Mecanismos neurocognitivos en el trastorno de la conducta sexual compulsiva (2018) - Extractos que analizan Prause et al., 2015

Extracto de análisis Prause et al., 2015 (que es la cita 87)

Un estudio que utilizó EEG, realizado por Prause y sus colegas, sugirió que las personas que se sienten angustiadas por el uso de su pornografía, en comparación con un grupo de control que no sienten angustia por el uso de la pornografía, pueden requerir más / mayor estimulación visual para evocar respuestas cerebrales [87]. Participantes hipersexuales: los individuos 'experimentan problemas al regular su visualización de imágenes sexuales' (M= 3.8 horas por semana): expuso menos activación neural (medida por el potencial positivo tardío en la señal del EEG) cuando se expuso a imágenes sexuales que el grupo de comparación cuando se expuso a las mismas imágenes. Dependiendo de la interpretación de los estímulos sexuales en este estudio (como referencia o recompensa; para más información, consulte Gola et al. [4]), los hallazgos pueden respaldar otras observaciones que indiquen efectos de habituación en adicciones [4]. En 2015, Banca y sus colegas observaron que los hombres con CSB preferían nuevos estímulos sexuales y demostraron hallazgos sugestivos de habituación en el dACC cuando se exponen repetidamente a las mismas imágenes [88]. Los resultados de los estudios antes mencionados sugieren que el uso frecuente de pornografía puede disminuir la sensibilidad de la recompensa, lo que posiblemente lleve a un aumento de la habituación y la tolerancia, lo que aumenta la necesidad de una mayor estimulación para ser estimulada sexualmente. Sin embargo, los estudios longitudinales están indicados para examinar esta posibilidad más a fondo. En conjunto, la investigación de neuroimagen hasta la fecha ha brindado apoyo inicial a la idea de que CSB comparte similitudes con las adicciones a las drogas, los juegos de azar y los juegos con respecto a las redes y procesos cerebrales alterados, incluida la sensibilización y la habituación.

COMENTARIOS: Los autores de la revisión actual están de acuerdo con muchos otros artículos revisados ​​por pares: Críticas revisadas por pares de Prause et al., 2015: Las lecturas de EEG más bajas significan que los sujetos prestan menos atención a las imágenes. Estaban aburridos (habituados o insensibilizados). La autora principal (Nicole Prause) continúa afirmando que estos resultados "desacreditan la adicción a la pornografía", pero otros investigadores no están de acuerdo con sus afirmaciones exageradas. Tienes que preguntarte: "¿Qué científico legítimo afirmaría que su único estudio anómalo ha desacreditado una campo de estudio bien establecido? ".

  1. Prause N, Steele VR, Staley C, Sabatinelli D, Proudfit GH. Modulación de potenciales positivos tardíos por imágenes sexuales en usuarios problemáticos y controles inconsistentes con la "adicción a la pornografía". Biol Psychol. 2015; 109: 192-9.

 PARA EL CONTEXTO AÑADIDO, LA REVISIÓN COMPLETA

Octubre 2018, Informes actuales de salud sexual

Resumen

Propósito de la revisión: La revisión actual resume los últimos hallazgos sobre los mecanismos neurobiológicos del trastorno de la conducta sexual compulsiva (CSDB) y proporciona recomendaciones para futuras investigaciones específicas para la clasificación diagnóstica de la enfermedad.

Hallazgos recientes: Hasta la fecha, la mayoría de las investigaciones de neuroimagen sobre el comportamiento sexual compulsivo ha proporcionado evidencia de mecanismos superpuestos subyacentes al comportamiento sexual compulsivo y las adicciones no sexuales. El comportamiento sexual compulsivo se asocia con un funcionamiento alterado en las regiones cerebrales y redes implicadas en la sensibilización, la habituación, el descontrol de los impulsos y el procesamiento de recompensas en patrones como la adicción a las sustancias, los juegos de azar y los juegos. Las regiones cerebrales clave vinculadas a las características de CSB incluyen las cortezas frontales y temporales, la amígdala y el cuerpo estriado, incluido el núcleo accumbens.

