La adicción a la comida a la luz del DSM-5 (2014)

Nutrientes. 2014 Sep 16;6(9):3653-3671.

Meule A1, Gearhardt AN2.

PDF TEXTO COMPLETO

Resumen

La idea de que determinados tipos de alimentos pueden tener un potencial de adicción y que algunas formas de comer en exceso pueden representar un comportamiento adicto se ha discutido durante décadas. En los últimos años, el interés por la adicción a la comida está creciendo y las investigaciones sobre este tema conducen a definiciones y métodos de evaluación más precisos. Por ejemplo, la escala de adicción a los alimentos de Yale se ha desarrollado para medir la conducta alimentaria similar a la adicción basada en los criterios de diagnóstico para la dependencia de sustancias de la cuarta revisión del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV). En 2013, se fusionaron los criterios de diagnóstico para el abuso y la dependencia de sustancias, aumentando así el número de síntomas de los trastornos por uso de sustancias (TUS) en el DSM-5. Además, el trastorno por juego se incluye ahora en los SUD como una adicción conductual. Aunque existe una plétora de artículos de revisión que discuten la aplicabilidad de los criterios de dependencia de sustancias del DSM-IV a la conducta alimentaria, se desconoce la transferibilidad de los criterios recientemente agregados a la alimentación. Por lo tanto, el artículo actual analiza si estos nuevos criterios pueden traducirse en comer en exceso y cómo. Además, se examina si los nuevos criterios de SUD afectarán la investigación futura sobre la adicción a la comida, por ejemplo, si el “diagnóstico” de la adicción a la comida también debe adaptarse considerando todos los nuevos síntomas. Dada la respuesta crítica a las revisiones del DSM-5, también discutimos si el enfoque reciente de los Criterios de dominio de investigación puede ser útil para evaluar el concepto de adicción a la comida.

Palabras clave: DSM-IV, DSM-5, dependencia de sustancias, trastorno por uso de sustancias, juegos de azar, adicción a la comida, obesidad, atracones, ansia, RDoC

1. Introducción

La idea de que un tipo específico de alimentos puede tener un potencial de adicción y que comer en exceso, como en los trastornos alimenticios relacionados con el atracón o la obesidad, puede representar una forma de comportamiento adicto se ha discutido durante décadas. El termino adicción a la comida fue introducido por primera vez en la literatura científica en 1956 por Theron Randolph []. Aunque las comparaciones entre la adicción y el comportamiento alimentario se hicieron esporádicamente en las siguientes décadas [,,,,,,], los enfoques para examinar y definir sistemáticamente la adicción a los alimentos no se siguieron hasta los primeros 2000. En particular, un aumento sustancial en el número de publicaciones que utilizan el término adicción a la comida Se puede observar desde 2009 [].

Este mayor interés científico en este tema fue impulsado en parte por el aumento de la neuroimagen y los hallazgos subsiguientes de que la obesidad y el atracón se asocian con alteraciones en la señalización dopaminérgica y la señal alimenticia provocó hiperactivación de áreas cerebrales relacionadas con la recompensa que son comparables a los procesos observados en drogadictos [,]. Esos hallazgos se complementaron aún más con modelos animales que muestran comportamientos similares a la adicción y cambios neuronales en roedores después de algunas semanas de acceso intermitente al azúcar []. En el artículo actual, no entraremos en más detalles sobre esas líneas de investigación y remitiremos al lector a trabajos recientes sobre esos temas [,,,,]. En su lugar, nos centraremos en las similitudes fenomenológicas entre la dependencia de sustancias y algunas formas de comer en exceso en los seres humanos.

2. Paralelos entre Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) Criterios de dependencia de sustancias y comer en exceso

Los criterios diagnósticos de dependencia de sustancias en la cuarta revisión de la Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) incluyó (1) tolerancia, definida como el consumo de cantidades crecientes de una sustancia para lograr los mismos efectos o experimentar efectos disminuidos con el uso continuo de las mismas cantidades; (2) síntomas de abstinencia cuando la sustancia no se consume o usar la sustancia para evitar los síntomas de abstinencia; (3) usando la sustancia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo previsto; (4) un deseo persistente o esfuerzos fallidos para reducir el consumo de sustancias; (5) mayor esfuerzo de tiempo para obtener o usar la sustancia o recuperarse de sus efectos; (6) reducción de actividades sociales, ocupacionales o recreativas debido al uso de sustancias; y (7) uso de la sustancia a pesar de un problema físico o psicológico persistente causado o exacerbado por la sustancia []. La dependencia de sustancias se podría diagnosticar cuando hubo un deterioro o malestar clínicamente significativo y al menos tres síntomas se cumplieron en el último año.

Existen numerosos artículos en los que se discute la aplicabilidad de los criterios de dependencia de sustancias del DSM-IV y otras características del comportamiento adicto a la bulimia nerviosa (BN), el trastorno por atracón (BED), la obesidad o la sobrealimentación en general [,,,,,,,,,,,]. Sin embargo, la traducción de los criterios de dependencia de sustancias a la conducta alimentaria no es directa y, como resultado, existe un desacuerdo entre los investigadores sobre las definiciones precisas de los síntomas de adicción a la comida [,,,,].

Aunque la evidencia empírica de la aplicabilidad de algunos criterios de adicción del DSM-IV a la alimentación, como la tolerancia y la abstinencia, se basa principalmente en estudios en animales [], los siete síntomas posiblemente pueden encontrarse en humanos []. Un estudio de Cassin y von Ranson [], en el que casi todos los participantes con BED recibieron un diagnóstico de dependencia de sustancias cuando el término sustancia fue reemplazado por por atracón En una entrevista diagnóstica. Los autores señalaron, sin embargo, que las respuestas de los participantes pueden haber estado influenciadas por las características de la demanda y que la confiabilidad y la validez de su evaluación de la entrevista eran inciertas [].

3. Yale Food Addiction Scale (YFAS)

En un intento por superar definiciones mixtas de síntomas de adicción a la comida y proporcionar una medida estandarizada para la evaluación de la adicción a la comida, se desarrolló la YFAS [,]. Este instrumento 25-item mide la presencia de síntomas de adicción a la comida según los criterios de dependencia de sustancias del DSM-IV (es decir,, siete síntomas). Además, dos elementos evalúan un deterioro o malestar clínicamente significativo como resultado de comer en exceso. Cuando está presente tanto un deterioro clínicamente significativo como una angustia y al menos tres de los siete síntomas se cumplen, entonces la adicción a la comida puede ser "diagnosticada". Las tasas de prevalencia de estos diagnósticos de adicción a la comida según el rango YFAS oscilan entre aproximadamente 5% –10% en muestras no clínicas [,,,,], 15% –25% en muestras obesas [,,,,], y 30% –50% en pacientes bariátricos con obesidad mórbida o individuos obesos con trastorno por atracón [,,,].

El síntoma más común de adicción a la comida según lo evaluado con el YFAS es un deseo persistente o esfuerzos fallidos para reducir o controlar la alimentación [,]. Entre los individuos obesos, casi todos los participantes cumplen este criterio [,,,,]. Otros síntomas comúnmente respaldados son Continuamos comiendo a pesar de problemas físicos o psicológicos. y tolerancia, particularmente en muestras obesas (ibid.). Los síntomas restantes (El consumo de grandes cantidades o durante un período más largo que el previsto, Pasar mucho tiempo obteniendo comida o comiendo o recuperándose de sus efectos., renunciar a actividades importantesy síntomas de abstinencia) son menos frecuentes, particularmente en muestras no clínicas [,], pero sin embargo están respaldados por una proporción sustancial de personas obesas [,,,].

