¿El uso de la pornografía desviada sigue una progresión similar a la de Guttman? (2013)

COMENTARIOS: Este estudio encontró que los usuarios de pornografía desviados informaron un inicio significativamente más joven del uso de pornografía en adultos. Confirma que el uso temprano de la pornografía está relacionado con la escalada a cosas más extrañas. Quizás esto sea causado por la tolerancia, que es la necesidad de una mayor estimulación para alcanzar el mismo nivel.


Las computadoras en el comportamiento humano

Volumen 29, Número 5, Septiembre 2013, Páginas 1997 – 2003

Destacados

  • Relación significativa entre adultos, bestialidad y uso de pornografía infantil.
  • Usuarios de pornografía infantil 33 (5.2%): hombres 16 (% 12.5) y mujeres 17 (% 3.4).
  • La edad de inicio más joven para el uso de pornografía adulta se relacionó con el uso posterior de la pornografía desviada.
  • Los usuarios de pornografía infantil consumían tanto pornografía adulta como bestialidad.
  • El uso desviado de la pornografía puede seguir una progresión similar a la de Guttman.

Resumen

Este estudio investigó si el uso de la pornografía desviada siguió una progresión similar a la de Guttman en cuanto a que una persona pasa de ser un usuario no pornográfico a un usuario de pornografía desviada. Para observar esta progresión, los encuestados de 630 de la muestra de Internet del panel de Survey Sampling International (SSI) completaron una encuesta en línea que evaluaba el consumo de pornografía infantil, bestialidad y solo para adultos. La “edad de inicio” de los encuestados para el uso de pornografía en adultos se midió para determinar si se produjo una desensibilización en el hecho de que las personas que se involucraron en pornografía para adultos a una edad más temprana tenían más probabilidades de pasar al uso de pornografía desviada. Doscientos encuestados de 54 informaron el uso de pornografía adulta no depravada, 54 informaron de que utilizaban pornografía animal y 33 informaron de que usaban pornografía infantil. Los usuarios de pornografía infantil eran más propensos a consumir pornografía tanto para adultos como para animales, en lugar de solo consumir pornografía infantil. Los resultados sugirieron que el uso de pornografía desviada siguió a una progresión similar a la de Guttman en el sentido de que los individuos con una "edad de inicio" más joven para el uso de pornografía adulta tenían más probabilidades de participar en pornografía desviada (bestialidad o niño) en comparación con aquellos con una "edad de inicio" posterior.  Se discuten las limitaciones y futuras sugerencias de investigación.

Las investigaciones sugieren que las colecciones de pornografía infantil no solo contienen imágenes sexualizadas de niños, sino otros géneros de pornografía tanto desviados como socialmente aceptables por naturaleza (cf, Quayle & Taylor, 2002; Quayle & Taylor, 2003). De hecho, entrevistas con consumidores de pornografía infantil han sugerido que algunos delincuentes se mueven "a través de una variedad de pornografías, cada vez accediendo a material más extremo" (Quayle & Taylor, 2002, p. 343) como resultado de la desensibilización o saciedad del apetito, lo que llevó a recopilar y descubrir otras formas de pornografía desviada (Quayle & Taylor, 2003). Además, algunos consumidores afirmaron que descargaron las imágenes simplemente porque estaban disponibles y accesibles, lo que hace que los comportamientos sean principalmente el resultado de la compulsividad en lugar de un interés sexual específico en los niños (Basbaum, 2010). Sin embargo, los análisis anteriores se basan en estudios de casos de delincuentes sexuales infantiles condenados y usuarios de pornografía infantil. Si se empleara una muestra representativa de base más amplia (como se utiliza aquí), entonces los investigadores pueden tener una comprensión más congruente y completa de las colecciones de usuarios de pornografía infantil.

Algunos consumidores de pornografía infantil exhiben una compleja variedad de intereses sexuales, que pueden ser representativos de un nivel más general de tendencias parafílicas en lugar de un interés sexual específico en los niños. En un estudio realizado por Endrass et al. (2009), la colección de imágenes de hombres de 231 acusados ​​de uso de pornografía infantil también reveló otros tipos de pornografía desviada. Específicamente, casi el 60% de la muestra recolectó pornografía infantil y al menos otro tipo de pornografía desviada, como bestialidad, excremento o sadismo, con al menos uno de cada tres delincuentes recolectando tres o más tipos de pornografía desviada (Endrass et al . 2009). Esta investigación sugiere que la mayoría de los consumidores de pornografía infantil en Internet están recolectando una gama más amplia de pornografía desviada, que puede reflejar un nivel general de desviación sexual en lugar de una parafilia específica, como la pedofilia. En otras palabras, algunos consumidores de pornografía infantil pueden ser disidentes dentro de la población normal que muestran una gama más amplia de intereses sexuales o curiosidad.