Resumen: A pesar de que muchas investigaciones de neurociencia encontraron muchas similitudes entre la CSBD y las adicciones a sustancias y conductas, la Organización Mundial de la Salud incluyó la CSBD en la ICD-11 Como un trastorno de control de impulsos. Aunque las investigaciones anteriores han ayudado a resaltar algunos mecanismos subyacentes de la condición, se necesitan investigaciones adicionales para comprender completamente este fenómeno y resolver los problemas de clasificación que rodean a la CSBD.

Introducción

Comportamiento sexual compulsivo (CSB) es un tema debatido que también se conoce como adicción sexual, hipersexualidad, dependencia sexual, impulsividad sexual, ninfomanía o comportamiento sexual fuera de control [1-27]. Si bien las tasas precisas no están claras, dada la investigación epidemiológica limitada, se estima que la CSB afecta a 3-6% de la población adulta y es más común en hombres que en mujeres [28-32]. Debido a la angustia y el deterioro asociados reportados por hombres y mujeres con CSB [4-6, 30, 33-38], la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó incluir el Desorden de Conducta Sexual Compulsiva (CSBD) en la próxima edición de 11th. Clasificación Internacional de Enfermedades (6C72) [39]. Esta inclusión debería ayudar a aumentar el acceso al tratamiento para las poblaciones no atendidas, reducir el estigma y la vergüenza asociados con la búsqueda de ayuda, promover esfuerzos de investigación concertados y aumentar la atención internacional sobre esta condición [40, 41]. Reconocemos que durante los últimos años de 20 no hay Se han utilizado diferentes definiciones para describir conductas sexuales desreguladas que a menudo se caracterizan por una participación excesiva en actividades sexuales no parasitarias (p. ej., sexo frecuente ocasional / anónimo, uso problemático de la pornografía). Para la revisión actual, usaremos el término CSB como un término general para describir un comportamiento sexual excesivo y problemático.

CSB se ha conceptualizado como un trastorno de espectro obsesivo-compulsivo, un trastorno de control de impulsos o un comportamiento adictivo [42, 43]. Los síntomas de la CSBD son similares a los propuestos en 2010forthe DSM-5 diagnóstico de trastorno hipersexual [44]. El trastorno hipersexual fue finalmente excluido por la Asociación Americana de Psiquiatría de DSM-5 por múltiples razones; la falta de estudios neurobiológicos y genéticos fue una de las razones más notables [45, 46]. Más recientemente, CSB ha recibido una atención considerable tanto en la cultura popular como en las ciencias sociales, particularmente debido a las disparidades de salud que afectan a los grupos en riesgo y marginados. A pesar del aumento considerable en los estudios de CSB (incluidos los que estudian la "adicción sexual", "hipersexualidad", "compulsividad sexual"), relativamente poca investigación ha examinado las bases neuronales de la CSB [4, 36]. Este artículo revisa los mecanismos neurobiológicos de la CSB y proporciona recomendaciones para futuras investigaciones, particularmente en relación con la clasificación diagnóstica de la CSBD.

CSB como un trastorno adictivo

Las regiones cerebrales involucradas en el procesamiento de recompensas son probablemente importantes para comprender los orígenes, la formación y el mantenimiento de conductas adictivas [47]. Las estructuras dentro de un llamado 'sistema de recompensa' se activan mediante estímulos potencialmente reforzantes, como las drogas adictivas en las adicciones. Un neurotransmisor importante involucrado en el procesamiento de las recompensas es la dopamina, particularmente dentro de la vía mesolímbica que involucra el área tegmental ventral (VTA) y sus conexiones con el núcleo accumbens (NAc), así como la amígdala, el hipocampo y el córtex prefrontal [48]. Los neurotransmisores y vías adicionales están involucrados en el procesamiento de recompensas y placer, y estas consideraciones merecen consideración dado que la dopamina se ha implicado en diversos grados en las adicciones a las drogas individuales y al comportamiento en los seres humanos [49-51].

De acuerdo con la teoría de la importancia de los incentivos, diferentes mecanismos cerebrales influyen en la motivación para obtener la recompensa ("querer") y la experiencia hedónica real de la recompensa ("gustar") [52]. Mientras que "querer" puede estar estrechamente relacionado con la neurotransmisión dopaminérgica en el cuerpo estriado ventral (VStr) y la corteza orbitofrontal, las redes dedicadas a crear motivaciones de deseo y sentimientos placenteros son más complejas [49, 53, 54].