4. Criterios de dependencia de sustancias en DSM-5

En la versión recientemente revisada del DSM, los criterios de diagnóstico para el abuso de sustancias y la dependencia se fusionaron de tal manera que los criterios para los trastornos por uso de sustancias (SUD) ahora incluyen además el incumplimiento de (1) en el trabajo, la escuela o el hogar. un resultado del uso de sustancias; (2) uso continuo de sustancias a pesar de problemas sociales o interpersonales causados ​​o exacerbados por el uso de sustancias; y (3) uso recurrente de sustancias en situaciones en las que es físicamente peligroso []. Además, el criterio de abuso de sustancias del DSM-IV de tener problemas legales se eliminó, pero un síntoma recientemente creado de anhelo, o un fuerte deseo o necesidad de usar la sustancia fue incorporado (Tabla 1). Ahora se pueden especificar tres niveles de severidad que van desde templado (presencia de dos a tres síntomas) a moderada (presencia de cuatro a cinco síntomas) a grave (presencia de seis o más síntomas).

Tabla 1 

Criterios de trastorno de uso de sustancias según la Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) y posibles criterios de adicción a la comida correspondientes.

En particular, los síntomas de SUD también difieren entre las sustancias (Tabla 1). Por ejemplo, aunque hay un síndrome de intoxicación y abstinencia descrito para la cafeína, los otros síntomas no se aplican a la cafeína y, por lo tanto, no existe un trastorno por el uso de la cafeína. ViceversaAunque todos los once síntomas se aplican al tabaco, no se describe la intoxicación. Finalmente, no se describe ningún síndrome de abstinencia para alucinógenos, por ejemplo, fenciclidina e inhalantes.

5. Paralelos entre los nuevos criterios DSM-5 y comer en exceso

5.1. Ansia

Anhelo se refiere a un intenso deseo de consumir una sustancia y las experiencias frecuentes de antojo son una característica fundamental de los SUD []. Sin embargo, el término ansia no solo se refiere a drogas, sino también a otras sustancias como alimentos o bebidas no alcohólicas []. En las sociedades occidentales, las personas normalmente anhelan alimentos con alto contenido de azúcar o grasa (o ambos) y, por lo tanto, muy sabrosos. En consecuencia, el alimento que más se desea es el chocolate, seguido de pizza, alimentos salados, helados y otros dulces y postres [] (pero tenga en cuenta que también hay diferencias culturales en los tipos de comida que se anhela []). Es más probable que estos mismos tipos de alimentos se consuman de manera adictiva según lo evaluado por el YFAS []. Como tales, las experiencias de antojo son un excelente ejemplo de las similitudes entre la alimentación y el consumo de sustancias. De manera similar, los patrones de activación de las estructuras neuronales subyacentes a las experiencias de deseo se superponen en gran medida a través de diferentes sustancias, incluidos los alimentos,,,]. Comer en exceso se asocia con experiencias más intensas y frecuentes de ansia por la comida. Por ejemplo, se han encontrado puntuaciones más altas en las medidas de antojo de alimentos autoinformadas en pacientes con BN, BED u obesidad [,]. De manera similar, la adicción a la comida medida con el YFAS también se relaciona con un mayor antojo de alimentos autoinformado [,,]. Por lo tanto, el criterio de experimentar con frecuencia antojo o una fuerte necesidad de consumir una sustancia puede traducirse a alimentos y representa un síntoma importante en la adicción a los alimentos.

5.2. Incumplimiento de las principales obligaciones de los roles

No tenemos conocimiento de ningún estudio que haya investigado específicamente la falta de cumplimiento de las obligaciones de un rol importante en el trabajo, la escuela o el hogar como resultado de una alimentación similar a la de una adicción. Aunque es probable que esto ocurra en el caso de la obesidad mórbida como resultado de una movilidad reducida, es cuestionable si esto también puede ser una consecuencia directa de la conducta alimentaria. Según la redacción del DSM-5, los estudios futuros pueden preguntar a los participantes si descuidan cosas como el trabajo, la escuela, los amigos, la familia o las tareas domésticas debido a la forma en que comen o si no les va bien en la escuela o al trabajo debido a la forma en que comen Sin embargo, sospechamos que, como el tabaco, este síntoma puede no ser un aspecto central de la alimentación similar a la adicción debido a la falta de síndrome de intoxicación.

5.3. Problemas sociales o interpersonales

Los problemas sociales e interpersonales pueden observarse claramente en el contexto de la conducta alimentaria. Por ejemplo, los individuos obesos reportan niveles elevados de aislamiento social en comparación con las personas con peso normal []. Si bien esto es probablemente el resultado del aumento de peso, también se ha encontrado que los problemas interpersonales, como la desconfianza interpersonal, la inseguridad social u hostilidad, están relacionados con el comportamiento de comer en exceso, independientemente de la masa corporal [,]. La relación entre atracones y problemas interpersonales es probablemente bidireccional. Es decir, los problemas interpersonales pueden fomentar un efecto negativo y un inicio más temprano de la BED, pero comer en exceso puede exacerbar y mantener los problemas interpersonales [,]. Esto también se refleja en el hecho de que tanto la terapia cognitivo-conductual (que se centra directamente en el comportamiento alimentario) como la psicoterapia interpersonal (que se centra en las relaciones interpersonales) parecen ser igualmente eficaces en el tratamiento de la BED [,]. Sin embargo, se necesitan estudios futuros que demuestren que la alimentación similar a la adicción está causalmente involucrada en los problemas sociales e interpersonales. Esto puede evaluarse con preguntas como "Evité las situaciones sociales porque las personas no aprueban la forma en que comía" o "Me metí en discusiones con mi familia o amigos debido a la forma en que comía" en versiones futuras de YFAS.

5.4. Uso en situaciones físicamente peligrosas

El síntoma del uso recurrente de sustancias en situaciones que son potencialmente peligrosas físicamente se refiere principalmente a los efectos de la intoxicación, por ejemplo, que es peligroso manejar máquinas o conducir un automóvil después de consumir alcohol. Comer comida, por supuesto, no implica intoxicación. Sin embargo, como se describió anteriormente, tampoco hay intoxicación por el tabaco. En cambio, se indica en el DSM-5 que, para el tabaco, este criterio puede referirse a fumar en la cama, lo que aumenta el riesgo de iniciar un incendio. Siguiendo esta línea de pensamiento, también podría argumentarse que este síntoma podría respaldarse con respecto a comer cuando se refiere a, por ejemplo, comer mientras se conduce. Es ampliamente conocido que comer mientras se conduce afecta el rendimiento de la conducción y aumenta el riesgo de choques [,,]. Un requisito previo adicional para la aplicabilidad de este síntoma a la adicción a la comida sería, por supuesto, estudios que muestren que los pacientes con BN, BED, obesidad o personas que reciben un diagnóstico de YFAS, en realidad participan más en la alimentación mientras conducen (o situaciones similares) como En comparación con los sujetos control. A nuestro entender, todavía no existen tales estudios.

