Correlatos neurales de la reactividad de la señal sexual en individuos con y sin conductas sexuales compulsivas (2014)

comentarios: El tan esperado estudio de Voon destacado en el documental del Reino Unido "Porno en el cerebro”Finalmente está fuera. Como era de esperar, los investigadores de la Universidad de Cambridge encontraron que los usuarios compulsivos de pornografía reaccionan a las señales de la pornografía de la misma manera que los adictos a las drogas reaccionan a las señales de las drogas. Pero hay más.

Los usuarios de pornografía compulsiva ansiaban la pornografía (mayor deseo), pero no tenían mayor deseo sexual (gusto) que los controles. Este hallazgo se alinea perfectamente con el modelo actual de adicción, y refuta la teoría de que "mayor deseo sexual”Está detrás del uso compulsivo de la pornografía. Se cree que los drogadictos se ven impulsados ​​a buscar su droga porque la quieren, en lugar de disfrutarla. Este proceso anormal se conoce como motivación incentiva. Este es un sello distintivo de los trastornos de adicción.

El otro hallazgo importante (no informado en los medios de comunicación) fue que más del 50% de sujetos (edad promedio: 25) tuvo dificultades para lograr erecciones con parejas reales, pero pudo lograr erecciones con pornografía. Del estudio:

Los sujetos de CSB informaron que como resultado del uso excesivo de materiales sexualmente explícitos ... experimentaron disminución de la libido o función eréctil específicamente en las relaciones físicas con mujeres (aunque no en relación con el material sexualmente explícito) (N = 11) ... 

En comparación con los voluntarios sanos, los sujetos con CSB tenían mayor deseo sexual subjetivo o deseos de indicaciones explícitas y puntuaciones de gusto más altas que las señales eróticas, lo que demuestra una disociación entre el deseo y el gusto. Los sujetos CSB también tenían mayores impedimentos de excitación sexual y dificultades eréctiles en las relaciones íntimas, pero no con materiales sexualmente explícitos, lo que destaca que las puntuaciones de deseo mejoradas eran específicas de las señales explícitas y no el deseo sexual generalizado.

La edad promedio de los hombres con CSB era de 25 años, sin embargo, 11 de los 19 sujetos experimentaron disfunción eréctil / disminución de la libido con sus parejas, pero no con la pornografía. Menos excitación sexual con parejas reales, pero con una mayor activación del centro de recompensas para la pornografía explícita, refuta por completo el “mayor deseo sexual” como causa del uso compulsivo de la pornografía. Además, a los sujetos no les "gustaron" los videos de sexo suave más que a los controles. Otro clavo en el ataúd de "alto deseo sexual "modelo de adicción a la pornografía.

Esto apoya a los sujetos de adicción que experimentan respuestas más altas en el centro de recompensa a las señales pornográficas.

En segundo lugar, esto desmantela por completo la afirmación de que los usuarios compulsivos de pornografía simplemente tienen un mayor deseo sexual que aquellos que no son usuarios compulsivos de pornografía. ¿Como sabemos?

  1. Once de los jóvenes de 19 tuvieron dificultades para lograr una erección / excitación con un compañero real, pero no con su porno favorito.
  2. Los hombres con CSB no tenían mayor deseo sexual generalizado.

Finalmente, los investigadores encontraron que los sujetos más jóvenes habían mejorado la actividad del circuito de recompensa cuando estaban expuestos a señales de pornografía. Los mayores picos de dopamina y una mayor sensibilidad de recompensa son factores importantes en los adolescentes que están mas vulnerable a la adiccion y condicionamiento sexual.

Los resultados de los el estudio de Cambridgey el estudio de alemán del mes pasado (Estructura cerebral y conectividad funcional asociada con el consumo de pornografía: El cerebro en la pornografía. 2014), proporciona un apoyo muy fuerte para las hipótesis presentadas aquí en YBOP desde su inicio en 2011.

Juntos los estudios de 2 encontraron:

  • Los 3 principales cambios cerebrales relacionados con la adicción discutidos en los videos y artículos de YBOP: sensibilización, desensibilizacióny hipofariedad,
  • Menos excitación a las imágenes sexuales (la necesidad de mayor estimulación).
  • Cuanto más joven sea el usuario del porno, mayor será la reactividad inducida por la señal en el centro de recompensa.
  • Tasas muy altas de disfunción eréctil en usuarios jóvenes y compulsivos de pornografía.

Publicado: Julio 11, 2014

Resumen

Si bien el comportamiento sexual compulsivo (CSB) se ha conceptualizado como una adicción "de comportamiento" y los circuitos neuronales comunes o superpuestos pueden regir el procesamiento de recompensas naturales y por medicamentos, se sabe poco sobre las respuestas a materiales sexualmente explícitos en individuos con y sin CSB. Aquí, el procesamiento de señales de contenido sexual variable se evaluó en individuos con y sin CSB, centrándose en las regiones neuronales identificadas en estudios previos de reactividad de cue de drogas. Los sujetos de 19 CSB y los voluntarios sanos de 19 se evaluaron utilizando una resonancia magnética funcional que compara videos sexualmente explícitos con videos emocionantes no sexuales. Se obtuvieron valoraciones de deseo sexual y gusto.