La reactividad relacionada con la recompensa de VStr se ha estudiado en trastornos adictivos como el alcohol, la cocaína, los trastornos por consumo de opioides y el trastorno por juego [55-58]. Volkow y sus colegas describen cuatro componentes importantes de la adicción: (1) sensibilización que implica reactividad de señales y deseo, (2) desensibilización que implica habituación, (3) hipofrontalidad y (4) mal funcionamiento de los sistemas de estrés [59]. Hasta ahora, la investigación de CSB se ha centrado en gran medida en la reactividad de las señales, el deseo y la habituación. Los primeros estudios de neuroimagen de CSB se centraron en examinar las similitudes potenciales entre CSB y adicciones, con un enfoque específico en la teoría de la prominencia de incentivos que se basa en la sensibilización neuronal preconsciente relacionada con cambios en los sistemas de motivación relacionados con la dopamina [60]. En este modelo, la exposición repetida a drogas potencialmente adictivas puede cambiar las células cerebrales y los circuitos que regulan la atribución de prominencia de incentivos a los estímulos, que es un proceso psicológico involucrado en la conducta motivada. Debido a esta exposición, los circuitos cerebrales pueden volverse hipersensibles (o sensibilizados), contribuyendo así al desarrollo de niveles patológicos de prominencia de incentivo para las sustancias objetivo y sus señales asociadas. La motivación de incentivo patológico ("querer") por las drogas puede durar años, incluso si se suspende el uso de drogas. Puede involucrar procesos implícitos (deseo inconsciente) o explícitos (deseo consciente). El modelo de prominencia de incentivos se ha propuesto para contribuir potencialmente al desarrollo y mantenimiento de CSB [1, 2].

Los datos respaldan el modelo de incentivo para la CSB. Por ejemplo, Voon y sus colegas examinaron la actividad inducida por señales en la corteza cingulada anterior dorsal (dACC) –Vstr - red funcional de amígdala [1]. Hombres con CSB en comparación con los que no mostraron un aumento de las respuestas VStr, dACC y amígdala al video pornográfico clips. Estos hallazgos en el contexto de la literatura más amplia sugieren que el sexo y la reactividad de las señales de drogas involucran regiones y redes en gran parte superpuestas [61, 62]. Los hombres con CSB en comparación con aquellos sin también informaron un mayor deseo (deseo sexual subjetivo) de estímulos pornográficos y un menor gusto, lo que es consistente con una teoría de la importancia de los incentivos [1]. De manera similar, Mechelmans y sus colegas descubrieron que los hombres con LEC en comparación con los hombres sin piqueros mostraron una mejoría en la atención temprana hacia estímulos sexualmente explícitos, pero no a señales neutrales [2]. Estos hallazgos sugieren similitudes en el sesgo de atención mejorado observado en estudios que examinan las señales de las drogas en las adicciones.

En 2015, Seok y Sohn encontraron que entre los hombres con CSB en comparación con los que no lo tenían, se observó una mayor actividad en la corteza prefrontal dorsolateral (dlPFC), caudado, giro supramarginal inferior del lóbulo parietal, dACC y tálamo en respuesta a señales sexuales [63]. También encontraron que la gravedad de los síntomas de CSB se correlacionaba con la activación inducida por el dlPFC y el tálamo inducida por la señal. En 2016, Brand y sus colegas observaron una mayor activación de VStr para el material pornográfico preferido en comparación con el material pornográfico no preferido entre hombres con CSB y encontraron que la actividad de VStr se asoció positivamente con síntomas autoinformados de uso adictivo de pornografía por Internet (evaluado por la breve prueba de adicción a Internet modificada para el cibersexo (s-IATsex) [64, 65].

Klucken y sus colegas observaron recientemente que los participantes con CSB en comparación con los participantes sin mostrar una mayor activación de la amígdala durante la presentación de señales condicionadas (cuadrados de colores) que predicen imágenes eróticas (recompensas) [66]. Estos resultados son similares a los de otros estudios que examinaron la activación de la amígdala en personas con trastornos por consumo de sustancias y en hombres con LEC que ven videoclips explícitos [1, 67]. Usando EEG, Steele y sus colegas observaron una mayor amplitud de P300 en imágenes sexuales (en comparación con imágenes neutrales) entre individuos autoidentificados como que tienen problemas con CSB, resonando con investigaciones previas de procesamiento de señales visuales de drogas en la adicción a las drogas [68, 69].