Otra interpretación de este síntoma podría ser que se refiere al consumo de alimentos en el contexto de una condición de salud aguda asociada con la obesidad. Por ejemplo, esto puede referirse a comer mucha azúcar a pesar de ser diabético o comer en exceso en los alimentos incorrectos después de la cirugía bariátrica. Como los efectos peligrosos serían un resultado del aumento de peso en lugar de una consecuencia directa del comportamiento alimentario, diríamos que, como el tabaco, es probable que este síntoma sea menos relevante en la adicción a los alimentos debido a la ausencia de intoxicación.

6. Trastorno de juego y comer en exceso

Además de los criterios revisados ​​de SUD, el trastorno de juego ahora se ha agregado como un trastorno no relacionado con la sustancia []. Los criterios de diagnóstico incluyen (1) la necesidad de apostar con cantidades cada vez mayores de dinero para lograr la emoción deseada; (2) está inquieto o irritable al intentar reducir o detener el juego; (3) repitió esfuerzos infructuosos para controlar, recortar o detener el juego; (4) una preocupación por el juego; (5) apostar cuando se siente angustiado; (6) después de perder dinero jugando, regresó otro día para estar a la par; (7) mentir para ocultar el grado de participación con el juego; (8) poner en peligro o perder relaciones significativas, trabajos u oportunidades educativas o profesionales debido al juego; y (9) confiar en otros para proporcionar dinero para aliviar situaciones financieras desesperadas causadas por el juego (Tabla 2). El trastorno del juego puede ser diagnosticado como templado (de cuatro a cinco criterios cumplidos), moderada (de seis a siete criterios cumplidos), o grave (de ocho a nueve criterios cumplidos), cuando los síntomas estuvieron presentes en el último año.

Tabla 2 

Criterios de trastornos de juego según el DSM-5 y posibles criterios de adicción a la comida correspondientes.

Algunos de los criterios del trastorno de juego pueden posiblemente aplicarse a la conducta alimentaria. Por ejemplo, los esfuerzos repetidos y no exitosos para controlar, reducir o detener el comportamiento es una característica fundamental de BN, BED y la adicción a la comida según lo medido con el YFAS (ver arriba). Además, los estudios que utilizan el YFAS muestran constantemente que la adicción a los alimentos está fuertemente asociada con la preocupación por los alimentos y la alimentación y con la sobrealimentación cuando se siente angustiado [,,,,,]. Al igual que con el síndrome de abstinencia en SUDs, una inquietud o irritabilidad al intentar reducir o dejar de comer en exceso parece plausible. Usando el YFAS, casi el 30% de individuos obesos y hasta el 50% de individuos obesos con BED reportan experiencias regulares de tales síntomas de abstinencia cuando reducen ciertos alimentos [,,]. Sin embargo, estos informes subjetivos están potencialmente sesgados, ya que puede ser difícil para los encuestados distinguir entre los síntomas que surgen de un déficit general de energía (es decir,, consumiendo pocas calorías) y aquellas que en realidad están asociadas con evitar alimentos específicos.

El criterio de la necesidad de apostar con cantidades cada vez mayores de dinero para lograr la emoción deseada puede traducirse en la necesidad de comer cantidades cada vez mayores de alimentos para lograr la satisfacción deseada. Esta definición sería, por lo tanto, igual al criterio de tolerancia de los SUD, que se ha demostrado que está respaldado por una proporción sustancial (aproximadamente 50% –60%) de individuos obesos en estudios que utilizan el YFAS [,,]. Sin embargo, este criterio puede no ser aplicable a la comida cuando se mantiene la referencia a un sentimiento de emoción cuando se involucra en el comportamiento.

Otros síntomas parecen transferibles al sustituir el término. las apuestas con comer en exceso (Tabla 2). Las personas con BN o BED generalmente experimentan sentimientos marcados de vergüenza y, por lo tanto, ocultan su atracón y esto a menudo implica engañar a otros sobre el grado de participación con la comida en exceso []. Poner en peligro o perder una relación significativa, un empleo o una oportunidad educativa o profesional puede ocurrir debido al aumento de peso. Por ejemplo, existe evidencia experimental que muestra que los profesionales de recursos humanos subestiman el prestigio ocupacional de las personas obesas y es menos probable que las contraten []. Con respecto al criterio de situaciones financieras desesperadas causadas por el juego, el dinero que se gasta en alimentos de consumo excesivo afecta notablemente la calidad de vida de las personas con BN y BED, las cuales se ven especialmente afectadas por problemas financieros [,]. Aunque comer en exceso implica gastar cantidades sustanciales de dinero, en realidad hundirse en deudas o pedir prestado dinero a otras personas para financiar comer en exceso probablemente solo ocurra en casos raros. Finalmente, el síntoma de regresar otro día para recuperar incluso después de perder dinero al apostar no parece ser transferible al comportamiento alimentario ni a los SUD.

7. Implicaciones de los criterios de investigación de dominio para la investigación de la adicción a la comida

Recientemente, la Criterios de dominio de investigación (RDoC) se han introducido como un nuevo enfoque para clasificar las enfermedades mentales, aunque es importante tener en cuenta que el RDoC está diseñado como un marco de investigación en lugar de un marco de diagnóstico alternativo [,,]. El enfoque RDoC está diseñado para centrarse en los dominios que reflejan las bases neurobiológicas, fisiológicas, genéticas y de comportamiento. Los dominios actuales se centran en la valencia positiva, la valencia negativa, el funcionamiento cognitivo, los procesos sociales y la activación / regulación []. Los críticos del DSM sugieren que el enfoque en la evaluación "sin teoría" ha limitado la incorporación de avances científicos en el marco de diagnóstico []. Por lo tanto, en su forma actual, el DSM puede no reflejar adecuadamente el conocimiento adquirido en las áreas de investigación genética, fisiológica y neurobiológica. Aunque el sistema RDoC no está diseñado para ser implementado como un método de diagnóstico en entornos clínicos, es probable que sea un importante factor de guía en las evaluaciones científicas de la psicopatología y se espera que mejore la efectividad del tratamiento [].

El enfoque RDoC para el diagnóstico probablemente también guiará la investigación sobre si un proceso adictivo contribuye a ciertos tipos de comer en exceso. El trastorno por atracón parece estar relacionado con muchos de los mecanismos implicados en los trastornos adictivos, como la motivación elevada para buscar alimentos sabrosos, una mayor activación neuronal en circuitos relacionados con la recompensa a señales de alimentos con alto contenido calórico y limitaciones en el control cognitivo [,]. Sin embargo, los individuos con un diagnóstico de BED no son homogéneos, con un subtipo que está indicado por altos niveles de restricción dietética y otro subtipo que muestra un mayor efecto negativo, impulsividad y patología general [,]. Estos dos subtipos de BED podrían ser impulsados ​​por diferentes mecanismos con un proceso adictivo que posiblemente contribuya al último subtipo (pero no al primero). Por lo tanto, algunos (pero no todos los individuos) con un diagnóstico de BED pueden experimentar una respuesta adictiva a ciertos alimentos.