En relación con los voluntarios sanos, los sujetos de CSB tenían un mayor deseo pero puntuaciones similares de agrado en respuesta a los videos sexualmente explícitos. La exposición a señales sexualmente explícitas en CSB en comparación con sujetos no CSB se asoció con la activación del cingulado anterior dorsal, el estriado ventral y la amígdala. La conectividad funcional de la red dorsal cingulado-ventral estriado-amígdala se asoció con el deseo sexual subjetivo (pero no gustó) en mayor grado en la CSB en relación con los sujetos no CSB. La disociación entre el deseo o el deseo y la simpatía es consistente con las teorías de motivación de incentivos que subyacen a la CSB como en las adicciones a las drogas.. Se identificaron diferencias neuronales en el procesamiento de la reactividad de la señal sexual en sujetos con CSB en regiones previamente implicadas en estudios de reactividad de la señal del fármaco. La mayor participación del circuito límbico corticostriatal en la CSB después de la exposición a señales sexuales sugiere mecanismos neuronales subyacentes a la CSB y posibles objetivos biológicos para las intervenciones.

Figuras

Cita: Voon V, Mole TB, Banca P, Porter L, Morris L, et al. (2014) Correlaciones neuronales de la reactividad de la señal sexual en individuos con y sin conductas sexuales compulsivas. PLoS ONE 9 (7): e102419. doi: 10.1371 / journal.pone.0102419

Editor: Veronique Sgambato-Faure, INSERM / CNRS, Francia

Recibido: Marzo 6, 2014; Aceptado: Junio ​​19, 2014; Publicado: 11 julio de 2014

Copyright: © 2014 Voon et al. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia Creative Commons, que permite el uso, la distribución y la reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que el autor original y la fuente estén acreditados.

Disponibilidad de datos: Los autores confirman que todos los datos que subyacen a los hallazgos están completamente disponibles sin restricciones. Todos los datos están incluidos en el documento.

Fondos: Financiamiento proporcionado por Wellcome Trust Intermediate Fellowship grant (093705 / Z / 10 / Z). El Dr. Potenza fue apoyado en parte por subvenciones P20 DA027844 y R01 DA018647 de los Institutos Nacionales de la Salud; el Departamento de Servicios de Salud Mental y Adicciones del Estado de Connecticut; el Centro de Salud Mental de Connecticut; y un Centro de Excelencia en el Premio a la Investigación de Juegos del Centro Nacional para el Juego Responsable. Los financiadores no tuvieron ningún papel en el diseño del estudio, la recopilación y el análisis de datos, la decisión de publicar o la preparación del manuscrito.

Conflicto de intereses: Los autores han declarado que no existen intereses en pugna.

Introducción

El compromiso excesivo o problemático en el sexo, que se ha denominado comportamiento sexual compulsivo (CSB), trastorno de hipersexualidad o adicción sexual, es una entidad clínica relativamente común que puede tener importantes consecuencias para la salud física y mental. [*]. Aunque se desconocen las estimaciones precisas, ya que muchos estudios epidemiológicos psiquiátricos importantes no incluyen medidas de CSB, los datos existentes sugieren que las tasas de CSB pueden variar de 2 a 4% en adultos de la comunidad y en universidades con tasas similares en pacientes hospitalizados psiquiátricos [*],[*], aunque se han reportado tasas más altas y más bajas dependiendo de cómo se define CSB [*]. Un factor que complica la determinación de la prevalencia e impacto precisos de la CSB implica la falta de una definición formal para el trastorno. Aunque se propusieron criterios para el trastorno hipersexual para DSM-5 [*], el trastorno no fue incluido en DSM-5. Sin embargo, dado que la CSB puede asociarse con angustia significativa, sentimientos de vergüenza y disfunción psicosocial, merece un examen directo.

Se ha debatido la mejor manera de conceptualizar la CSB, y se han propuesto fundamentos para considerar la condición como un trastorno de control de impulsos o una adicción sin sustancia o "conductual". [*]. Según los datos existentes, el juego patológico (o el trastorno del juego) se reclasificó recientemente en el DSM-5 junto con los trastornos por uso de sustancias como una adicción conductual [*]. Sin embargo, otros trastornos (p. Ej., Los relacionados con el uso excesivo de Internet, los videojuegos o el sexo) no se incluyeron en la sección principal del DSM-5, en parte debido a los datos limitados sobre las condiciones. [*]. Por lo tanto, una mejor comprensión de la CSB y cómo podría mostrar similitudes o diferencias con los trastornos por uso de sustancias puede ayudar con los esfuerzos de clasificación y el desarrollo de esfuerzos de prevención y tratamiento más efectivos. Dadas las similitudes entre el uso de sustancias, el juego y los trastornos hipersexuales (por ejemplo, en el control deficiente de conductas placenteras o gratificantes), la investigación de elementos sobresalientes a las adicciones (por ejemplo, reactividad de referencia) justifica la investigación directa en CSB.