En 2017, Gola y sus colegas publicaron los resultados de un estudio que utiliza imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para examinar las respuestas Vstr a los estímulos eróticos y monetarios entre los hombres que buscan tratamiento para la CSB y los hombres sin CSB [6]. Los participantes se involucraron en una tarea de retraso de incentivo [54, 70, 71] mientras se sometían a la exploración fMRI. Durante esta tarea, recibieron recompensas eróticas o monetarias precedidas por señales predictivas. Los hombres con CSB difirieron de aquellos sin respuestas VStr a señales que predicen imágenes eróticas, pero no en sus respuestas a imágenes eróticas. Además, los hombres con CSB versus sin CSB mostraron una mayor activación de VStr específicamente para señales que predicen imágenes eróticas y no para aquellos que predicen recompensas monetarias. Se encontró que la sensibilidad relativa a las señales (predicción de imágenes eróticas frente a ganancias monetarias) estaba relacionada con una mayor motivación conductual para ver imágenes eróticas ("querer"), intensidad de CSB, cantidad de pornografía utilizada por semana y frecuencia de masturbación semanal. Estos hallazgos sugieren similitudes entre la CSB y las adicciones, un papel importante para las señales aprendidas en la CSB y los posibles enfoques de tratamiento, particularmente las intervenciones centradas en la enseñanza de habilidades a individuos para hacer frente con éxito a las ansias / antojos [72]. Además, la habituación se puede revelar a través de una sensibilidad de recompensa reducida a los estímulos normalmente salientes y puede impactar las respuestas de recompensa a los estímulos sexuales, incluida la visualización de pornografía y el sexo en pareja [1, 68]. La habituación también se ha implicado en adicciones a sustancias y comportamientos [73-79].

En 2014, Kuhn y Gallinat observaron una disminución de la reactividad de VStr en respuesta a las imágenes eróticas en un grupo de participantes que observaban pornografía con frecuencia, en comparación con los participantes que observaban pornografía raramente [80]. También se observó una disminución de la conectividad funcional entre el dlPFC izquierdo y el VStr derecho. El deterioro en la circulación fronto-estriatal se ha relacionado con elecciones de comportamiento inapropiadas o desventajosas, independientemente del posible resultado negativo y la regulación deficiente del deseo en la adicción a las drogas [81, 82]. Las personas con CSB pueden tener un control ejecutivo reducido cuando se exponen a material pornográfico [83, 84]. Kuhn y Gallinat también encontraron que el volumen de materia gris del estriado derecho (núcleo caudado), que se ha relacionado con los comportamientos de apego al acercamiento y relacionado con los estados motivacionales asociados con el amor romántico, se asoció negativamente con la duración de la visualización de pornografía en internet [80, 85, 86]. Estos hallazgos plantean la posibilidad de que el uso frecuente de pornografía pueda disminuir la activación cerebral en respuesta a estímulos sexuales y aumentar la habituación a imágenes sexuales, aunque se necesitan estudios longitudinales para excluir otras posibilidades.

Un estudio que utilizó EEG, realizado por Prause y sus colegas, sugirió que las personas que se sienten angustiadas por el uso de su pornografía, en comparación con un grupo de control que no sienten angustia por el uso de la pornografía, pueden requerir más / mayor estimulación visual para evocar respuestas cerebrales [87]. Participantes hipersexuales: los individuos 'experimentan problemas al regular su visualización de imágenes sexuales' (M= 3.8 horas por semana): expuso menos activación neural (medida por el potencial positivo tardío en la señal del EEG) cuando se expuso a imágenes sexuales que el grupo de comparación cuando se expuso a las mismas imágenes. Dependiendo de la interpretación de los estímulos sexuales en este estudio (como referencia o recompensa; para más información, consulte Gola et al. [4]), los hallazgos pueden respaldar otras observaciones que indiquen efectos de habituación en adicciones [4]. En 2015, Banca y sus colegas observó que los hombres con CSB preferían nuevos estímulos sexuales y demostraron hallazgos sugestivos de habituación en el dACC cuando se exponen repetidamente a las mismas imágenes [88]. Los resultados de los estudios antes mencionados sugieren que el uso frecuente de pornografía puede disminuir la sensibilidad de la recompensa, lo que posiblemente lleve a un aumento de la habituación y la tolerancia, lo que aumenta la necesidad de una mayor estimulación para ser estimulada sexualmente. Sin embargo, los estudios longitudinales están indicados para examinar esta posibilidad más a fondo. En conjunto, la investigación de neuroimagen hasta la fecha ha brindado apoyo inicial a la idea de que CSB comparte similitudes con las adicciones a las drogas, los juegos de azar y los juegos con respecto a las redes y procesos cerebrales alterados, incluida la sensibilización y la habituación.