Finalmente, uno de los principales mecanismos propuestos que subyacen a la adicción es la capacidad de una sustancia / comportamiento adictivo para alterar los sistemas subyacentes de una manera que impulsa un comportamiento problemático []. En otras palabras, los factores de riesgo individuales (p. Ej., Impulsividad, sensibilidad de recompensa, afecto negativo) interactúan con el potencial adictivo de una sustancia / comportamiento para dar como resultado una patología. A medida que el enfoque RDoC resalta la importancia de identificar mecanismos, examinar si ciertos alimentos o ingredientes en los alimentos son capaces de alterar el sistema de una manera similar a las sustancias / comportamientos adictivos será una línea de investigación esencial. Ha habido un progreso significativo en esta área utilizando modelos animales de comportamiento alimentario [,,], pero la investigación en humanos es limitada. Abordar esta brecha en la literatura es extremadamente importante para evaluar la validez del concepto de adicción a la comida. En resumen, el sistema RDoC será importante para la evaluación del concepto de adicción a la comida, ya que destaca el hecho de ir más allá de los signos y síntomas compartidos y, en cambio, se centra en evaluar si la etiología y los fundamentos de las adicciones contribuyen al consumo compulsivo de alimentos.

8. Implicaciones de los criterios revisados ​​para la investigación de la adicción a la comida

8.1. ¿Es la adicción a la comida un SUD o adicción al comportamiento?

La inclusión del trastorno del juego como una adicción conductual junto con los SUD en DSM-5 requiere una discusión si la adicción a la comida tiene mayor resonancia con los criterios utilizados para los SUD o con los utilizados para el trastorno del juego. El término adicción a los alimentos a priori implica que el consumo de una sustancia (o en este caso, varias sustancias que se combinan como alimento) es esencial para este tipo de adicción. La investigación sobre qué alimentos (o ingredientes de ciertos alimentos) pueden ser adictivos se encuentra en sus etapas iniciales. Es posible que algunos síntomas de adicción puedan ser prominentes con ciertos tipos de alimentos. Por ejemplo, los modelos animales sugieren que el azúcar puede estar más asociado con los síntomas de abstinencia que con la grasa []. También es posible que haya síntomas únicos de una respuesta adictiva a los alimentos altamente procesados ​​en relación con las drogas de abuso, pero se necesitan investigaciones futuras. Sin embargo, además de la relevancia potencial de tipos específicos de alimentos / ingredientes, la investigación también ha destacado que los patrones de alimentación específicos (o compartiendo topografía) Puede ser necesario para que los alimentos desarrollen sus propiedades adictivas. Específicamente, se ha encontrado que los síntomas de adicción a los alimentos se pueden observar particularmente cuando los alimentos ricos en calorías se consumen con períodos alternos de restricción y atracones [,].

Del mismo modo, la adicción a la comida muestra paralelos tanto a los SUD como al trastorno del juego. Argumentaríamos, sin embargo, que los criterios de SUD podrían traducirse más inequívocamente a comida y comer. Por ejemplo, el trastorno del juego incluye síntomas que se refieren específicamente al dinero perdido durante el juego (criterios 1, 6 y 9), que difícilmente pueden aplicarse a la alimentación. Por lo tanto, aunque la adicción a la comida puede representar una mezcla de un SUD y una adicción al comportamiento, concluimos que los criterios del DSM-5 SUD, en lugar de los criterios para el trastorno del juego, deberían guiar la investigación futura sobre la adicción a la comida.

8.2. ¿El uso de los nuevos criterios de SUD aumentará o disminuirá la prevalencia de la adicción a los alimentos?

En el DSM-IV, la dependencia de sustancias podría diagnosticarse cuando se presentaron al menos tres síntomas. Este umbral fue sustituido por diferentes niveles de gravedad y ahora se puede diagnosticar la presencia de SUD con gravedad leve cuando están presentes al menos dos síntomas. Esto probablemente aumentará la prevalencia de la adicción a la comida. Por ejemplo, un estudio reciente de Curtis y Davis [] usó una entrevista semiestructurada entre individuos obesos con y sin BED centrándose en su experiencia de comer en exceso o comer en exceso, respectivamente. Encontraron que todos los participantes con BED (n = 12) y 42% (5 de 12) de aquellos sin BED cumplieron con los criterios de severidad leve para SUD, que exceden las estimaciones de prevalencia de adicción a la comida basadas en el YFAS [,]. En particular, los participantes rara vez mencionaron que tres de los cuatro nuevos criterios son problemas centrales asociados con su alimentación []. En línea con los hallazgos de los estudios que utilizaron el YFAS, dos de los síntomas más frecuentemente reportados fueron Tomado en grandes cantidades de alimentos y intentos fallidos de reducir, independientemente de si los individuos tenían BED o no. Además, las personas obesas con BED cumplían con mayor frecuencia los criterios de Uso continuo a pesar de los problemas. y experiencias frecuentes de anhelo [].

Por lo tanto, el uso del umbral de severidad leve puede sobreestimar la prevalencia de la adicción a la comida, ya que la mayoría de las personas con obesidad, pero también muchas personas no obesas que luchan con la dieta, la sobrealimentación y el sobrepeso pueden respaldar al menos dos síntomas. Además, las personas con atracones clínicamente relevantes probablemente recibirán un diagnóstico con al menos severidad moderada (cuatro a cinco síntomas), que se debe en parte a la inclusión del nuevo criterio de deseo. El DSM-5 indica que los trastornos mentales, como la adicción, producen un deterioro o malestar clínicamente significativo []. Además de los síntomas, el YFAS también evalúa si existen niveles de dificultad clínicamente relevantes []. Puede ser importante considerar la gravedad clínica con respecto a la aplicación de DSM-5 a la alimentación de tipo adictivo como criterio de exclusión.

8.3. ¿Es necesaria una revisión de la YFAS?

Dada la gran coincidencia entre el antiguo y el nuevo criterio de SUD, diríamos que el YFAS seguirá siendo útil para futuros exámenes de adicción a la comida. Sin embargo, es probable que se necesite una nueva versión para evaluar las preguntas planteadas anteriormente y, por lo tanto, se encuentra actualmente en desarrollo. Un aspecto crucial aquí es la importancia de examinar los umbrales, particularmente para el criterio de ansia. Aunque los antojos de alimentos más frecuentes e intensos se asocian con comer en exceso o puntuaciones YFAS [,,,], el ansia de comida per se es una experiencia común en humanos que no está asociada con una alimentación desordenada o una angustia significativa en la mayoría de los individuos []. Por lo tanto, simplemente preguntar a los participantes si a veces experimentan ansia de comida o no, probablemente resultará en una alta sensibilidad, pero una baja especificidad para diagnosticar la adicción a la comida.

9. Conclusiones

La investigación sobre los criterios diagnósticos del DSM-IV para la dependencia de sustancias muestra que pueden traducirse a una conducta alimentaria y que muchas personas con obesidad y / o BED cumplen con esos criterios basándose en medidas de autoinforme, como el YFAS. Con respecto a los nuevos criterios agregados en DSM-5, un estudio muestra que tres de cada cuatro síntomas pueden ser menos relevantes en el contexto de la comida y la alimentación []. Sin embargo, este fue un estudio cualitativo de pequeño tamaño basado en los temas que los participantes mencionaron espontáneamente durante una entrevista semiestructurada. Como hemos descrito anteriormente, todos los nuevos síntomas pueden aplicarse a la alimentación. Por lo tanto, los estudios futuros que utilizan medidas estandarizadas, como un YFAS revisado, son necesarios para evaluar adecuadamente la relevancia de los nuevos criterios SUD para la adicción a la comida.