Aunque existen estudios de casos, pocos estudios de investigación cuantitativos han evaluado si los individuos que usan formas de pornografía no adversas (por ejemplo, pornografía para adultos) tienen un mayor riesgo de consumir formas de pornografía desviadas (por ejemplo, pornografía infantil y animal). En otras palabras, ¿el uso de la pornografía desviada sigue una progresión similar a la de Guttman (cf, Holland, 1988) y la edad de inicio es un factor clave para que una persona pase de ser una persona que no es perversa a un usuario de la pornografía desviada? Con respecto a la edad de inicio, la mayoría de las investigaciones se centran en las consecuencias emocionales de la exposición no deseada a la pornografía a una edad temprana (cf, Flood, 2009). Por ejemplo, Mitchel, Wolak y Finkelhor (2007) encontraron que 10% de 10 a 17 de años de edad se describían a sí mismos como "muy o extremadamente molestos" por la exposición no deseada a la pornografía. Por otro lado, McKee (2007) entrevistó a los australianos de 46, respecto a su exposición a la pornografía a una edad temprana, quienes describieron su exposición pre-pubescente a la pornografía como "divertida" y con "poco interés", mientras que su exposición posterior a la pubertad fue una “Derecho de paso” (p. 10). Además, la investigación ha sugerido una relación entre el uso de pornografía a una edad temprana y varios comportamientos sexuales. Específicamente, Johansson y Hammarén (2007) encontraron que los usuarios jóvenes de pornografía tenían más probabilidades de tener relaciones sexuales y una aventura de una noche, y que los consumidores jóvenes de pornografía violenta exhibían actitudes y comportamientos sexualmente agresivos (cf, Flood, 2009) .

En general, las investigaciones anteriores se han centrado principalmente en el impacto emocional de la exposición no deseada a la pornografía para los jóvenes. El estudio actual se centró en la “edad de inicio” para uso intencional, en lugar de la exposición no deseada, de la pornografía no viciosa y desviada. Desde que el estudio actual tomó muestras de encuestados de los Estados Unidos, las definiciones de pornografía no viciosa y desviada se basaron en las leyes de obscenidad vigentes en los Estados Unidos. En los Estados Unidos, la pornografía para adultos está protegida por la Primera Enmienda (aunque hay excepciones); sin embargo, la pornografía infantil y la pornografía animal (bestialidad) son obscenas, por lo tanto, formas ilegales de expresión. Así, la pornografía adulta fue operacionalizada como no virgen, mientras que, la pornografía infantil y animal fueron etiquetados como desviado Formas de pornografía.

A pesar de los controles sociales formales (leyes) que regulan el uso de la pornografía, los tres géneros de pornografía siguen estando disponibles en Internet. Por lo tanto, este estudio exploró a qué edad los individuos buscaron, descargaron e intercambiaron / compartieron a sabiendas los siguientes géneros de pornografía: solo adultos, animales (bestialidad) y pornografía infantil. Al examinar las interrelaciones entre las variables de autoinforme de edad y uso de pornografía, los autores esperaban entender cómo el uso de la pornografía no viciosa facilitaba o predecía la probabilidad de participar en formas más desviadas de pornografía.

Tres objetivos principales fueron el foco del estudio actual. El primer objetivo de este estudio fue determinar si la edad de inicio era o no un factor de riesgo para participar en pornografía desviada. En otras palabras, ¿las personas que se involucran en el uso no desviado de pornografía a una edad más temprana son más propensas a participar en formas desviadas de uso de pornografía en comparación con los usuarios de inicio tardío? El segundo objetivo de este estudio determinó si las mujeres encuestadas consumían pornografía infantil en Internet. Investigaciones anteriores sugieren que la mayoría de los usuarios de pornografía infantil son hombres; sin embargo, la mayoría de estas muestras provienen de poblaciones forenses o clínicas (cf, Babchishin, Hanson y Hermann, 2011). Además, los estudios de investigación basados ​​en Internet sugieren que las mujeres pueden estar participando en la pornografía infantil más de lo que se esperaba (cf, Seigfried, Lovely y Rogers, 2008; Seigfried-Spellar y Rogers, 2010). Por lo tanto, el estudio actual evaluó específicamente la prevalencia del uso de pornografía infantil femenina en una muestra de usuarios de Internet en lugar de una muestra forense o clínica, con el fin de proporcionar una conceptualización más amplia de las usuarias de pornografía infantil (no condenadas y autoinformadas). .

Finalmente, el tercer objetivo de este estudio exploró la frecuencia del uso de la pornografía al dividir a los encuestados en categorías de pornografía: ninguna, solo para adultos, solo animales, solo para niños, adulto-animal, adulto-niño, animal-niño y adulto -nino-animal. Este análisis metodológico permitió evaluar si los usuarios de pornografía infantil autoinformados tenían más probabilidades de autoinformar los comportamientos de pornografía adulta y animal en comparación con las otras categorías de usuarios. Pocos estudios de investigación han evaluado específicamente la variedad de géneros recopilados por usuarios de pornografía infantil en Internet (cf, Seigfried-Spellar, en prensa). Específicamente, si el uso de pornografía infantil siguió una progresión similar a Guttman, entonces no debería haber "consumidores exclusivos" de , solamente pornografía infantil; en su lugar, los usuarios de pornografía infantil deben informar de participar en otras formas de pornografía desviada y no desviada.

Este estudio fue de naturaleza exploratoria ya que ninguna investigación previa ha evaluado si las personas que informaron una "edad de inicio" más joven para el uso de pornografía en adultos tenían más probabilidades de participar en el uso de pornografía desviada en comparación con las personas que informaron una "edad de inicio" posterior. La expectativa es no encontrar una relación entre la "edad de inicio" para la pornografía de adultos y el uso posterior de la pornografía. Sin embargo, la cantidad modesta de investigaciones sobre el uso de pornografía infantil indica que las colecciones de pornografía infantil incluyen imágenes pornográficas desviadas y no desviadas. Por lo tanto, la hipótesis es que los consumidores de pornografía infantil serán más propensos a consumir pornografía solo para adultos y de bestialidad y serán menos propensos a ser los únicos consumidores de pornografía infantil. Finalmente, los autores esperan encontrar una diferencia de sexo; específicamente, los hombres tendrán más probabilidades de autoinformar el uso de pornografía infantil (por ejemplo, Babchishin et al., 2011). Excepcionalmente, habrá una mayor prevalencia de uso de pornografía infantil femenina en este estudio de investigación basado en Internet debido a la diferencia en la metodología de muestreo.