¿CSB como un trastorno de control de impulso?

La categoría de "Trastornos de control de impulso no clasificados en otra parte" en el DSM-IV fue heterogénea en su naturaleza e incluyó múltiples trastornos que desde entonces se han reclasificado como adictivos (trastornos del juego) o relacionados con el trastorno obsesivo-compulsivo (tricotilomanía) en DSM 5 [89, 90]. La categoría actual en el DSM-5 se centra en trastornos disruptivos, de control de impulsos y de conducta, y se torna más homogénea en su enfoque al incluir cleptomanía, piromanía, trastorno explosivo intermitente, trastorno de oposición desafiante, trastorno de conducta y trastorno de personalidad antisocial [90]. La categoría de trastornos de control de impulso en el ICD-11incluye estos tres primeros trastornos y CSBD, lo que plantea preguntas con respecto a la clasificación más adecuada. Dado este contexto, la forma en que la CSBD se relaciona con la construcción transdiagnóstica de la impulsividad merece una consideración adicional para la clasificación, así como para propósitos clínicos.

La impulsividad puede definirse como una "predisposición a reacciones rápidas no planificadas a estímulos internos o externos con una disminución en las consecuencias negativas para el individuo impulsivo u otros" [91]. La impulsividad se ha asociado con la hipersexualidad [92]. La impulsividad es una construcción multidimensional con diferentes tipos (por ejemplo, elección, respuesta) que pueden tener características de estado y rasgo [93-97]. Las diferentes formas de impulsividad pueden evaluarse mediante autoinforme o mediante tareas. Pueden correlacionarse débilmente o no con todos, incluso dentro de la misma forma de impulsividad; De manera importante, pueden relacionarse de manera diferencial con las características clínicas y los resultados [98]. La impulsividad de la respuesta puede medirse por el desempeño en tareas de control inhibitorio, como la señal de parada o las tareas Ir / No Ir, mientras que la impulsividad de la elección puede evaluarse mediante tareas de descuento por demora [94, 95, 99].

Los datos sugieren diferencias entre individuos con y sin CSB en el autoinforme y las medidas de impulsividad basadas en tareas [100-103]. Además, la impulsividad y el deseo parecen estar asociados con la gravedad de los síntomas del uso de pornografía no regulada, como la pérdida de control [64, 104]. Por ejemplo, un estudio encontró efectos interactivos de los niveles de impulsividad medidos por las tareas de autoinforme y comportamiento con respecto a las influencias acumulativas en la gravedad de los síntomas de la CSB [104].