Incluso si resulta que los nuevos síntomas, excepto el deseo, no se producen en el contexto de la comida y la alimentación, todavía se puede cuestionar si esto refutaría la existencia de la adicción a la comida. Como se puede ver en Tabla 1Los criterios de diagnóstico descritos en el DSM-5 no se aplican a cada sustancia en la misma medida. Específicamente, hay SUD que no cubren toda la gama de síntomas (cafeína, alucinógenos, inhalantes) o no incluyen intoxicación (tabaco). Además de esto, los criterios del DSM en general han sido criticados por ser bastante inadecuados para el tabaco []. Además, el DSM es criticado por su falta de enfoque en los mecanismos subyacentes, que es un componente central del nuevo sistema RDoC propuesto. Por lo tanto, una prueba importante de la hipótesis de la adicción a la comida será no solo enfocarse en los signos y síntomas que vinculan la adicción y el comportamiento alimentario problemático, sino también examinar las similitudes y diferencias en los fundamentos de estas condiciones.

Para concluir, pensamos que los criterios del DSM-5 pueden ser valiosos para la investigación de la adicción a la comida, incluso si algunos de esos síntomas rara vez son respaldados por participantes que exhiben una alimentación similar a la de la adicción. Por otro lado, el uso de esos criterios para diagnosticar la adicción a la comida conlleva el riesgo de sobrestimar la aparición de la adicción a la comida. Por lo tanto, las investigaciones futuras deben tener mucho cuidado de que los nuevos criterios de SUD se traduzcan correctamente en alimentos y comidas y que se apliquen umbrales de diagnóstico razonables al diagnosticar la adicción a los alimentos. Finalmente, enfatizamos la necesidad de pensar más mecánicamente en la evaluación de la adicción a los alimentos mediante el examen de la contribución de los circuitos biológicos, psicológicos y de comportamiento implicados en la adicción a las conductas alimentarias problemáticas.

Contribuciones de autor

Ambos autores escribieron y revisaron este manuscrito en estrecha colaboración.