La reactividad de la señal se relaciona de manera importante con los aspectos clínicamente relevantes de los trastornos por uso de sustancias. Por ejemplo, la reactividad de la señal aumentada se asocia con recaída [*], [*]. Un reciente metaanálisis cuantitativo de estudios sobre reactividad de señales en sustancias de uso indebido, como alcohol, nicotina y cocaína, demostró una actividad superpuesta a señales de drogas en el estriado ventral, cingulado anterior dorsal (dACC) y amígdala. con actividad superpuesta al deseo de auto indicación inducido por señales en dACC, pallidum y ventral striatum [*]. Sin embargo, no se ha estudiado el grado en que estas regiones pueden mostrar una reactividad diferencial de la señal sexual en individuos con y sin CSB.

Se han propuesto diferentes modelos para explicar los comportamientos adictivos, y un modelo postula que en las adicciones, "querer" se disocia de "gustar" a medida que uno se vuelve adicto. [*]. Sin embargo, no se ha examinado sistemáticamente la medida en que el gusto y el deseo se relacionan con la reactividad de la señal sexual y sus correlatos neurales en CSB, y los hallazgos de dichos estudios pueden proporcionar datos para ayudar a guiar la clasificación más apropiada de CSB e identificar objetivos neuronales para el tratamiento desarrollo.

Múltiples estudios se han centrado previamente en señales sexuales en voluntarios sanos que identifican regiones como el hipotálamo, el tálamo, la amígdala, la corteza cingulada anterior, la ínsula anterior, la corteza frontal inferior, el giro fusiforme, el giro precentral, la corteza parietal y la corteza occipital media [*],[*]. Estas regiones están implicadas en la excitación fisiológica y emocional, la atención y, en particular, la atención visuoespacial y la motivación. El uso de medidas de tumescencia del pene, el cuerpo estriado, el cingulado anterior, la ínsula, la amígdala, la corteza occipital, la corteza sensoriomotora y el hipotálamo ha demostrado desempeñar un papel en la erección del pene. [*], [*]. Se han reportado diferencias relacionadas con el género en hombres con mayor actividad de la amígdala e hipotálamo a estímulos sexuales en comparación con las mujeres, y estas diferencias pueden reflejar estados de apetito. [*]. Un metaanálisis identificó una red cerebral común para los resultados monetarios, eróticos y alimenticios, que incluyen la corteza prefrontal ventromedial, el estriado ventral, la amígdala, la ínsula anterior y el tálamo mediodorsal. [*]. Los alimentos y las recompensas eróticas se asociaron particularmente con la actividad insular anterior y las recompensas eróticas más específicamente con la actividad de la amígdala. Un estudio reciente también ha demostrado que una mayor duración del uso de materiales explícitos en línea en varones sanos se correlaciona con la actividad putaminal inferior izquierda y los volúmenes de caudado inferior derecho para describir imágenes aún sexuales [*].

Los estudios neurofisiológicos que se centran en la CSB en la población general en lugar de voluntarios sanos son comparativamente más limitados. Un estudio de RMN de difusión que se centró en un pequeño grupo de sujetos con CSB no parafílicos (N = 8) en comparación con voluntarios sanos (N = 8) mostró una difusividad media más baja en las regiones frontales superiores [*]. Los sujetos fueron reclutados de un programa de tratamiento con 7 de 8 con antecedentes de trastornos por consumo de alcohol, 4 de 8 con antecedentes de abuso o dependencia de otras sustancias y 1 de 8 con antecedentes de trastorno obsesivo compulsivo. En un estudio que se centró en sujetos CSB masculinos y femeninos de 52 con problemas para regular la visualización en línea de imágenes sexuales reclutadas de anuncios en línea, la exposición a imágenes sexuales estáticas en comparación con imágenes neutrales se asoció con amplitudes elevadas de la respuesta de P300, implicada en el control atencional [*]. Como esta medida se correlacionó con el deseo sexual diádico pero no con las medidas de compulsividad sexual, los autores sugirieron que la amplitud P300 mediaba el deseo sexual en lugar de las conductas compulsivas. Se ha informado de hipersexualidad en el contexto de trastornos neurológicos y sus medicamentos asociados. Hipersexualidad compulsiva, que ocurre en el 3% al 4% de los pacientes con enfermedad de Parkinson y está relacionada con medicamentos dopaminérgicos. [*], [*], también se ha estudiado utilizando modalidades de imagen. Un informe de un caso utilizando tecnotio-99 m-etil cisteinato dímero SPECT mostró un flujo sanguíneo relativamente mayor en las regiones temporales mesiales en el paciente con LEC [*]. Un estudio más amplio que se centró en pacientes con enfermedad de Parkinson con hipersexualidad mostró una mayor actividad funcional dependiente del nivel de oxígeno en la sangre de resonancia magnética a las señales de imagen sexual que se correlacionaron con un mayor deseo sexual [*], que los autores sugirieron podrían reflejar las teorías de incentivo-motivación de la adicción. Un estudio de morfometría basada en voxel de hipersexualidad comúnmente reportado en la variante conductual frontotemporal demencia, una enfermedad que afecta las regiones ventromedial frontal y anterior temporal, mostró una mayor atrofia en el putamen ventral derecho y palidum en asociación con puntuaciones de búsqueda de recompensa [*]. Es de destacar que en esta muestra, se notificó la hipersexualidad en 17% con otras conductas de búsqueda de recompensas, incluida la sobrealimentación en 78% y el consumo nuevo o mayor de alcohol o drogas en 26% de individuos en este estudio. En este estudio actual, nos centramos en los sujetos CSB en la población general.