2. Método

Los participantes 2.1

El estudio actual utilizó Survey Sampling International (SSI), que proporcionó una muestra de panel de Internet de hombres y mujeres encuestados, que tenían al menos 18 años de edad o más, de los Estados Unidos. En lugar de acumular una bola de nieve en Internet para identificar a los encuestados, estos clientes o encuestados ya han pasado por el sistema de control de calidad y verificación de SSI para identificar a las personas que corren el riesgo de mentir en una encuesta solo para calificar o reclamar recompensas o incentivos ( SSI, 2009). Además, SSI evita que la misma persona pueda realizar la encuesta varias veces (SSI, 2009). Lo más importante es que estos clientes o encuestados tenían más probabilidades de confiar en la confiabilidad y confidencialidad de este estudio, así como de sentirse cómodos y confiados en el proceso de investigación en sí, lo cual es esencial al examinar actitudes y comportamientos hacia temas socialmente sensibles.

Basándose en el deseo de muestrear a los encuestados de la "población general de usuarios de pornografía en Internet", en lugar de una muestra de la población clínica o forense, y la necesidad de aumentar la confianza del encuestado en la auto-divulgación, esta metodología de muestreo satisface mejor las necesidades de El estudio actual. Como se muestra en la Tabla 1, los encuestados de 630 completaron la encuesta en línea; 502 (80%) eran mujeres y 128 (20%) eran hombres (Nota: Esta disparidad de género se discutirá más adelante en el documento). En general, la mayoría de la muestra fue blanca (n = 519, 82.4%), entre las edades de 36-55 años (n = 435, 69%), casado (n = 422, 67%), y 68% (n = 427) de los encuestados había completado algunos estudios universitarios o de postgrado.

Medidas 2.2

El comportamiento de la pornografía en Internet y la edad de inicio del entrevistado se midieron utilizando una versión abreviada de la Encuesta de pornografía en línea (OPS; Seigfried, 2007; Seigfried-Spellar, 2011). El OPS original incluía preguntas de 54, que evaluaban los comportamientos de pornografía de los encuestados, incluida la búsqueda intencional, el acceso, la descarga y el intercambio de imágenes de Internet sexualmente explícitas. La pornografía adulta fue definida como imágenes pornográficas "con individuos encima La edad de 18 años ", mientras que la pornografía infantil se definió como material pornográfico" con individuos bajo el Tema G: Cómo recibir pagos por adelantado del crédito tributario por hijos La edad de 18 años ". La pornografía animal o bestialidad se definió como imágenes pornográficas" con individuos encima la edad de 18 años con un animal."

Solo se incluyeron en este estudio los artículos de 15 de la Encuesta de pornografía en línea, que se centraron en la edad de inicio del encuestado para el uso de pornografía en línea. Todas las preguntas de 15 emplearon el mismo formato de respuesta. La siguiente es una muestra de muestra ilustrativa relacionada con la edad de inicio del OPS: “¿Cuántos años tenía la primera vez que accedió a sabiendas a un sitio web para ver material pornográfico con personas? bajo el Tema G: Cómo recibir pagos por adelantado del crédito tributario por hijos ¿La edad de los años 18? ”Las opciones de los encuestados para la edad de inicio fueron: no se aplica a mí, a los 12 menores de edad, 12 a los menores de 16, 16 a los menores de 19, 19 a los menores de 24 años de edad, 24 años de edad o más, y se niegan a responder. Sobre la base de la aprobación del artículo, los encuestados fueron clasificados como usuarios o no usuarios de adultos, animales (bestialidad) y pornografía infantil.

Finalmente, la información demográfica básica de los encuestados se autoinformó a través de un cuestionario en línea, que incluía elementos como el sexo, la edad y el estado civil. La encuesta demográfica apareció al comienzo del estudio para todos los encuestados. El estudio actual se promocionó como una evaluación de "actitudes hacia los sitios web de adultos" y al colocar el cuestionario demográfico antes de las preguntas más sensibles desde el punto de vista social con respecto al uso de pornografía, este método aumentó la precisión del sexo autoinformado para este estudio (cf, Birnbaum, 2000) . Además, todos los ítems de la encuesta fueron de elección forzada, pero los encuestados pudieron seleccionar "rechazar responder" a cualquier ítem, como lo requiere la Junta de Revisión Institucional (IRB). Además, todos los encuestados fueron tratados de acuerdo con los estándares éticos establecidos por la American Psychological Association (APA).