Conflictos de Interés

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias

1. Randolph TG Las características descriptivas de la adicción a la comida: comer y beber de forma adictiva. QJ Stud. Alcohol. 1956; 17: 198 – 224. ElPubMed]
2. Hetherington MM, Macdiarmid JI "Adicción al chocolate": un estudio preliminar de su descripción y su relación con la alimentación problemática. Apetito. 1993; 21: 233 – 246. doi: 10.1006 / appe.1993.1042. ElPubMed] [Cross Ref.]
3. Rogers PJ, Smit HJ Deseo de comida y "adicción" a la comida: una revisión crítica de la evidencia desde una perspectiva biopsicosocial. Pharmacol. Biochem. Behav. 2000; 66: 3 – 14. doi: 10.1016 / S0091-3057 (00) 00197-0. ElPubMed] [Cross Ref.]
4. Swanson DW, Dinello FA Seguimiento de pacientes hambrientos de obesidad. Psicosom Medicina. 1970; 32: 209 – 214. doi: 10.1097 / 00006842-197003000-00007. ElPubMed] [Cross Ref.]
5. Szmukler GI, Tantam D. Anorexia nerviosa: dependencia del hambre. Br. J. Med. Psychol. 1984; 57: 303 – 310. doi: 10.1111 / j.2044-8341.1984.tb02595.x. ElPubMed] [Cross Ref.]
6. Vandereycken W. El modelo de adicción en los trastornos alimentarios: algunas observaciones críticas y una bibliografía seleccionada. En t. J. Eat. Desorden. 1990; 9: 95–101. doi: 10.1002 / 1098-108X (199001) 9: 1 <95 :: AID-EAT2260090111> 3.0.CO; 2-Z. [Cross Ref.]
7. Wilson GT El modelo de adicción de los trastornos de la alimentación: un análisis crítico. Adv. Behav. Res. El r. 1991; 13: 27 – 72. doi: 10.1016 / 0146-6402 (91) 90013-Z. ElCross Ref.]
8. De Silva P., Eysenck S. Personalidad y adictividad en pacientes anoréxicos y bulímicos. Personal. Individuo Diferir de. 1987; 8: 749 – 751.
9. Gearhardt AN, Davis C., Kuschner R., Brownell KD El potencial de adicción de los alimentos hiperpalables. Curr. Abus de drogas. Rev. 2011; 4: 140 – 145. doi: 10.2174 / 1874473711104030140. ElPubMed] [Cross Ref.]
10. Schienle A., Schäfer A., ​​Hermann A., Vaitl D. Trastorno por atracones: recompensa la sensibilidad y la activación cerebral a las imágenes de los alimentos. Biol. Psiquiatría. 2009; 65: 654 – 661. doi: 10.1016 / j.biopsych.2008.09.028. ElPubMed] [Cross Ref.]
11. Wang GJ, Volkow ND, Logan J., Pappas NR, Wong CT, Zhu W., Netusil N., Fowler JS Dopamina cerebral y obesidad. Lanceta. 2001; 357: 354 – 357. doi: 10.1016 / S0140-6736 (00) 03643-6. ElPubMed] [Cross Ref.]
12. Avena NM, Rada P., Hoebel BG Evidencia de la adicción al azúcar: efectos sobre el comportamiento y neuroquímicos de la ingesta intermitente y excesiva de azúcar. Neurosci. Biobehav. Rev. 2008; 32: 20 – 39. doi: 10.1016 / j.neubiorev.2007.04.019. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
13. Ahmed SH, Guillem K., Vandaele Y. Adicción al azúcar: Llevando la analogía de la droga y el azúcar al límite. Curr. Opin. Clinica Nutr. Metab. Cuidado. 2013; 16: 434 – 439. doi: 10.1097 / MCO.0b013e328361c8b8. ElPubMed] [Cross Ref.]
14. Avena NM, Gold JA, Kroll C., Gold MS Otros desarrollos en la neurobiología de los alimentos y la adicción: Actualización sobre el estado de la ciencia. Nutrición. 2012; 28: 341 – 343. doi: 10.1016 / j.nut.2011.11.002. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
15. Tang DW, Fellows LK, Small DM, Dagher A. Los indicios de los alimentos y las drogas activan regiones cerebrales similares: un metanálisis de los estudios de resonancia magnética funcional. Fisiol. Behav. 2012; 106: 317 – 324. doi: 10.1016 / j.physbeh.2012.03.009. ElPubMed] [Cross Ref.]
16. Volkow ND, Wang G.-J., Tomasi D., Baler RD La dimensionalidad adictiva de la obesidad. Biol. Psiquiatría. 2013; 73: 811 – 818. doi: 10.1016 / j.biopsych.2012.12.020. ElPubMed] [Cross Ref.]
17. Volkow ND, Wang G.-J., Tomasi D., Baler RD Obesidad y adicción: solapamientos neurobiológicos. Obes Rev. 2013; 14: 2 – 18. doi: 10.1111 / j.1467-789X.2012.01031.x. ElPubMed] [Cross Ref.]
18. Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. 4th ed. Asociación Americana de Psiquiatría; Washington, DC, EE. UU .: 1994.
19. Albayrak O., Wölfle SM, Hebebrand J. ¿Existe la adicción a la comida? Una discusión fenomenológica basada en la clasificación psiquiátrica de los trastornos relacionados con sustancias y la adicción. Obes Hechos. 2012; 5: 165 – 179. doi: 10.1159 / 000338310. ElPubMed] [Cross Ref.]
20. Allen PJ, Batra P., Geiger BM, Wommack T., Gilhooly C., Pothos EN Justificación y consecuencias de la reclasificación de la obesidad como un trastorno adictivo: Neurobiología, entorno alimentario y perspectivas de política social. Fisiol. Behav. 2012; 107: 126 – 137. doi: 10.1016 / j.physbeh.2012.05.005. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
21. Barry D., Clarke M., Petry, NM La obesidad y su relación con las adicciones: ¿Comer en exceso es una forma de comportamiento adictivo? A.m. J. Addict. 2009; 18: 439 – 451. doi: 10.3109 / 10550490903205579. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
22. Corsica JA, Pelchat ML Adicción a la comida: ¿Verdadero o falso? Curr. Opin. Gastroenterol. 2010; 26: 165 – 169. doi: 10.1097 / MOG.0b013e328336528d. ElPubMed] [Cross Ref.]
23. Davis C. Comer en exceso compulsivamente como un comportamiento adictivo: Superposición entre la adicción a la comida y el trastorno por atracón. Curr. Obes Rep. 2013; 2: 171 – 178. doi: 10.1007 / s13679-013-0049-8. ElCross Ref.]
24. Davis C., Carter JC Comer compulsivamente como un trastorno de adicción. Una revisión de la teoría y la evidencia. Apetito. 2009; 53: 1 – 8. ElPubMed]
25. Drewnowski A., Bellisle F. ¿Es la dulzura adictiva? Nutr. Toro. 2007; 32: 52 – 60.
26. Gearhardt AN, Corbin WR, Brownell KD Adicción a los alimentos: un examen de los criterios diagnósticos de dependencia. J. Addict. Medicina. 2009; 3: 1 – 7. doi: 10.1097 / ADM.0b013e318193c993. ElPubMed] [Cross Ref.]
27. Ifland JR, Preuss HG, Marcus MT, Rourk KM, Taylor WC, Burau K., Jacobs WS, Kadish W., Manso G. Adicción a la comida refinada: un trastorno clásico del uso de sustancias. Medicina. Hipótesis. 2009; 72: 518 – 526. doi: 10.1016 / j.mehy.2008.11.035. ElPubMed] [Cross Ref.]
28. Pelchat ML Adicción a la comida en humanos. J. Nutr. 2009; 139: 620 – 622. doi: 10.3945 / jn.108.097816. ElPubMed] [Cross Ref.]
29. Umberg EN, Shader RI, Hsu LK, Greenblatt DJ De la comida desordenada a la adicción: la "droga alimentaria" en la bulimia nerviosa. J. Clin. Psychopharmacol. 2012; 32: 376 – 389. doi: 10.1097 / JCP.0b013e318252464f. ElPubMed] [Cross Ref.]
30. Wilson GT Trastornos alimentarios, obesidad y adicción. EUR. Comer. Desorden Rev. 2010; 18: 341 – 351. doi: 10.1002 / erv.1048. ElPubMed] [Cross Ref.]
31. Avena NM, Gearhardt AN, Gold MS, Wang G.-J., Potenza MN ¿Sacando al bebé con el agua del baño después de un breve enjuague? La desventaja potencial de descartar la adicción a la comida según datos limitados Nat. Rev. Neurosci. 2012; 13: 514. doi: 10.1038 / nrn3212-c1. ElPubMed] [Cross Ref.]
32. Meule A., Kübler A. La traducción de los criterios de dependencia de sustancias a comportamientos relacionados con los alimentos: diferentes puntos de vista e interpretaciones. Frente. Psiquiatría. 2012; 3 doi: 10.3389 / fpsyt.2012.00064. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
33. Ziauddeen H., Farooqi IS, Fletcher PC La obesidad y el cerebro: ¿Qué tan convincente es el modelo de adicción? Nat. Rev. Neurosci. 2012; 13: 279 – 286. ElPubMed]