Aquí evaluamos la reactividad de la señal comparando señales de video sexualmente explícitas con estímulos excitantes no sexuales (como videos de actividades deportivas) y evaluamos las puntuaciones de deseo sexual o deseo y gusto en sujetos con y sin CSB. Planteamos la hipótesis de que los individuos con CSB en comparación con los que no lo tenían mostrarían mayor deseo (querer) pero no gustarían (similar en todos los grupos) en respuesta a señales sexualmente explícitas pero no a otras que no son sexualmente excitantes. Aunque se ha implicado una variedad de regiones en respuesta a las señales sexuales en voluntarios sanos, mientras estudiábamos a pacientes con CSB, planteamos la hipótesis de que habría una activación mayor a la sexual explícita en comparación con las señales excitantes no sexuales en las regiones implicadas en el indicio de drogas. estudios de reactividad que incluyen el estriado ventral, dACC y amígdala. Además, planteamos la hipótesis de que estas activaciones regionales estarían vinculadas funcionalmente a través de grupos, pero más fuertemente en individuos con CSB en comparación con aquellos sin, y que el deseo sexual (querer) estaría más fuertemente vinculado a la actividad dentro de estas regiones en individuos con CSB en comparación con aquellos sin Dados los cambios de desarrollo en los sistemas motivacionales que subyacen a las conductas de riesgo. [*], también exploramos las relaciones con la edad.

Métodos

Los sujetos CSB fueron reclutados a través de anuncios basados ​​en Internet y de referencias de terapeutas. Se reclutaron voluntarios sanos de anuncios basados ​​en la comunidad en el área de East Anglia. Para el grupo CSB, la selección se realizó utilizando el Prueba de detección de sexo en Internet (ISST) [*] y un extenso cuestionario diseñado por el investigador sobre detalles que incluyen la edad de inicio, la frecuencia, la duración, los intentos de controlar el uso, la abstinencia, los patrones de uso, el tratamiento y las consecuencias negativas. Los sujetos de la CSB se sometieron a una entrevista cara a cara con un psiquiatra para confirmar que cumplían con los criterios diagnósticos de la CSB. [*], [*], [*] (Tabla S1 en Archivo S1) centrándose en el uso compulsivo de material sexualmente explícito en línea. Todos los participantes cumplieron con los criterios de diagnóstico propuestos para el trastorno hipersexual [*], [*] y criterios para la adicción sexual [*] (Tabla S1 en Archivo S1).

Por su diseño y dada la naturaleza de las señales, todos los sujetos CSB y voluntarios sanos eran hombres y heterosexuales. Los voluntarios sanos masculinos fueron emparejados por edad (+/− 5 años de edad) con sujetos CSB. Otros voluntarios sanos heterosexuales masculinos de 25 con edades similares se sometieron a las clasificaciones de video fuera del escáner para garantizar la adecuación de las respuestas subjetivas a los videos según lo evaluado por las respuestas subjetivas. Los criterios de exclusión incluían ser menor de 18 años, tener antecedentes de trastornos por uso de sustancias, ser un consumidor habitual actual de sustancias ilícitas (incluido el cannabis) y tener un trastorno psiquiátrico grave, incluida la depresión mayor actual moderada-grave (Inventario de depresión de Beck). > 20) o trastorno obsesivo compulsivo, o antecedentes de trastorno bipolar o esquizofrenia (Mini Inventario Neuropsiquiátrico Internacional) [*]. Otras adicciones compulsivas o de comportamiento también fueron exclusiones.. Los sujetos fueron evaluados por un psiquiatra en relación con el uso problemático de los juegos en línea o las redes sociales, los juegos patológicos o las compras compulsivas, el trastorno de hiperactividad con déficit de atención en niños o adultos y el diagnóstico del trastorno por atracón. Los sujetos también se examinaron para determinar su compatibilidad con el entorno de MRI.

Los sujetos completaron la escala de comportamiento impulsivo UPPS-P [*] para evaluar la impulsividad, Inventario de depresión de Beck [*] e Inventario de Ansiedad de Rasgos Estatales [*] para evaluar la depresión y la ansiedad, respectivamente, Inventario-Compulsivo Inventario-R para evaluar las características obsesivo-compulsivas y la Prueba de Identificación de Trastornos por Uso de Alcohol (AUDIT) [*]. El uso general de Internet se evaluó mediante la prueba de adicción a Internet de Young (YIAT) [*] y la Escala de uso compulsivo de Internet (CIUS) [*]. El examen nacional de lectura para adultos [*] Se utilizó para obtener un índice de coeficiente intelectual. Una versión modificada de la Escala de Experiencias Sexuales de Arizona (ASES) [*] se usó con una versión relevante para relaciones íntimas y otra versión relevante para material sexualmente explícito en línea.