Tabla 1

Información Demográfica

Procedimiento 2.3

Este estudio se llevó a cabo electrónicamente mediante una encuesta basada en Internet. Este método de realizar investigaciones a través de Internet ha sido utilizado cada vez más por los investigadores debido a la accesibilidad de los encuestados y el anonimato percibido y una mayor disposición a revelar conductas o actitudes socialmente inaceptables o controvertidas (Mueller, Jacobsen y Schwarzer, 2000). Una vez que los encuestados accedieron al sitio web, la página de inicio explicaba el estudio mientras actuaba como un formulario de consentimiento al que los encuestados tenían que aceptar o negarse a participar. Si los posibles encuestados estaban de acuerdo, tenían que hacer clic en el botón "Acepto" para participar. Después de hacer clic en el botón "Acepto", se pidió a los encuestados que completaran los cuestionarios, que tardaron aproximadamente 15 minutos en completarse.

En ningún momento los encuestados solicitaron información de identificación (por ejemplo, nombre). Para proteger el anonimato y la confidencialidad del encuestado, se les proporcionó un número de identificación para que las respuestas a los cuestionarios no pudieran vincularse ni relacionarse con ninguna persona en particular.

Análisis estadísticos 2.4

Después de la recopilación de datos, se realizaron análisis estadísticos utilizando el paquete estadístico para las ciencias sociales (SPSS), versión 19. La significación estadística se estableció en el nivel alfa de .05 antes de cualquier análisis. La prueba exacta de Fisher-Freeman-Halton probó relaciones significativas entre la edad de inicio, el sexo y el tipo de pornografía. Esta decisión se tomó por las siguientes razones: los conteos esperados de frecuencia celular fueron pequeños debido a que el estudio evaluó los casos raros (es decir, el uso de pornografía infantil), se aproxima a la prueba de ji cuadrado como tamaño de muestra (N) aumenta, y la prueba exacta de Fisher-Freeman-Halton extiende la prueba exacta de Fisher a la R x C caso (cf, Freeman y Halton, 1951). Finalmente, se llevó a cabo una regresión logística escalonada hacia atrás (Wald) para determinar si el sexo y la "edad de inicio" del uso de pornografía para adultos predecían la pertenencia al grupo para el uso de pornografía de Internet no desviado versus desviado. Las regresiones logísticas son apropiadas para análisis exploratorios, ya que son más robustas con menos violaciones de supuestos, como tamaños de muestra pequeños y desiguales (Tabachnick & Fidell, 2007).

 

3. Resultados

Como se muestra en la Tabla 2, 5.2% (n = 33) de los encuestados autoinformaron el uso de pornografía infantil en Internet. 16 (12.5%) de los encuestados eran usuarios de pornografía infantil, y 17 (3.4%) de las encuestadas eran usuarias de pornografía infantil. De los encuestados de 630, solo 8.6% (n = 54) de los encuestados auto-reportó el uso de pornografía bestialidad, sin embargo, casi la mitad (n = 254, 40.3%) de los encuestados informó el uso de pornografía solo para adultos. Como se muestra en la Tabla 3, los encuestados fueron categorizados aún más en función de su uso de adultos, bestialidad y pornografía infantil.

En apoyo de la premisa del estudio, ningún encuestado informó el uso exclusivo de pornografía infantil. Solo las encuestadas de 1 informaron que solo consumían pornografía de bestialidad. Además, 9.8% (n = 60) de los encuestados consumió una mezcla de pornografía desviada y desviada en comparación con solo el .5 que reportó haber consumido , solamente Pornografía desviada (bestialidad y niño).

Dado que los datos descriptivos sugirieron que existía una relación entre el uso de pornografía en adultos, animales y niños (consulte la Tabla 3), se realizó una correlación de orden cero para determinar la dirección de la relación. Sobre la base de las respuestas de los ítems, se creó una variable dicotómica para cada categoría de pornografía: adulto, animal y niño. Los encuestados fueron codificados como no usuarios (0) o usuarios (1) para cada categoría de pornografía. Como se muestra en la Tabla 4, hubo una relación estadísticamente significativa entre la pornografía de adultos y el uso de bestialidad, rϕ (635) = .36 con p <.01, y uso de pornografía para adultos y pornografía infantil, rϕ (635) = .27 con p <.01. Hubo una relación positiva significativa para las personas que declararon participar en pornografía para adultos, animales / bestialidad y pornografía infantil. Además, los hombres fueron significativamente más propensos a autoinformar el uso de adultos, rϕ (630) = -.28 con p <.01, animal / bestialidad, rϕ (630) = -.18 con p <.01 y pornografía infantil, rϕ (630) = -.17 con p <.01 (Ver Tabla 4).

Tabla 2

Porcentaje de uso de pornografía no desviada y desviada por sexo

Tabla 3

Clasificación de los encuestados por el uso autoinformado de pornografía de adultos, animales y niños

A continuación, los encuestados se clasificaron como usuarios de pornografía solo para adultos (solo adultos) o adultos y niños / animales (adultos + desviados). La "edad de inicio" se comparó entre los dos grupos para determinar si la "edad de inicio" para el uso de pornografía adulta estaba relacionada con el uso posterior de pornografía desviada. Basado en la prueba exacta de Fisher-Freeman-Halton (p <.01), los usuarios de pornografía adultos + desviados informaron una "edad de inicio" significativamente más joven en comparación con los usuarios de pornografía solo para adultos. Como se muestra en la Tabla 5, el 29% de los usuarios de pornografía adultos + desviados informaron una "edad de inicio" entre los 12 y 18 años en comparación con solo el 10% de los encuestados solo para adultos. En cambio, la mayoría (89%) de los usuarios de pornografía solo para adultos informaron una edad de inicio de 19 años o más en comparación con el 69% para los usuarios de pornografía adultos + desviados (Ver Tabla 5).