34. Ziauddeen H., Farooqi IS, Fletcher PC Adicción a la comida: ¿Hay un bebé en el agua del baño? Nat. Rev. Neurosci. 2012; 13: 514. doi: 10.1038 / nrn3212-c2. ElCross Ref.]
35. Meule A. ¿Son ciertos alimentos adictivos? Frente. Psiquiatría. Doi 2014: 10.3389 / fpsyt.2014.00038. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
36. Cassin SE, von Ranson KM ¿El atracón se experimenta como una adicción? Apetito. 2007; 49: 687 – 690. doi: 10.1016 / j.appet.2007.06.012. ElPubMed] [Cross Ref.]
37. Gearhardt AN, Corbin WR, Brownell KD Validación preliminar de la Escala de Adicción a la Alimentación de Yale. Apetito. 2009; 52: 430 – 436. doi: 10.1016 / j.appet.2008.12.003. ElPubMed] [Cross Ref.]
38. Meule A., Gearhardt AN Cinco años de la Escala de Adicción a los Alimentos de Yale: Haciendo balance y avanzando. Curr. Adicto. Rep. 2014; 1: 193 – 205. doi: 10.1007 / s40429-014-0021-z. ElCross Ref.]
39. Meule A., Vögele C., Kübler A. Traducción alemana y validación de la Escala de Adicción a la Alimentación de Yale. Diagnostica 2012; 58: 115 – 126. doi: 10.1026 / 0012-1924 / a000047. ElCross Ref.]
40. Pedram P., Wadden D., Amini P., Gulliver W., Randell E., Cahill F., Vasdev S., Goodridge A., Carter JC, Zhai G., y otros. Adicción a la comida: su prevalencia y asociación significativa con la obesidad en la población general. Más uno. 2013; 8: e74832. doi: 10.1371 / journal.pone.0074832. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
41. Mason SM, Flint AJ, Field AE, Austin SB, Rich-Edwards JW Abuso de victimización en la infancia o la adolescencia y riesgo de adicción a la comida en mujeres adultas. Obesidad. 2013; 21: E775 – E781. doi: 10.1002 / oby.20500. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
42. Flint AJ, Gearhardt AN, Corbin WR, Brownell KD, Field AE, Rimm EB Medición de la escala de adicción a la comida en grupos de 2 de mujeres de mediana edad y mayores. A.m. J. Clin. Nutr. 2014; 99: 578 – 586. doi: 10.3945 / ajcn.113.068965. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
43. Burmeister JM, Hinman N., Koball A., Hoffmann DA, Carels RA Adicción a la comida en adultos que buscan un tratamiento para perder peso. Implicaciones para la salud psicosocial y la pérdida de peso. Apetito. 2013; 60: 103 – 110. ElPubMed]
44. Davis C., Curtis C., Levitan RD, Carter JC, Kaplan AS, Kennedy JL Evidencia de que la "adicción a la comida" es un fenotipo válido de la obesidad. Apetito. 2011; 57: 711 – 717. doi: 10.1016 / j.appet.2011.08.017. ElPubMed] [Cross Ref.]
45. Davis C., Loxton NJ, Levitan RD, Kaplan AS, Carter JC, Kennedy JL "Adicción a la comida" y su asociación con un perfil genético multilocus dopaminérgico. Fisiol. Behav. 2013; 118: 63 – 69. doi: 10.1016 / j.physbeh.2013.05.014. ElPubMed] [Cross Ref.]
46. Eichen DM, Lent MR, Goldbacher E., Foster GD Exploración de la "adicción a la comida" en adultos con sobrepeso y obesos que buscan tratamiento. Apetito. 2013; 67: 22 – 24. doi: 10.1016 / j.appet.2013.03.008. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
47. Lent MR, Eichen DM, Goldbacher E., Wadden TA, Foster GD Relación entre la adicción a la comida y la pérdida de peso durante el tratamiento de la obesidad. Obesidad. 2014; 22: 52 – 55. doi: 10.1002 / oby.20512. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
48. Gearhardt AN, White MA, Masheb RM, Grilo CM Un examen de adicción a la comida en una muestra racialmente diversa de pacientes obesos con trastorno por atracón en centros de atención primaria. Compr. Psiquiatría. 2013; 54: 500 – 505. doi: 10.1016 / j.comppsych.2012.12.009. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
49. Gearhardt AN, White MA, Masheb RM, Morgan PT, Crosby RD, Grilo CM Un examen de la construcción de la adicción a la comida en pacientes obesos con trastorno por atracones. En t. J. Comer. Desorden 2012; 45: 657 – 663. doi: 10.1002 / eat.20957. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
50. Meule A., Heckel D., Kübler A. Estructura factorial y análisis de los ítems de la Escala de Adicción a la Alimentación de Yale en candidatos obesos para cirugía bariátrica. EUR. Comer. Desorden Rev. 2012; 20: 419 – 422. doi: 10.1002 / erv.2189. ElPubMed] [Cross Ref.]
51. Clark SM, Saules KK Validación de la Escala de Adicción a la Alimentación de Yale en una población de cirugía para perder peso. Comer. Behav. 2013; 14: 216 – 219. doi: 10.1016 / j.eatbeh.2013.01.002. ElPubMed] [Cross Ref.]
52. Gearhardt AN, Corbin WR, Brownell KD Hoja de instrucciones para la escala de adicción a la comida de Yale. [(acceso en 5 septiembre 2014)]. Disponible en linea: http://www.yaleruddcenter.org/resources/upload/docs/what/addiction/FoodAddictionScaleInstructions09.pdf.
53. Meule A., Hermann T., Kübler A. Adicción a la comida en adolescentes con sobrepeso y obesos que buscan un tratamiento para perder peso. Adipositas. 2013; 7: A48.
54. Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. 5th ed. Asociación Americana de Psiquiatría; Washington, DC, EE. UU .: 2013.
55. Tiffany ST, Wray JM La importancia clínica del deseo por las drogas. Ana. NY Acad. Sci. 2012; 1248: 1 – 17. doi: 10.1111 / j.1749-6632.2011.06298.x. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
56. Hormes JM, Rozin P. ¿El “deseo” esculpe la naturaleza en las articulaciones? Ausencia de un sinónimo de ansia en muchos idiomas. Adicto. Behav. 2010; 35: 459 – 463. doi: 10.1016 / j.addbeh.2009.12.031. ElPubMed] [Cross Ref.]
57. Weingarten HP, Elston D. Antojos de comida en una población universitaria. Apetito. 1991; 17: 167 – 175. doi: 10.1016 / 0195-6663 (91) 90019-O. ElPubMed] [Cross Ref.]
58. Komatsu S. Antojos de arroz y sushi: un estudio preliminar del ansia de comida entre las mujeres japonesas. Apetito. 2008; 50: 353 – 358. doi: 10.1016 / j.appet.2007.08.012. ElPubMed] [Cross Ref.]
59. Kühn S., Gallinat J. Biología común del ansia a través de drogas legales e ilegales: un metanálisis cuantitativo de la respuesta cerebral de reactividad de señal. EUR. J. Neurosci. 2011; 33: 1318 – 1326. ElPubMed]
60. Naqvi NH, Bechara A. La isla oculta de la adicción: la ínsula. Tendencias Neurosci. 2009; 32: 56 – 67. doi: 10.1016 / j.tins.2008.09.009. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
61. Pelchat ML, Johnson A., Chan R., Valdez J., Ragland JD Imágenes del deseo: Activación de antojo de comida durante la RMF. Neuroimagen. 2004; 23: 1486 – 1493. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2004.08.023. ElPubMed] [Cross Ref.]
62. Van den Eynde F., Koskina A., Syrad H., Guillaume S., Broadbent H., Campbell IC, Schmidt U. Estado y ansia por la comida de rasgos en personas con trastornos de la alimentación bulímica. Comer. Behav. 2012; 13: 414 – 417. ElPubMed]
63. Abilés V., Rodríguez-Ruiz S., Abilés J., Mellado C., García A., Pérez de la Cruz A., Fernández-Santaella MC Características psicológicas de los candidatos con obesidad mórbida para cirugía bariátrica. Obes Surg. 2010; 20: 161 – 167. ElPubMed]
64. Meule A., Kübler A. Antojos de alimentos en la adicción a los alimentos: el papel distintivo del refuerzo positivo. Comer. Behav. 2012; 13: 252 – 255. doi: 10.1016 / j.eatbeh.2012.02.001. ElPubMed] [Cross Ref.]