Las características de los sujetos se reportan en la Tabla S1 en Archivo S1. Los sujetos CSB tuvieron puntuaciones más altas de depresión y ansiedad (Tabla S2 en Archivo S1) pero no hay diagnósticos actuales de depresión mayor. Dos de los sujetos con 19 CSB tomaban antidepresivos o tenían trastorno de ansiedad generalizada concomitante y fobia social (N = 2) o fobia social (N = 1) o una historia infantil de TDAH (N = 1). Un sujeto de CSB y un voluntario sano de 1 consumieron cannabis de forma intermitente.

Se obtuvo el consentimiento informado por escrito y el estudio fue aprobado por el Comité de Ética de Investigación de la Universidad de Cambridge. Los sujetos fueron pagados por su participación.

Estadísticas de comportamiento

Las características de los sujetos y las puntuaciones del cuestionario se compararon mediante pruebas t independientes o pruebas de Chi cuadrado. Se utilizaron análisis multivariados para las puntuaciones ASES. Para las calificaciones de deseo o gusto sexual, se utilizaron ANOVA de medidas mixtas para comparar las calificaciones explícitas con las eróticas con el grupo (CSB, no CSB) como una medida entre sujetos, tipo de video (pautas explícitas o eróticas) y calificación subjetiva (deseo o gusto) como medidas dentro de los sujetos.

Neuroimagen

En la tarea de obtención de imágenes, los sujetos vieron clips de video presentados de manera contrarrequilibrada de una de las condiciones de 5: explícitamente sexual, erótico, no sexual, emocionante, neutral y de dinero. Los videos se mostraron durante 9 segundos, seguidos de una pregunta si el video era en interiores o exteriores. Los sujetos respondieron utilizando un teclado con el botón 2 con su segundo y tercer dígitos de su mano derecha para asegurarse de que prestaran atención. La pregunta se produjo durante un intervalo entre pruebas de 2000 a 4000 de milisegundos. Los videos explícitos mostraron interacciones sexuales consensuales entre un hombre y una mujer obtenidos de videos descargados de Internet con licencias obtenidas cuando fue necesario. Los ejemplos de videos eróticos incluyen una mujer vestida bailando eróticamente o la escena de una mujer que se cepilla el muslo. Los videos emocionantes no sexuales muestran videos deportivos de naturaleza similar a imágenes altamente excitantes del Sistema Internacional de Imágenes Afectivas, tales como esquí, paracaidismo, escalada en roca o motociclismo. Los videos de dinero mostraron imágenes de monedas o billetes pagados, cayendo o dispersándose. Vídeos neutrales muestran escenas de paisajes. Las condiciones se asignaron al azar y se mostraron ocho ensayos por condición para un total de videoclips de 40. Se mostraron cinco videos diferentes por condición para un total de 25 diferentes videoclips.

En la tarea de calificación de video fuera del escáner, los sujetos miraron los mismos videos y completaron una escala de calificación continua para el deseo y gusto sexual. A los sujetos se les hicieron las siguientes preguntas en diapositivas separadas de 2: '¿Cuánto aumentó esto su deseo sexual?' y '¿Cuánto te gustó este video?' e indicó una respuesta usando un mouse a lo largo de una línea anclada desde 'Muy poco' a 'Muy mucho'. Se evaluó a otros voluntarios sanos masculinos de 25 en la tarea de calificación de video. Se preguntó a los sujetos si habían visto previamente los videos antes del estudio. Todas las tareas fueron codificadas utilizando el software E-Prime 2.0.

Adquisición y procesamiento de datos.

Los parámetros de adquisición del estudio fMRI se describen en Archivo S1. Los clips de vídeo de 9 segundos y los intervalos entre pruebas se modelaron como funciones de furgón convolucionadas con funciones de respuesta hemodinámica. Los análisis se realizaron utilizando modelos lineales generales. Las condiciones de video se compararon usando ANOVA con el grupo (CSB, no CSB) como un factor entre sujetos y la condición (tipo de video) como un factor dentro de los sujetos. Primero se compararon los principales efectos del grupo en todas las condiciones. Los efectos de la condición se compararon individualmente contrastando las condiciones explícitas, eróticas y monetarias con la condición emocionante. Los emocionantes videos deportivos se utilizaron como control de las condiciones explícitas y eróticas, ya que ambos involucraban a personas en movimiento en los videos. Las activaciones por encima del error familiar de todo el cerebro (FWE) corregido P <0.05 se consideraron significativas en las comparaciones de efectos principales. Interacciones de grupo por condición (por ejemplo, CSB (explícito - emocionante) - voluntario saludable (explícito - emocionante)) centradas en a priori Se llevaron a cabo regiones de interés hipotetizadas si el contraste de condición (por ejemplo, explícito - excitante) identificaba regiones significativas en el nivel de FWE de todo el cerebro P <0.05. Las puntuaciones de edad y depresión se utilizaron como covariables. Las variables que incluían medidas subjetivas del deseo sexual y respuestas gustativas a las señales de video, puntuaciones en la Prueba de adicción a Internet de Young y días de abstinencia se incluyeron en los modelos como covariables de interés. También se investigó la covariable de la edad, controlando la depresión y el deseo subjetivo, a través de grupos y utilizando el enmascaramiento explícito.

