio" (http://metro.co.uk/2015/07/04/porn-is-not-as-harmful-as-other-addictions- estudio-reclamaciones-5279530 /), "Tu adicción a la pornografía no es real" (http://www.thedailybeast.com/articles/2015/06/26/your-porn-addiction-isn-t-real.html) "La adicción a la pornografía no es realmente adicción, dicen los neurocientíficos" (http://www.huffingtonpost.com/2015/06/30/porn-addiction- n7696448.html)

Referencias

Arnow, BA, Desmond, JE, Banner, LL, Glover, GH, Solomon, A., Polan, ML,. . . Y Atlas, SW (2002). Activación cerebral y excitación sexual en varones heterosexuales sanos. Cerebro, 125 (Pt. 5), 1014-1023.

Berridge, KC (2012). Del error de predicción a la importancia del incentivo: cálculo mesolímbico de la motivación de recompensa. European Journal of Neuroscience, 35 (7), 1124 – 1143. http://dx.doi.org/10.1111/j.1460-9568.2012.07990.x

Blum, K., Sheridan, PJ, Wood, RC, Braverman, ER, Chen, TJ, Cull, JG y Comings, DE (1996). El gen del receptor de dopamina D2 como determinante del síndrome de deficiencia de recompensa. Revista de la Real Sociedad de Medicina, 89 (7), 396–400.

Blum, K., Badgaiyan, RD y Gold, MS (2015). Adicción y abstinencia por hipersexualidad: fenomenología, neurogenética y epigenética. Cureus, 7 (7), e290. http://dx.doi.org/10.7759/cureus.290

Cetinkaya, H. y Domjan, M. (2006). Fetichismo sexual en un sistema modelo de codorniz (Coturnix japonica): prueba de éxito reproductivo. Revista de psicología comparada, 120 (4), 427–432. http://dx.doi.org/10.1037/0735-7036.120.4.427

Chivers, ML, Seto, MC, Lalumière, ML, Laan, E. y Grimbos, T. (2010). Acuerdo de medidas autoinformadas y genitales de la excitación sexual en hombres y mujeres: un metaanálisis. Archives of Sexual Behavior, 39 (1), 5-56. http://dx.doi.org/10.1007/s10508-009-9556-9

Cooper, A., Scherer, CR, Boies, SC y Gordon, BL (1999). Sexualidad en Internet: de la exploración sexual a la expresión patológica. Psicología profesional: Investigación y práctica, 30 (2), 154. Obtenido de. http://psycnet.apa.org/journals/pro/30/2/154/

Cooper, A. (1998). Sexualidad e Internet: navegando hacia el nuevo milenio. CyberPsychology & Behavior ,. Obtenido de. http://online.liebertpub.com/doi/abs/10.1089/cpb.1998.1.187

Deaner, RO, Khera, AV y Platt, ML (2005). Pay per view de monos: valoración adaptativa de imágenes sociales por macacos rhesus. Current Biology, 15 (6), 543–548. http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2005.01.044

Delmonico, DL y Carnes, PJ (1999). Adicción al sexo virtual: cuando el cibersexo se convierte en la droga preferida. Cyberpsychology and Behavior, 2 (5), 457–463. Http://dx.doi.org/10.1089/cpb.1999.2.457

Demos, KE, Heatherton, TF y Kelley, WM (2012). Las diferencias individuales en la actividad del núcleo accumbens con respecto a la comida y las imágenes sexuales predicen el aumento de peso y el comportamiento sexual. The Journal of Neuroscience, 32 (16), 5549–5552. http://dx.doi.org/10.1523/JNEUROSCI.5958-11.2012

Flagel, SB, Clark, JJ, Robinson, TE, Mayo, L., Czuj, A., Willuhn, I.,. . . Y Akil, H. (2011). Un papel selectivo de la dopamina en el aprendizaje de estímulo-recompensa. Nature, 469 (7328), 53–57. http://dx.doi.org/10.1038/nature09588

Gola, M. y Potenza, M. (2016). Tratamiento con paroxetina del uso problemático de pornografía: una serie de casos. The Journal of Behavioral Addictions, en prensa.