65. Anderson K., Rieger E., Caterson I. Una comparación de esquemas de mala adaptación en adultos obesos que buscan tratamiento y sujetos de control de peso normal. J. Psychosom. Res. 2006; 60: 245 – 252. doi: 10.1016 / j.jpsychores.2005.08.002. ElPubMed] [Cross Ref.]
66. Lo Coco G., Gullo S., Salerno L., Iacoponelli R. La asociación entre problemas interpersonales, comportamientos de atracón y autoestima, en la evaluación de individuos obesos. Compr. Psiquiatría. 2011; 52: 164 – 170. ElPubMed]
67. Fassino S., Leombruni P., Piero A., Abbate-Daga G., Rovera GG Estado de ánimo, actitudes alimentarias y enojo en mujeres obesas con y sin trastorno por atracones. J. Psychosom. Res. 2003; 54: 559 – 566. doi: 10.1016 / S0022-3999 (02) 00462-2. ElPubMed] [Cross Ref.]
68. Ansell EB, Grilo CM, White MA Examina el modelo interpersonal de atracones y pérdida de control sobre la alimentación en mujeres. En t. J. Comer. Desorden 2012; 45: 43 – 50. doi: 10.1002 / eat.20897. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
69. Blomquist KK, Ansell EB, MA blanca, Masheb RM, Grilo CM Problemas interpersonales y trayectorias de desarrollo del trastorno por atracón. Compr. Psiquiatría. 2012; 53: 1088 – 1095. doi: 10.1016 / j.comppsych.2012.05.003. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
70. Hilbert A., Bishop ME, Stein RI, Tanofsky-Kraff M., Swenson AK, Welch RR, Wilfley DE Eficacia a largo plazo de los tratamientos psicológicos para el trastorno por atracones. Br. J. Psiquiatría. 2012; 200: 232 – 237. doi: 10.1192 / bjp.bp.110.089664. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
71. Wilson GT, Wilfley DE, Agras WS, Bryson SW Tratamientos psicológicos para el trastorno por atracón. Arco. Psiquiatría general. 2010; 67: 94 – 101. doi: 10.1001 / archgenpsychiatry.2009.170. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
72. Alosco ML, Spitznagel MB, Fischer KH, Miller LA, Pillai V., Hughes J., Gunstad J. Tanto el envío de mensajes de texto como la alimentación se asocian con un rendimiento deficiente de la conducción simulada. Tráfico Inj. Prev. 2012; 13: 468 – 475. doi: 10.1080 / 15389588.2012.676697. ElPubMed] [Cross Ref.]
73. Stutts J., Feaganes J., Reinfurt D., Rodgman E., Hamlett C., Gish K., Staplin L. Exposición del conductor a las distracciones en su entorno natural de conducción. Accid. Anal. Prev. 2005; 37: 1093 – 1101. doi: 10.1016 / j.aap.2005.06.007. ElPubMed] [Cross Ref.]
74. MS joven, Mahfoud JM, Walker GH, Jenkins DP, Stanton NA Dieta en caso de colisión: los efectos de comer y beber en el rendimiento al conducir. Accid. Anal. Prev. 2008; 40: 142 – 148. ElPubMed]
75. Meule A., Heckel D., Jurowich CF, Vögele C., Kübler A. Correlatos de la adicción a la comida en individuos obesos que buscan cirugía bariátrica. Clinica Obes 2014; 4: 228 – 236. ElPubMed]
76. Goss K., Allan S. Vergüenza, orgullo y trastornos de la alimentación. Clinica Psychol. Psicoterapeuta 2009; 16: 303 – 316. doi: 10.1002 / cpp.627. ElPubMed] [Cross Ref.]
77. Giel KE, Zipfel S., Alizadeh M., Schaffeler N., Zahn C., Wessel D., Hesse FW, Thiel S., Thiel A. Estigmatización de personas obesas por parte de profesionales de recursos humanos: un estudio experimental. BMC Salud Pública. 2012; 12: 1 – 9. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed]
78. Agras WS Las consecuencias y costes de los trastornos alimentarios. Psiquiatría Clinica N. Am. 2001; 24: 371 – 379. doi: 10.1016 / S0193-953X (05) 70232-X. ElPubMed] [Cross Ref.]
79. Johnson JG, Spitzer RL, Williams JBW Problemas de salud, trastornos y enfermedades asociadas con la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón en pacientes de atención primaria y ginecología obstétrica. Psychol. Medicina. 2001; 31: 1455 – 1466. doi: 10.1017 / S0033291701004640. ElPubMed] [Cross Ref.]
80. Cuthbert BN, Insel TR Hacia el futuro del diagnóstico psiquiátrico: los siete pilares de rdoc. BMC Med. 2013; 11: 126. doi: 10.1186 / 1741-7015-11-126. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
81. Insel TR, Cuthbert BN, Garvey MA, Heinssen RK, Pine DS, Quinn KJ, Sanislow CA, Wang PS Criterios de dominio de investigación (RDoC): Hacia un nuevo marco de clasificación para la investigación de trastornos mentales. A.m. J. Psiquiatría. 2010; 167: 748 – 751. doi: 10.1176 / appi.ajp.2010.09091379. ElPubMed] [Cross Ref.]
82. Sanislow CA, Pine DS, Quinn KJ, Kozak MJ, Garvey MA, Heinssen RK, Wang PS-E., Cuthbert BN Desarrollando constructos para la investigación en psicopatología: criterios de dominio de investigación. J. Abnorm. Psychol. 2010; 119: 631 – 639. doi: 10.1037 / a0020909. ElPubMed] [Cross Ref.]
83. Balodis IM, Molina ND, Kober H., Worhunsky PD, White MA, Sinha R., Grilo CM, Potenza MN Sustratos neurales divergentes del control inhibitorio en el trastorno por atracón con relación a otras manifestaciones de obesidad. Obesidad. 2013; 21: 367 – 377. doi: 10.1002 / oby.20068. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
84. Stice E., Agras WS, Telch CF, Halmi KA, Mitchell JE, Wilson T. Subtituando a las mujeres con trastornos del apetito a lo largo de la dieta y el efecto negativo. En t. J. Comer. Desorden 2001; 30: 11 – 27. doi: 10.1002 / eat.1050. ElPubMed] [Cross Ref.]
85. Grilo CM, Masheb RM, Wilson GT Subtitificando el trastorno por atracón. J. consultar. Clinica Psychol. 2001; 69: 1066 – 1072. doi: 10.1037 / 0022-006X.69.6.1066. ElPubMed] [Cross Ref.]
86. Volkow ND, Li T.-K. La neurociencia de la adicción. Nat. Neurosci. 2005; 8: 1429 – 1430. doi: 10.1038 / nn1105-1429. ElPubMed] [Cross Ref.]
87. Avena NM, Rada P., Hoebel BG El azúcar y el atracón de grasas tienen diferencias notables en el comportamiento adictivo. J. Nutr. 2009; 139: 623 – 628. doi: 10.3945 / jn.108.097584. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
88. Berridge KC, Ho C.-Y., Richard JM, DiFeliceantonio AG El cerebro tentado come: Circuito de placer y deseo en la obesidad y trastornos de la alimentación. Brain Res. 2010; 1350: 43 – 64. doi: 10.1016 / j.brainres.2010.04.003. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
89. Johnson PM, Kenny PJ Los receptores de dopamina D2 en disfunción de recompensa similar a la adicción y la alimentación compulsiva en ratas obesas. Nat. Neurosci. 2010; 13: 635 – 641. doi: 10.1038 / nn.2519. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
90. Curtis C., Davis C. Un estudio cualitativo de atracones y obesidad desde una perspectiva de adicción. Comer. Desorden 2014; 22: 19 – 32. doi: 10.1080 / 10640266.2014.857515. ElPubMed] [Cross Ref.]
91. Meule A. ¿Qué tan frecuente es la "adicción a la comida"? Frente. Psiquiatría. 2011; 2 doi: 10.3389 / fpsyt.2011.00061. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]
92. Meule A. Adicción a la comida e índice cuerpo-masa: una relación no lineal. Medicina. Hipótesis. 2012; 79: 508 – 511. doi: 10.1016 / j.mehy.2012.07.005. ElPubMed] [Cross Ref.]
93. Hill AJ La psicología del ansia alimentaria. Proc. Nutr. Soc. 2007; 66: 277 – 285. doi: 10.1017 / S0029665107005502. ElPubMed] [Cross Ref.]
94. Baker TB, Breslau N., Covey L., Shiffman S. DSM criterios para el trastorno por consumo de tabaco y la abstinencia del tabaco: una crítica y revisiones propuestas para DSM-5. Adiccion. 2012; 107: 263 – 275. doi: 10.1111 / j.1360-0443.2011.03657.x. ElArtículo gratuito de PMC] [PubMed] [Cross Ref.]