El estriado ventral, la amígdala y el cíngulo dorsal fueron hipótesis de regiones de interés. Para estas tres regiones con fuerte a priori hipótesis, combinamos las ROI utilizando una corrección de volumen pequeño (SVC) con una corrección de error familiar en p <0.05 considerada significativa. Dados los hallazgos que relacionan las calificaciones subjetivas del deseo con la activación del cíngulo anterior dorsal, se realizó un análisis de interacción psicofisiológica con el cíngulo dorsal como la región de la semilla (coordenadas xyz = 0 8 38 mm, radio = 10 mm) contrastando videos explícitos y emocionantes. Dada la posible participación de los circuitos mesolímbicos y mesocorticales, también se evaluó la actividad en la sustancia negra a nivel exploratorio. La región anatómica de interés (ROI) del estriado ventral, previamente utilizada en otros estudios [*], había sido dibujado a mano en MRIcro siguiendo la definición de estriado ventral por Martínez et al. [*]. Las ROI para el cingulado y la amígdala se obtuvieron a partir de plantillas aal en WFUPickAtlas SPM Toolbox [*]. Se utilizaron dos plantillas diferentes para el retorno de la inversión de la sustancia negra, incluido el modelo WFUPickAtlas y un retorno de la inversión dibujado a mano en MRIcro utilizando secuencias de transferencia de magnetización de voluntarios sanos de 17. Todos los datos de imágenes fueron preprocesados ​​y analizados utilizando SPM 8 (Wellcome Trust Center for NeuroImaging, Londres, Reino Unido).

Resultados

Características

Se estudiaron diecinueve hombres heterosexuales con CSB (edad 25.61 (SD 4.77) años) y 19 de edad (edad 23.17 (SD 5.38) años heterosexuales voluntarios sanos sin CSB. (Tabla S2 en Archivo S1). Otros voluntarios sanos heterosexuales de edad similar a 25 (25.33 (SD 5.94) años) calificaron los videos. Los sujetos de la CSB informaron que, como resultado del uso excesivo de materiales sexualmente explícitos, habían perdido empleos debido al uso en el trabajo (N = 2), habían dañado las relaciones íntimas o influido negativamente en otras actividades sociales (N = 16), experimentó disminución de la libido o función eréctil específicamente en las relaciones físicas con las mujeres (aunque no en relación con el material sexualmente explícito) (N = 11), escoltas usadas excesivamente (N = 3), ideación suicida experimentada (N = 2) y usando grandes cantidades de dinero (N = 3; de £ 7000 a £ 15000). Diez sujetos tenían o estaban en asesoramiento por sus conductas. Todos los sujetos informaron sobre la masturbación junto con la visualización de material sexualmente explícito en línea. Los sujetos también informaron el uso de servicios de acompañamiento (N = 4) y cibersexo (N = 5). En una versión adaptada de la Escala de Experiencias Sexuales de Arizona [*], Los sujetos CSB en comparación con los voluntarios sanos tuvieron una dificultad significativamente mayor con la excitación sexual y experimentaron más dificultades eréctiles en las relaciones sexuales íntimas, pero no con el material sexualmente explícito (Tabla S3 en Archivo S1).

En comparación con los voluntarios sanos, los sujetos de CSB primero vieron en línea materiales sexualmente explícitos a una edad más temprana (HV: 17.15 (SD 4.74); CSB: 13.89 (SD 2.22) en años) en relación con la edad de inicio para el uso de Internet en general (HV: 12.94 (SD 2.65); CSB: 12.00 (SD 2.45) en años) ( interacción grupo por inicio: F (1,36) = 4.13, p = 0.048). Los sujetos CSB tuvieron un mayor uso de Internet en comparación con los voluntarios sanos (Tabla S3 en Archivo S1). Es importante destacar que los sujetos CSB informaron que usaban Internet para ver material sexualmente explícito en línea para 25.49% del uso en línea total (para un promedio de 8.72 (SD 3.56) años) en comparación con 4.49% en voluntarios sanos (t = 5.311, p <0.0001) (CSB vs.HV: uso de material sexualmente explícito: 13.21 (DE 9.85) frente a 1.75 (DE 3.36) horas por semana; uso total de Internet: 37.03 (DE 17.65) frente a 26.10 (18.40) ) horas por semana).