Sobre la base de los hallazgos significativos de las correlaciones de orden cero y la prueba exacta de Fisher-Freeman-Halton, los autores realizaron una regresión logística escalonada hacia atrás (Wald) para determinar si la "edad de inicio" y el sexo eran factores predictivos significativos de adultos solamente frente a adultos + uso de la pornografía desviada. Como se muestra en la Tabla 6, el mejor modelo predictivo para el uso de pornografía desviada solo para adultos versus adultos + incluyó ambas variables, Sexo (W = 7.69, p <.01) y la edad de inicio (W = 5.16, p <02). Las personas con una "edad de inicio" más joven para el uso de pornografía para adultos tenían .8 veces más probabilidades de participar en pornografía desviada. Además, los hombres tenían .4 veces más probabilidades de ser usuarios de pornografía desviados. La prueba de Hosmer y Lemeshow no fue significativa, χ2(4) = 6.42 con p = .17, lo que indica que el modelo final se ajusta a los datos. Además, se calcularon los factores de inflación de la varianza (VIF) y los valores del índice de condición para probar la multicolinealidad, todos los cuales no indicaron motivo de preocupación (Sexo, VIF = 1.00; Edad de inicio, VIF = 1.00; Índice de condición <30) .

Sobre la base de estos análisis, los autores pudieron lograr sus objetivos de determinar si la "edad de inicio" y el sexo predecían de manera significativa a los usuarios de pornografía sólo adultos versus adultos + desviados. En general, se apoyó la hipótesis de que los usuarios de pornografía infantil serían más propensos a consumir tanto pornografía adulta como animal, en lugar de solo consumir pornografía infantil. Además, se apoyó la afirmación de que los hombres tenían más probabilidades de participar en el uso de pornografía infantil, así como la expectativa de una mayor prevalencia del uso de pornografía infantil femenina en esta muestra basada en Internet.

Tabla 4

Correlación de orden cero para el uso de pornografía para adultos, niños, animales y niños

Tabla 5

Uso de pornografía solo para adultos y adultos y desviados por edad de inicio

Tabla 6

Regresión logística hacia atrás (Wald) para uso de pornografía

Sin embargo, la expectativa de los autores de que no hay diferencia entre la "edad de inicio" para el uso de pornografía en adultos entre usuarios adultos solo y adultos con pornografía desviada no fue compatible. Basados ​​en la prueba exacta de Fisher-Freeman-Halton y la regresión logística, los usuarios de pornografía adulta + desviada informaron una "edad de inicio" significativamente más joven para el uso de pornografía adulta en comparación con los usuarios de pornografía solo para adultos. En otras palabras, los usuarios de pornografía desviada se involucraron en pornografía adulta a una edad significativamente más joven en comparación con aquellos que se involucraron solo en pornografía no viciosa.

4. Discusión

El estudio actual fue el primero en evaluar si la "edad de inicio" para el uso de pornografía no desviada (es decir, solo para adultos) estaba relacionada con el uso posterior de pornografía desviada (es decir, bestialidad, niño) utilizando una gran muestra basada en Internet. Este estudio representa una mejora con respecto a los estudios de casos anteriores, que se basan en muestras de delincuentes condenados. Como tal, el estudio actual se alejó de la población clínica o forense de usuarios de pornografía infantil a usuarios de pornografía infantil de la "población general de usuarios de Internet". Además, este estudio evaluó si los usuarios de pornografía infantil recopilaban tanto pornografía desviada como no desviada o si auto-reportaron solo consumiendo pornografía infantil. En general, surgieron diferencias significativas entre los usuarios de pornografía desviados y desviados para la "edad de inicio" y el sexo.

Un pequeño cuerpo de investigación sugiere que la mayoría de los usuarios de pornografía infantil en Internet están recolectando una gama más amplia de pornografía desviada (cf. Endrass et al., 2009). En el estudio actual, ninguno de los encuestados autonotificó el consumo exclusivo de pornografía infantil en Internet. En cambio, la mayoría de los usuarios de pornografía infantil también estaban recolectando otras formas de pornografía, incluyendo pornografía adulta no pornográfica y pornografía bestial. De los consumidores de pornografía infantil de 32, 60% (n = 19) también recopiló pornografía para adultos y animales no desviadas, 34% (n = 11) consumió solo pornografía adulta no desviada, y solo 6% (n = 2) solo tenían pornografía animal (Ver Tabla 3). Estos hallazgos apoyan el estudio de Seigfried (2007), que no observó consumidores únicos de pornografía infantil en Internet. En general, los usuarios de pornografía infantil se involucran en una amplia gama de contenido sexual y las investigaciones futuras deben evaluar si estas colecciones brindan información sobre sus intenciones fuera de línea (por ejemplo, delitos de contacto directo), así como características de personalidad (por ejemplo, individuos violentos recolectan violencia pornografía; Rogers y Seigfried-Spellar, 2012; Seigfried-Spellar, en prensa).