Gola, M., Miyakoshi, M. y Sescousse, G. (2015). Impulsividad sexual y ansiedad: interacción entre el estriado ventral y la reactividad de la amígdala en los comportamientos sexuales. The Journal of Neuroscience, 35 (46), 15227-15229.

Gola, M., Lewczuk, K. y Skorko, M. (2016). ¿Qué importa: cantidad o calidad del uso de pornografía? Factores psicológicos y conductuales de buscar tratamiento por uso problemático de pornografía. The Journal of Sexual Medicine, 13 (5), 815–824.

Häggström-Nordin, E., Tydén, T., Hanson, U. y Larsson, M. (2009). Experiencias y actitudes hacia la pornografía entre un grupo de estudiantes de secundaria suecos. Revista europea de anticoncepción y atención de la salud reproductiva, 14 (4), 277–284. http://dx.doi.org/10.1080/13625180903028171

Hald, GM (2006). Diferencias de género en el consumo de pornografía entre jóvenes heterosexuales daneses adultos. Archivos de comportamiento sexual, 35 (5), 577 – 585. http://dx.doi.org/10.1007/s10508-006-9064-0

Kühn, S. y Gallinat, J. (2014). Estructura cerebral y conectividad funcional asociada al consumo de pornografía: el cerebro en la pornografía. Psiquiatría JAMA, 71 (7), 827–834. http://dx.doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2014.93

Kraus, SW, Potenza, MN, Martino, S. y Grant, JE (2015). Examinar las propiedades psicométricas de la escala obsesivo-compulsiva de Yale-Brown en una muestra de usuarios compulsivos de pornografía. Psiquiatría integral, http://dx.doi.org/10.1016/j.comppsych.2015.02.007

Mahler, SV y Berridge, KC (2009). ¿Qué señal querer? La activación de opioides de la amígdala central mejora y enfoca la prominencia del incentivo en una señal de recompensa prepotente. The Journal of Neuroscience, 29 (20), 6500-6513. http://dx.doi.org/10.1523/JNEUROSCI.3875-08.2009

Meston, CM y McCall, KM (2005). Respuestas de dopamina y norepinefrina a la excitación sexual inducida por película en mujeres sexualmente funcionales y sexualmente disfuncionales. Revista de terapia sexual y marital, 31 (4), 303–317. http://dx.doi.org/10.1080/00926230590950217

Oei, NY, Rombouts, SA, Soeter, RP, vanGerven vanGerven, JM y Both, S. (2012). La dopamina modula la actividad del sistema de recompensa durante el procesamiento subconsciente de los estímulos sexuales. Neuropsychopharmacology, 37 (7), 1729-1737. http://dx.doi.org/10.1038/npp.2012.19

Prévost, C., Pessiglione, M., Météreau, E., Cléry-Melin, ML y Dreher, JC (2010). Subsistemas de valoración separados para los costos de decisión de demora y esfuerzo. The Journal of Neuroscience, 30 (42), 14080–14090. http://dx.doi.org/10.1523/JNEUROSCI.2752-10.2010

Prause, N., Steele, VR, Staley, C., Sabatinelli, D. y Hajcak, G. (2015). Modulación de potenciales positivos tardíos por imágenes sexuales en usuarios problemáticos y controles inconsistentes con la adicción a la pornografía. Psicología biológica, 109, 192-199. http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsycho.2015.06.005

Robinson, TE y Berridge, KC (1993). La base neuronal del ansia por las drogas: ¿una teoría de la adicción que sensibiliza a los incentivos? Investigación del cerebro. Brain Research Reviews, 18 (3), 247-291.

Robinson, MJ y Berridge, KC (2013). Transformación instantánea de la repulsión aprendida en deseo motivacional. Current Biology, 23 (4), 282–289. http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2013.01.016

Robinson, MJ, Fischer, AM, Ahuja, A., Lesser, EN y Maniates, H. (2015). Roles del deseo y del agrado en la conducta motivadora: juegos de azar y adicciones a las drogas. Temas actuales en neurociencias del comportamiento, http://dx.doi.org/10.1007/7854 2015

Rothman, EF, Kaczmarsky, C., Burke, N., Jansen, E. y Baughman, A. (2014). Sin pornografía. . . No sabría ni la mitad de las cosas que sé ahora: un estudio cualitativo del uso de la pornografía entre una muestra de jóvenes urbanos, de bajos ingresos, negros e hispanos. Revista de investigación sexual, 1–11. http://dx.doi.org/10.1080/00224499.2014.960908