Reactividad Cue

Las clasificaciones subjetivas del deseo y el gusto por los videos se disociaron en la que hubo una interacción grupo por tipo de video por tipo de clasificación. (F (1,30) = 4.794, p = 0.037): Las calificaciones de deseo para videos explícitos fueron mayores en CSB en comparación con voluntarios sanos (F = 5.088, p = 0.032) pero no a indicaciones eróticas (F = 0.448, p = 0.509), mientras que las calificaciones de gusto a las señales eróticas fueron mayores en CSB en comparación con los voluntarios sanos (F = 4.351, p = 0.047) pero no a las señales explícitas (F = 3.332, p = 0.079). Las puntuaciones de deseo y agrado a las señales explícitas se correlacionaron significativamente (HV: R2 = 0.696, p <0.0001; CSB: R2 = 0.363, p = 0.017) Aunque la regresión lineal no fue significativamente diferente entre los grupos. (F = 2.513, p = 0.121). Tampoco hubo diferencias en los puntajes de calificación de video para el deseo y el gusto por cada condición entre los voluntarios sanos escaneados y un voluntario de 25 adicional, lo que sugiere que las calificaciones subjetivas de los videos fueron representativas (p's> 0.05). Todos los sujetos informaron que no habían visto los videos antes del estudio.

Análisis de imágenes

Ninguna diferencia de activación cerebral de efecto principal entre grupos sobrevivió a la corrección de todo el cerebro. El contraste de videos explícitos y emocionantes entre los grupos de sujetos identificó la activación del cuerpo estriado ventral, dACC y amígdala en el nivel de FWE corregido por todo el cerebro p <0.05 (Figura 1, Tablas S4 y S5 en Archivo S1). El contraste también identificó la activación bilateral del hipotálamo y la sustancia negra (FWE corregido por todo el cerebro p <0.05), regiones implicadas en la excitación sexual y la función dopaminérgica, respectivamente. [*], [*]. Los contrastes de actividad explícita - excitante y erótica - excitante identificada tanto en regiones occipito-temporales bilaterales, cortezas frontales parietal e inferior y caudado derecho (FWE con corrección de todo el cerebro p <0.05) (Tabla S4 en Archivo S1). Sin embargo, el contraste de lo erótico - excitante no lo identificó. a priori regiones hipotetizadas. De manera similar, el contraste excitante del dinero identificó cortezas frontales inferiores y parietales bilaterales (FWE con corrección de todo el cerebro p <0.05) pero no la a priori regiones hipotetizadas.

uña del pulgar

Figura 1. Condiciona los contrastes.

Los cerebros de vidrio y las imágenes coronales muestran los efectos en grupos de los siguientes contrastes: explícito - emocionante (fila izquierda, superior), erótico - emocionante (fila central, media) y dinero - emocionante (fila derecha, fila inferior). Las imágenes se muestran en P <0.05 con corrección de FWE de todo el cerebro. La vista axial (arriba a la derecha) muestra el contraste entre grupos de videos explícitos y emocionantes que se enfocan en la sustancia negra. La imagen se muestra con una máscara de región de interés de sustancia negra superpuesta sobre una secuencia de transferencia de magnetización.

doi: 10.1371 / journal.pone.0102419.g001

A continuación, examinamos las diferencias entre grupos en el contraste explícito y emocionante que había mostrado un efecto significativo en los grupos en nuestras regiones hipotetizadas. Los sujetos CSB demostraron una mayor actividad en el cuerpo estriado ventral derecho (pico voxel xyz en mm = 18 2 −2, Z = 3.47, FWE p = 0.032), dACC (0 8 38, Z = 3.88, FWE p = 0.020) (32 −8 −12, Z = 3.38, FWE p = 0.018) (Figura 2). Dado el rol de los circuitos dopaminérgicos en la reactividad de la señal, también exploramos la actividad en la sustancia negra. Los sujetos CSB tuvieron mayor actividad en la sustancia negra derecha. (10 −18 −10, Z = 3.01, FWE p = 0.045) en el contraste explícito y emocionante. Un subanálisis que excluyó a los dos sujetos que tomaban antidepresivos no modificó los hallazgos significativos.

uña del pulgar

Figura 2. Señales explícitas versus emocionantes.

Las vistas coronales representan la interacción grupo por video de sujetos con comportamiento sexual compulsivo (CSB)> voluntarios sanos (HV) que contrastan explícitamente> señales emocionantes. Las imágenes se muestran como regiones de interés a P <0.005. Los análisis del curso temporal representan el% de cambio de señal a videos explícitos (arriba) y videos emocionantes (abajo) con sujetos de CSB en rojo y voluntarios sanos en negro. Las barras de error representan SEM.

doi: 10.1371 / journal.pone.0102419.g002

Para examinar la relación entre la respuesta neural a las señales y las calificaciones de deseo y gusto, realizamos análisis de covariables que involucran respuestas cerebrales a las señales explícitas. En ambos grupos, las valoraciones del deseo sexual subjetivo se correlacionaron positivamente con la actividad dACC (−4 18 32, Z = 3.51, p = 0.038), sin diferencias entre los grupos (Figura 3). No hubo correlaciones neurales con gustos subjetivos.