Entre las muestras que buscan tratamiento, 48% a 55% de personas puede exhibir altos niveles de impulsividad generalizada en la Escala de Impulsividad de Barratt [105-107]. En contraste, otros datos sugieren que algunos pacientes que buscan tratamiento para la CSB no tienen otras conductas impulsivas o adicciones comórbidas más allá de sus luchas con las conductas sexuales, lo que es consistente con los hallazgos de una gran encuesta en línea de hombres y mujeres que sugieren relaciones relativamente débiles entre la impulsividad y algunos Aspectos de la CSB (uso de pornografía problemática) y relaciones más fuertes con otros (hipersexualidad) [108, 109]. De manera similar, en un estudio que utilizó diferentes medidas de individuos con uso de pornografía problemático (tiempo promedio de uso de pornografía semanal = minutos 287.87) y aquellos sin (tiempo promedio de uso de pornografía semanal = minutos 50.77) no difirió en el autoinformado (UPPS-P) Medidas de impulsividad (110) basadas en la escala) o en tareas (Stop Signal Task). Además, Reid y sus colegas no observaron diferencias entre los individuos con CSB y controles sanos en las pruebas neuropsicológicas del funcionamiento ejecutivo (es decir, inhibición de la respuesta, velocidad del motor, selectivo atención, vigilancia, flexibilidad cognitiva, formación de conceptos, cambio de grupo), incluso después de ajustar la capacidad cognitiva en los análisis [103]. Juntos, los hallazgos sugieren que la impulsividad puede vincularse más fuertemente con la hipersexualidad pero no con formas específicas de CSB como el uso problemático de la pornografía. Plantea preguntas sobre la clasificación de la CSBD como un trastorno de control de impulsos en el ICD-11 y destaca la necesidad de evaluaciones precisas de diferentes formas de CSB. Esto es particularmente importante ya que algunas investigaciones indican que la impulsividad y los subdominios del trastorno de control de impulsos difieren a nivel conceptual y fisiopatológico [93, 98, 111].

¿La CSB como un trastorno del espectro obsesivo-compulsivo?

Una condición (tricotilomanía) clasificada como un trastorno de control de impulsos en el DSM-IV ha sido reclasificada con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) como un trastorno obsesivo-compulsivo y relacionado en el DSM-5 [90]. Otros trastornos del control de los impulsos del DSM-IV, como el trastorno del juego, muestran diferencias significativas con el TOC, lo que respalda su clasificación en categorías separadas [112]. La compulsividad es una construcción transdiagnóstica que implica, "el desempeño de un comportamiento manifiesto o encubierto repetitivo y funcionalmente deficiente sin función adaptativa, realizado de forma estereotipada o habitual, ya sea según reglas rígidas o como un medio para evitar consecuencias negativas" [93]. El TOC exhibe altos niveles de compulsividad; sin embargo, también lo hacen las adicciones a sustancias y las adicciones conductuales como el trastorno del juego [98]. Tradicionalmente, los trastornos compulsivos e impulsivos se interpretaban como mentiras en los extremos opuestos de un espectro; sin embargo, los datos sugieren que los constructos son ortogonales con muchos trastornos con puntuaciones altas tanto en la impulsividad como en la compulsividad [93, 113]. Con respecto a la CSB, las obsesiones sexuales también se han descrito como que consumen mucho tiempo e interfieren y pueden relacionarse teóricamente con el TOC o con las características relacionadas con el TOC [114].

Los estudios recientes que evaluaron las características obsesivo-compulsivas utilizando el Inventario Obsesivo-Compulsivo - Revisado (OCI-R) no mostraron elevaciones entre los individuos con CSB [6, 37, 115]. De manera similar, una gran encuesta en línea encontró aspectos de la compulsividad solo débilmente relacionados con el uso problemático de la pornografía [109]. En conjunto, estos hallazgos no muestran un fuerte apoyo para considerar a la CSB como un trastorno relacionado obsesivo-compulsivo. Las características neuronales que subyacen a los comportamientos compulsivos se han descrito y se superponen en múltiples trastornos [93]. Se necesitan estudios adicionales que utilicen métodos de neuroimagen validados psicométricamente en muestras de tratamiento clínico más grandes para examinar más a fondo cómo la CSDB puede relacionarse con la compulsividad y el TOC.

Cambios neuronales estructurales entre individuos CSB

Hasta ahora, la mayoría de los estudios de neuroimagen se han centrado en las alteraciones funcionales en individuos con CSB, y los resultados sugieren que los síntomas de CSB están vinculados a procesos neuronales específicos [1, 63, 80]. Aunque los estudios basados ​​en tareas han profundizado nuestro conocimiento sobre la activación regional y la conectividad funcional, se deben utilizar enfoques adicionales.