Sabatinelli, D., Bradley, MM, Lang, PJ, Costa, VD y Versace, F. (2007). El placer, más que la prominencia, activa el núcleo accumbens y la corteza prefrontal medial humanos. Revista de neurofisiología, 98 (3), 1374-1379. http://dx.doi.org/10.1152/jn.00230.2007

Sabina, C., Wolak, J. y Finkelhor, D. (2008). La naturaleza y dinámica de la exposición de los jóvenes a la pornografía en Internet. Cyberpsychology and Behavior, 11 (6), 691–693. http://dx.doi.org/10.1089/cpb.2007.0179

Sescousse, G., Redouté, J. y Dreher, JC (2010). La arquitectura de la codificación del valor de recompensa en la corteza orbitofrontal humana. The Journal of Neuroscience, 30 (39), 13095-13104. http://dx.doi.org/10.1523/JNEUROSCI.3501-10.2010

Sescousse, G., Barbalat, G., Domenech, P. y Dreher, JC (2013). Desequilibrio en la sensibilidad a diferentes tipos de recompensas en el juego patológico. Brain, 136 (Pt.8), 2527-2538. http://dx.doi.org/10.1093/brain/awt126

Sescousse, G., Caldú, X., Segura, B. y Dreher, JC (2013). Procesamiento de recompensas primarias y secundarias: un metanálisis cuantitativo y revisión de estudios de neuroimagen funcional humana. Revisiones de neurociencia y comportamiento biológico, 37 (4), 681–696. http://dx.doi.org/10.1016/j.neubiorev.2013.02.002

Stark, R., Schienle, A., Girod, C., Walter, B., Kirsch, P., Blecker, C.,. . . Y Vaitl, D. (2005). Imágenes eróticas y que provocan repugnancia: diferencias en las respuestas hemodinámicas del cerebro. Psicología biológica, 70 (1), 19-29. http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsycho.2004.11.014

Steele, VR, Staley, C., Fong, T. y Prause, N. (2013). El deseo sexual, no la hipersexualidad, está relacionado con las respuestas neurofisiológicas provocadas por las imágenes sexuales. Neurociencia y psicología socioafectiva, 3, 20770. http://dx.doi.org/10.3402/snp.v3i0.20770

Stoléru, S., Fonteille, V., Cornélis, C., Joyal, C. y Moulier, V. (2012). Estudios de neuroimagen funcional de la excitación sexual y el orgasmo en hombres y mujeres sanos: revisión y metanálisis. Revisiones de neurociencia y comportamiento biológico, 36 (6), 1481-1509. http://dx.doi.org/10.1016/j.neubiorev.2012.03.006

Voon, V., Mole, TB, Banca, P., Porter, L., Morris, L., Mitchell, S.,. . . Y Irvine, M. (2014). Correlaciones neuronales de la reactividad de señales sexuales en individuos con y sin comportamientos sexuales compulsivos. Biblioteca Pública de Ciencias, 9 (7), e102419.http: //dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0102419

Wehrum-Osinsky, S., Klucken, T., Kagerer, S., Walter, B., Hermann, A. y Stark, R. (2014). A la segunda mirada: estabilidad de las respuestas neuronales hacia los estímulos sexuales visuales. The Journal of Sexual Medicine, 11 (11), 2720–2737. http://dx.doi.org/10.1111/jsm.12653

Wierzba, M., Riegel, M., Pucz, A., Lesniewska, Z., Dragan, W., Gola, M.,. . . Y Marchewka, A. (2015). Subconjunto erótico para el Sistema de imagen afectiva de Nencki (NAPS ERO): estudio de comparación entre sexos. Frontiers in Psychology, 6, 1336.

Wölfling, K., Mörsen, CP, Duven, E., Albrecht, U., Grüsser, SM, & Flor, H. (2011). Apostar o no apostar: en riesgo de ansias y recaídas: aprendió atención motivada en juego patológico. Psicología biológica, 87 (2), 275-281. http://dx.doi.org/10.1016/j.biopsycho.2011.03.010