De acuerdo con investigaciones anteriores, los hombres siguen teniendo más probabilidades de participar en el uso de pornografía infantil en Internet. Sin embargo, el estudio actual sugiere que las mujeres pueden estar consumiendo pornografía infantil más de lo sugerido previamente por las muestras de investigación de la clínica para la población forense. Por ejemplo, Babchishin et al. (2011) realizó un metanálisis de los artículos de 27, que incluyó muestras de delincuentes en línea. Los resultados del metanálisis sugieren que la mayoría de los delincuentes de pornografía infantil son hombres, y de los artículos de 27, solo cinco estudios incluyen delincuentes femeninas. Por lo tanto, menos del 3% de toda la muestra de delincuentes en línea fueron mujeres (Babchishin et al., 2011). Sin embargo, investigaciones anteriores que incluyen muestras de la población general de usuarios de Internet, en lugar de la población clínica o forense, han reportado porcentajes más altos de mujeres consumidoras de pornografía infantil. Por ejemplo, el Seigfried et al. El estudio (2008) encontró que 10 de los usuarios de pornografía infantil autoinformados por 30 de un estudio de investigación basado en Internet son mujeres. Además, el estudio Seigfried-Spellar (2011) informó que 20% de los usuarios autodeclarados de pornografía infantil eran mujeres. Finalmente, 17 de los consumidores de pornografía infantil 33 (52%) fueron mujeres en el estudio actual. Las investigaciones futuras deben evaluar por qué existe una diferencia en la prevalencia del uso de pornografía infantil para mujeres de diferentes poblaciones de muestreo.

Junto con el sexo variable, la "edad de inicio" se relacionó significativamente con el uso de pornografía desviada. Los encuestados que informaron una "edad de inicio" más joven para el uso de pornografía no vaga fueron más propensos a participar en el uso de pornografía desviada en comparación con aquellos individuos que informaron una "edad de inicio" más tardía. Como se muestra en la Tabla 5, los usuarios adultos de pornografía desviada + El doble de probabilidades de autoinformar una "edad de inicio" entre 12-18 años en comparación con los usuarios de pornografía solo para adultos. Finalmente, la regresión logística sugirió que el mejor modelo predictivo para el uso de pornografía desviada incluía las variables, el sexo y la "edad de inicio". Es decir, los hombres eran significativamente más propensos a participar en la pornografía desviada en comparación con las mujeres. Además, las personas que comenzaron a usar pornografía para adultos a una edad temprana tenían más probabilidades de usar pornografía desviada en comparación con las que se involucraban en pornografía para adultos a una edad posterior.

Los hallazgos del estudio actual sugieren que el uso de pornografía en Internet puede seguir una progresión similar a la de Guttman. En otras palabras, los individuos que consumen pornografía infantil también consumen otras formas de pornografía, tanto no desviadas como desviadas. Para que esta relación sea una progresión similar a la de Guttman, el uso de pornografía infantil debe ser más probable que ocurra después de otras formas de uso de pornografía. El estudio actual intentó evaluar esta progresión midiendo si la "edad de inicio" para el uso de pornografía en adultos facilitó la transición del uso de pornografía sólo para adultos a la pornografía desviada. Según los resultados, esta progresión hacia el uso desviado de la pornografía puede verse afectada por la "edad de inicio" de los individuos para participar en la pornografía de adultos. Según lo sugerido por Quayle y Taylor (2003), el uso de pornografía infantil puede estar relacionado con la insensibilización o la saciedad del apetito, en la cual los delincuentes comienzan a recopilar pornografía más extrema y desviada. El estudio actual sugiere que las personas que se involucran en el uso de pornografía en adultos a una edad más temprana pueden tener un mayor riesgo de participar en otras formas desviadas de pornografía. Si el uso de la pornografía infantil sigue una progresión similar a la de Guttman, la investigación futura debe evaluar la relación entre la edad de inicio de la pornografía y la saciedad futura del apetito que conduce a otras formas desviadas de pornografía.

Limitaciones 4.1

Aunque este estudio tomó una muestra de la "población general de usuarios de Internet", no se puede afirmar que los resultados sean representativos de toda la población de usuarios de Internet. Si bien el muestreo de encuestados del mismo país (Estados Unidos) limita la validez externa, los autores pudieron aumentar el control sobre ciertos factores de confusión, como la legalidad de la pornografía infantil y el uso de pornografía animal. La metodología actual se dirige a los usuarios de Internet que vivían en un país donde la pornografía infantil y la pornografía animal son ilegales. Por ejemplo, los usuarios de pornografía infantil en Internet autoinformados en el estudio actual estaban participando en comportamientos ilegales de pornografía infantil, y la legalidad del uso de pornografía infantil podría ser un factor de confusión si se toman muestras de individuos de países donde el uso de pornografía infantil es legal (por ejemplo, Rusia, Japón, Tailandia; ver Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados, 2010).

Además, la representación sexual fue desproporcionada en el presente estudio. Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos (2009a), 50.7% de la población de los Estados Unidos eran mujeres. Al considerar solo a aquellas personas que tuvieron acceso a Internet dentro o fuera de su hogar (N = 197,871), 48.6% fueron mujeres (Oficina del Censo de los Estados Unidos, 2009b). Sobre la base de la información demográfica del panel actual para Survey Sampling International (comunicación personal, 2012), 56% del panel de Internet de Estados Unidos son mujeres. Es posible que la disparidad de sexo en este estudio esté relacionada con la situación laboral de los encuestados. En el estudio actual, los hombres tenían una probabilidad significativamente mayor de ser empleados a tiempo completo y parcial, mientras que las mujeres tenían más probabilidades de ser amas de casa,2 (9) = 73.82, p <.00. Investigaciones anteriores citan que los encuestados que están empleados a tiempo completo y están "ocupados" tienen menos probabilidades de completar encuestas en línea (Cavallaro, 2012). Por lo tanto, la disparidad de sexo puede deberse a la situación laboral, ya que las mujeres encuestadas que eran amas de casa tuvieron más tiempo para completar la encuesta en línea. Al controlar el estado laboral, todavía existía una relación significativa entre la "edad de inicio" y el uso de pornografía solo para adultos frente a adultos + desviados, rab + c = -.28, p <.01.