Las medidas de materia blanca o gris se han estudiado en CSB [102, 116]. En 2009, Miner y sus colegas descubrieron que los individuos con CSB, en comparación con aquellos sin una región frontal superior superior superior, difusividad media y exhibían un control inhibitorio más deficiente. En un estudio de hombres con y sin CSB de 2016, se observó un mayor volumen de amígdala izquierda en el grupo de CSB y se observó una conectividad funcional en estado de reposo relativamente reducida entre la amígdala y dlPFC [116]. La reducción de los volúmenes cerebrales en el lóbulo temporal, lóbulo frontal, hipocampo y amígdala se relacionó con los síntomas de hipersexualidad en pacientes con demencia o enfermedad de Parkinson [117, 118]. Estos patrones aparentemente opuestos de volumen de amígdala relacionados con la CSB resaltan la importancia de considerar los trastornos neuropsiquiátricos concurrentes para comprender la neurobiología de la CSB.

En 2018, Seok y Sohn utilizaron la morfometría basada en voxel (VBM) y el análisis de conectividad en estado de reposo para examinar las medidas de materia gris y estado de reposo en CSB [119]. Los hombres con CSB mostraron una reducción significativa de la materia gris en el giro temporal. El volumen del giro temporal superior izquierdo (STG) se correlacionó negativamente con la gravedad de las puntuaciones de CSB (es decir, Prueba de detección de adicción sexual [SAST] e Inventario de comportamiento hipersexual [HBI]) [120, 121]. Además, se observaron conectividad precordial izquierda izquierda de STG e izquierda derecha. Por último, los resultados revelaron una correlación negativa significativa entre la gravedad de la CSB y la conectividad funcional de la STG izquierda con el núcleo caudado derecho.

Si bien los estudios de neuroimagen de CSB han sido esclarecedores, aún se sabe poco acerca de las alternancias en las estructuras cerebrales y la conectividad funcional entre los individuos de CSB, particularmente de estudios de tratamiento u otros diseños longitudinales. La integración de los hallazgos de otros dominios (por ejemplo, genéticos y epigenéticos) también será importante para considerar en estudios futuros. Además, los hallazgos que comparan directamente trastornos específicos e incorporan medidas de diagnóstico permiten la recopilación de información importante que podría informar la clasificación y los esfuerzos de desarrollo de intervención actualmente en curso.

Conclusiones y Recomendaciones

Este artículo revisa el conocimiento científico sobre los mecanismos neuronales de la CSB desde tres perspectivas: adictivo, control de impulsos y obsesivo-compulsivo. Varios estudios sugieren relaciones entre CSB y una mayor sensibilidad para recompensas eróticas o señales que predicen estas recompensas, y otros sugieren que CSB está relacionado con un mayor acondicionamiento de estímulos eróticos [1, 6, 36, 64, 66]. Los estudios también sugieren que los síntomas de CSB se asocian con ansiedad elevada [34, 37,122]. Aunque existen lagunas en nuestra comprensión de la CSB, varias regiones del cerebro (incluidas las cortezas frontal, parietal y temporal, la amígdala y el cuerpo estriado) se han vinculado a la CSB y las características relacionadas.

CSBD ha sido incluido en la versión actual de laICD-11como un trastorno de control de impulsos [39]. Como lo describe la OMS, los trastornos de control de impulsos se caracterizan por la repetida incapacidad de resistir un impulso, impulso o necesidad de realizar un acto que es gratificante para la persona, al menos en el corto plazo, a pesar de las consecuencias, como las prolongadas. A largo plazo, ya sea para el individuo o para otras personas, marcado malestar con respecto al patrón de comportamiento, o deterioro significativo en las áreas personal, familiar, social, educativa, ocupacional u otras áreas importantes de funcionamiento '[39]. Los hallazgos actuales plantean preguntas importantes con respecto a la clasificación de la CSBD. Muchos trastornos caracterizados por un control de impulsos deteriorado se clasifican en otra parte del ICD-11 (Por ejemplo, los trastornos relacionados con el juego, el juego y el uso de sustancias se clasifican como trastornos adictivos) [123].

Actualmente, la CSBD constituye un trastorno heterogéneo, y un mayor refinamiento de los criterios de la CSBD debería distinguir entre diferentes subtipos, algunos de los cuales pueden estar relacionados con la heterogeneidad de las conductas sexuales problemáticas para las personas [33, 108, 124]. La heterogeneidad en la CSBD puede explicar, en parte, discrepancias aparentes que son notables en todos los estudios. Si bien los estudios de neuroimagen encuentran múltiples similitudes entre las adicciones a la sustancia y al CSB, se necesitan investigaciones adicionales para comprender completamente cómo se relaciona la neurocognición con las características clínicas de la CSB, especialmente con respecto a los subtipos de conductas sexuales. Múltiples estudios se han centrado exclusivamente en el uso problemático de la pornografía que puede limitar la generalización a otras conductas sexuales. Además, los criterios de inclusión / exclusión para los participantes de la investigación de CSB han variado entre los estudios, también planteando preguntas sobre la generalización y comparabilidad entre los estudios.

Directrices para el futuro

Se deben tener en cuenta varias limitaciones con respecto a los estudios de neuroimagen actuales y se deben considerar al planificar investigaciones futuras (consulte la Tabla 1). Una limitación primaria involucra tamaños de muestra pequeños que son en gran parte blancos, masculinos y heterosexuales. Se necesita más investigación para reclutar muestras más grandes y étnicamente diversas de hombres y mujeres con CSB e individuos de diferentes identidades y orientaciones sexuales. Por ejemplo, ningún estudio científico sistemático ha investigado los procesos neurocognitivos de la CSB en mujeres. Tales estudios son necesarios dado los datos que vinculan la impulsividad sexual con una mayor psicopatología en las mujeres en comparación con los hombres y otros datos que sugieren diferencias relacionadas con el género en poblaciones clínicas con LEC [25, 30]. Dado que las mujeres y los hombres con adicciones pueden demostrar diferentes motivaciones (p. Ej., En relación con el refuerzo negativo frente al positivo) para participar en conductas adictivas y mostrar diferencias en el estrés y la capacidad de respuesta a las drogas, los estudios neurobiológicos futuros deben considerar los sistemas de estrés y los procesos relacionados en el género. investigaciones de la CSBD dada su inclusión actual en el ICD-11 como un trastorno de salud mental [125, 126].

Del mismo modo, también es necesario realizar una investigación sistemática centrada en las minorías étnicas y sexuales para aclarar nuestra comprensión de la CSB entre estos grupos. Los instrumentos de detección para CSB han sido probados y validados en su mayoría en hombres blancos europeos. Además, los estudios actuales se han centrado predominantemente en hombres heterosexuales. Se necesita más investigación que examine las características clínicas de la CSB entre hombres y mujeres homosexuales y bisexuales. También se necesita investigación neurobiológica de grupos específicos (transgénero, poliamoroso, torcedura, otros) y actividades (visualización de pornografía, masturbación compulsiva, sexo casual anónimo, otros). Dadas estas limitaciones, los resultados existentes deben interpretarse con cautela.

Se necesita la comparación directa de CSBD con otros trastornos (por ejemplo, uso de sustancias, juegos de azar, juegos de azar y otros trastornos), al igual que la incorporación de otras modalidades de no imagenología (por ejemplo, genética, epigenética) y el uso de otros enfoques de imagen. Técnicas como la tomografía por emisión de positrones también podrían proporcionar información importante sobre las bases neuroquímicas de la CSBD.

La heterogeneidad de la CSB también se puede aclarar a través de una evaluación cuidadosa de las características clínicas que se pueden obtener en parte a partir de la investigación cualitativa como los métodos de evaluación de los grupos focales [37]. Dicha investigación también podría proporcionar información sobre cuestiones longitudinales como si el uso problemático de la pornografía puede llevar a una disfunción sexual, y la integración de evaluaciones neurocognitivas en dichos estudios podría proporcionar información sobre los mecanismos neurobiológicos. Además, como las intervenciones conductuales y farmacológicas se prueban formalmente para determinar su eficacia en el tratamiento de la CSBD, la integración de las evaluaciones neurocognitivas podría ayudar a identificar los mecanismos de tratamientos eficaces para la CSBD y los posibles biomarcadores. Este último punto puede ser particularmente importante porque la inclusión de la CSBD en el ICD-11 probablemente aumentará el número de individuos que buscan tratamiento para la CSBD. Específicamente, la inclusión de CSBD en el ICD-11 debe crear conciencia en los pacientes, proveedores y otros, y eliminar potencialmente otras barreras (por ejemplo, el reembolso de los proveedores de seguros) que puedan existir actualmente para la CSBD.