Aunque la proporción de mujeres con respecto a hombres en el estudio actual no fue representativa de la población de Internet de los Estados Unidos, sí muestreó a individuos fuera de la población clínica o forense. Además, el estudio actual sugiere que esta metodología puede revelar más mujeres consumidoras de pornografía infantil en Internet en comparación con otros diseños de investigación (es decir, población clínica o forense; Seigfried-Spellar y Rogers, 2010).

Si bien hubo una disparidad de sexo en el estudio actual, la relación entre el uso de pornografía desviada solo para adultos y adultos + y la "edad de inicio" todavía era significativa cuando se controlaba el sexo. rab + c = -.30 con p <.01. Al evaluar solo a los encuestados masculinos, los hombres que participaron en pornografía adulta + desviada informaron una "edad de inicio" significativamente más joven para el uso de pornografía para adultos en comparación con los hombres que participaron en pornografía solo para adultos, Prueba exacta de Fisher-Freeman-Halton = 15.79 con p <.01. Al evaluar solo a las mujeres encuestadas, las mujeres que participaron en pornografía adulta + desviada también informaron una "edad de inicio" significativamente más joven para el uso de pornografía adulta en comparación con las mujeres que participaron en pornografía solo para adultos, Prueba exacta de Fisher-Freeman-Halton = 7.36 con p <.05.

Finalmente, un estudio reciente que utilizó el mismo diseño de investigación basado en Internet pero con una muestra de bola de nieve de los encuestados de Internet replicó los hallazgos de este estudio en el sentido de que las personas que se auto-informaron sobre una edad más temprana de inicio para el uso de pornografía adulta tenían más probabilidades de participar. Pornografía (Seigfried-Spellar, 2013).

5. Conclusión

Existe un debate en la literatura sobre los efectos de la exposición no deseada a la pornografía por parte de niños pequeños; sin embargo, pocos estudios evalúan la edad de intencional uso de pornografía no desviada y desviada. A pesar de los intentos de monitorear, filtrar o eliminar imágenes o sitios web en Internet, los no desviados y desviados de la pornografía continuarán siendo accesibles, asequibles y anónimos (cf, Seigfried-Spellar, Bertoline y Rogers, 2012). El crecimiento en el número de usuarios de pornografía desviados (es decir, pornografía infantil) solo aumentará a medida que los 2.45 millones de la población mundial actual (35%) con acceso a Internet continúe aumentando (UIT, 2011). Este crecimiento solo agregará importancia a la comprensión de “por qué” algunas personas ven, descargan e intercambian pornografía desviada cuando otras no. Este estudio exploratorio sugiere que la "edad de inicio" del uso de pornografía no desviado está relacionada con el uso posterior de pornografía desviado. Además, las mujeres se dedican a la pornografía infantil, pero es más probable que los hombres sean consumidores de pornografía infantil. Como sugirieron Quayle y Taylor (2003), la desensibilización puede poner a un individuo en riesgo de progresión de comportamientos de pornografía no desviados a desviados. Las investigaciones futuras deben evaluar si las diferencias individuales (por ejemplo, apertura a la experiencia, conciencia, extraversión, amabilidad y neuroticismo; ver Seigfried-Spellar & Rogers, 2013) están relacionadas con esta progresión similar a la de Guttman para el uso de pornografía desviada (es decir, infantil).

Referencias

Babchishin, KM, Hanson, RK y Hermann, CA (2011). Las características de los delincuentes sexuales en línea: un metaanálisis. El abuso sexual: un diario de investigación y tratamiento, 23(1), 92 123-.

Basbaum, JP (2010). Sentencia por posesión de pornografía infantil: una falla en distinguir a los voyeurs de los pioneros. Hastings Law Journal, 61, 1 24-.

Birnbaum, MH (Ed.). (2000). Experimentos psicológicos en internet.. San Diego, CA: Academic Press.

Cavallaro, K. (2012). Revelando la respuesta a la pregunta de investigación de mercado más difícil de la vida: ¿Por qué las personas no se unen a los paneles? Obtenido del sitio web de Survey Sampling International http://www.surveysampling.com

Endrass, J., Urbaniok, F., Hammermeister, LC, Benz, C., Elbert, T., Laubacher, A. y Rossegger, A. (2009). El consumo de pornografía infantil en Internet y los delitos violentos y sexuales. BMC Psiquiatría, 9(43), 1 7-.

Inundación, M. (2009). Los daños de la exposición a la pornografía entre niños y jóvenes. Revisión de abuso infantil, 18, 384 400-.

Freeman, GH y Halton, JH (1951). Nota sobre el tratamiento exacto de la contingencia, bondad de ajuste y otros problemas importantes. Biometrika, 38, 141-149.

Hollinger, RC (1988). Los piratas informáticos siguen una progresión similar a guttman. Sociología e investigación social, 72(3). 199-200.

Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados (2010). La pornografía infantil: legislación modelo y revisión global.. (6th ed.). Recuperado de http://www.icmec.org

Unión Internacional de Telecomunicaciones. (2011). El mundo en 2011: Datos y cifras.. Obtenido de http://www.itu.int/ict

Johansson, T. y Hammaren, N. (2007). Masculinidad hegemónica y pornografía: actitudes y relaciones de los jóvenes hacia la pornografía. Diario de los Estutidos de los Hombres, 15, 57- 70.

McKee, A. (2007). Diciendo que has estado en los libros porno de papá, aparte de crecer: juventud, pornografía y educación. Metro Magazine, 155, 118-112

Mitchell, K., Wolak, J. y Finkelhor, D. (2007). Tendencias en los informes de jóvenes sobre solicitudes sexuales, acoso y exposición no deseada a la pornografía en Internet. Journal of Adolescent Health, 410, 116 126-.

Quayle, E. y Taylor, M. (2002). La pornografía infantil e Internet: perpetuación de un ciclo de abuso. Comportamiento desviado: una revista interdisciplinaria, 23, 331-361.

Quayle, E. y Taylor, M. (2003). Modelo de uso problemático de internet en personas con interés sexual en niños. Ciberpsicología y Comportamiento, 6(1), 93 106-.

Rogers, M. y Seigfried-Spellar, K. (2011). Pornografía infantil en Internet: cuestiones legales y tácticas de investigación. En T. Holt (ed.), Crimen en línea: correlatos, causas y contexto. Durham, NC: Carolina Academic Press.

Rogers, MK y Seigfried-Spellar, KC (2012, febrero). Modelado conductual predictivo aplicado: el papel de las ciencias del comportamiento en la ciencia forense digital. Presentación en la 64th reunión científica anual de la Academia Americana de Ciencias Forenses, Atlanta, GA.

Seigfried, K., Lovely, R. y Rogers, M. (2008). Consumidores autoinformados de pornografía infantil en Internet: un análisis psicológico. Revista Internacional de Criminología Cibernética, 2(1), 286 297-.

Seigfried-Spellar, KC (en prensa). Medición de la preferencia de contenido de imagen para consumidores autoinformados de pornografía infantil. En M. Rogers & K. Seigfried-Spellar (Series Eds.), Apuntes de clase del Instituto de Ciencias de la Computación, Informática Social e Ingeniería de Telecomunicaciones: Análisis Forense Digital y Computación. Nueva York: Springer. Aceptado para publicación 2012.

Seigfried-Spellar, KC (2013, febrero). Replicación del estudio Seigfried-Spellar y Rogers (2011) sobre el uso de pornografía desviada por edad de inicio y sexo. Presentación en la 65th reunión científica anual de la Academia Americana de Ciencias Forenses, Washington, DC

Seigfried-Spellar, KC (2011). El papel de las diferencias individuales en la predicción del tipo de imágenes recopiladas por los consumidores de pornografía infantil en Internet. Disertación no publicada, Universidad de Purdue, West Lafayette, IN.

Seigfried-Spellar, KC, Bertoline, GR y Rogers, MK (2012). Pornografía infantil en Internet, pautas de imposición de penas de EE. UU. Y el papel de los proveedores de servicios de Internet En P. Gladyshev y M. Rogers (Series Eds.), Apuntes de clase del Instituto de Ciencias de la Computación, Informática Social y Ingeniería de Telecomunicaciones: Vol. 88. Forense digital y ciberdelito (Págs.-17 32).

Seigfried-Spellar, K. y Rogers, M. (2010). Neuroticismo bajo y rasgos hedonistas elevados para las consumidoras de pornografía infantil en Internet. Ciberpsicología, comportamiento y redes sociales, 13(6), 629 635-.

Seigfried-Spellar, KC y Rogers, MK (2013). Discriminar a los usuarios de pornografía infantil en internet autoinformados por diferencias individuales. Manuscrito presentado para su publicación.

Sheldon, K. y Howitt, D. (2008). Fantasía sexual en delincuentes pedófilos: ¿Puede algún modelo explicar satisfactoriamente los nuevos hallazgos de un estudio de Internet y contactar a delincuentes sexuales? Psicología Jurídica y Criminológica, 13., 137-158.

Encuesta de Muestreo Internacional (2009). Verificación en el mundo en línea. Obtenido del sitio web de Survey Sampling International: http://www.surveysampling.com

Tabachnick, BG y Fidell, LS (2007). Uso de estadísticas multivariadas (5 ed.). Boston, MA: Pearson Education, Inc.

Oficina del Censo de los Estados Unidos (2009a). Datos breves del estado y del condado. Obtenido del sitio web de la Oficina del Censo de los Estados Unidos: http://www.quickfacts.census.gov

Oficina del Censo de los Estados Unidos (2009b). Uso de computadoras e Internet en los Estados Unidos: octubre 2009. Obtenido del sitio web de la Oficina del Censo de los Estados Unidos: http://www.census.gov

Wolak, J., Finkelhor, D, Mitchell, K. y Ybarra, M. (2008). Los “depredadores” en línea y sus víctimas: mitos, realidades e implicaciones para la prevención y el tratamiento. Psicóloga americana, xnumx(2), 111 128-.

Reimpreso de Computadoras en comportamiento humano 29 (2013) 1997 – 2003, Kathryn C. Seigfried-Spellar, Marcus K. Rogers, “¿La pornografía desviada sigue una progresión de tipo Guttman?”, Con el permiso de Elsevier.

    •  
  •