uña del pulgar

Figura 3. Deseo sexual

A. Deseos subjetivos y puntuaciones de agrado a los tipos de video en sujetos con comportamientos sexuales compulsivos (CSB) y participantes voluntarios sanos (HV). Hubo una interacción significativa de grupo por video, tipo por deseo / gusto. Las barras de error representan SEM. * p <0.05. B. Covarianza de deseo para videos explícitos en sujetos CSB y HV con el gráfico de análisis de regresión correspondiente para estimaciones de parámetros del cíngulo dorsal (PE) y puntuaciones de deseo. C. Análisis de interacción psicofisiológica con covarianza de deseo para un contraste explícito-excitante con semilla cingulada dorsal. Las imágenes coronales y los gráficos muestran sujetos CSB con una máscara exclusiva de HV y los análisis de regresión correspondientes para las estimaciones de los parámetros del estriado ventral y la amígdala y las puntuaciones de deseo. Las imágenes se muestran como regiones de interés a P <0.005.

doi: 10.1371 / journal.pone.0102419.g003

En un nivel exploratorio, la actividad neuronal se investigó en función de la edad. La edad en todos los sujetos se correlacionó negativamente con la actividad en el estriado ventral derecho (derecha: 8 20 −8, Z = 3.13, FWE p = 0.022) y dACC (2 20 de 40, Z = 3.88, F = p> 0.045 de 4 de 18). Se observó una mayor actividad en función de la edad en el grupo CSB en comparación con voluntarios sanos en el estriado ventral bilateral (derecha: 2 3.31 −0.013, Z = 8, FWE p = 18; izquierda −2 −3.01 −0.034, Z = XNUMX , FWE p = XNUMX) (Figura 4).

uña del pulgar

Figura 4. Años.

La vista coronal muestra la covariable de edad para videos explícitos en sujetos con Comportamientos Sexuales Compulsivos (CSB) con una máscara exclusiva de voluntario sano (HV). El gráfico muestra el análisis de regresión correspondiente para la estimación del parámetro estriatal ventral (PE) y la edad en años. La imagen se muestra como una región de interés en P <0.005.

doi: 10.1371 / journal.pone.0102419.g004

Dada la asociación entre las calificaciones de la actividad dACC del deseo sexual subjetivo, se realizó un análisis de interacción psicofisiológica utilizando el dACC como semilla comparando señales explícitas y emocionantes. En ambos grupos, hubo una mayor conectividad funcional del dACC con el estriado ventral derecho (8 20 −4, Z = 3.14, FWE p = 0.029) y la amígdala derecha (12 0 −18, Z = 3.38, FWE p = XXUMX XXUMX −0.009 . No hubo diferencias entre los grupos en la conectividad funcional. Cuando las puntuaciones subjetivas de deseo se evaluaron como una covariable, hubo una correlación positiva entre las puntuaciones de deseo y una mayor conectividad funcional en sujetos CSB entre el dACC y el estriado ventral derecho (12 2 −2, Z = 3.51, FWE p = 0.041) y la amígdala derecha (30 −2 −12, Z = 3.15, FWE p = 0.048) (Figura 3) y, a nivel exploratorio, sustancia negra izquierda (−14 −20 −8, Z = 3.10, FWE p = 0.048) en comparación con voluntarios sanos. No hubo hallazgos significativos relacionados con las medidas de agrado.

Discusión

En este estudio de señales sexualmente explícitas, eróticas y no sexuales, los individuos con CSB y aquellos que no mostraron similitudes y diferencias con respecto a los patrones de sensibilidad neural y las relaciones entre las respuestas subjetivas y neurales. El deseo sexual o el deseo de las señales sexuales explícitas se vincularon a una red funcional de la amígdala estriatal-ventral dACC evidente en ambos grupos y más fuertemente activada y vinculada al deseo sexual en el grupo CSB. El deseo sexual o las medidas subjetivas del deseo parecían disociarse del gusto, en línea con las teorías de incentivo-saliencia de la adicción. [*] en el que existe un deseo mejorado, pero no el gusto por las recompensas destacadas. Además, observamos un papel para la edad en la que la edad más joven, particularmente en el grupo CSB, se asoció con una mayor actividad en el estriado ventral.

En comparación con los voluntarios sanos, los sujetos con CSB tenían mayor deseo sexual subjetivo o deseos de indicaciones explícitas y puntuaciones de gusto más altas que las señales eróticas, lo que demuestra una disociación entre el deseo y el gusto. CLos sujetos SB también tenían mayores impedimentos de excitación sexual y dificultades eréctiles en las relaciones íntimas, pero no con materiales sexualmente explícitos, lo que destaca que las puntuaciones de deseo mejoradas eran específicas a las señales explícitas y no al deseo sexual generalizado.. En sujetos CSB en comparación con voluntarios sanos, puntuaciones más altas de deseo sexual a señales explícitas se asociaron con una mayor actividad de dACC y una mayor conectividad funcional entre el dACC, el estriado ventral y la amígdala (como se describe a continuación), lo que sugiere una red involucrada en el procesamiento de subjetivos querer relacionado con señales sexuales. Un estudio previo de hipersexualidad compulsiva relacionada con agonistas de la dopamina en la enfermedad de Parkinson, que puede incluir comportamientos como el uso compulsivo de materiales sexualmente explícitos, demostró una mayor actividad neuronal que las señales de imágenes sexuales que se correlacionan con un mayor deseo sexual [*]. Nuestros hallazgos que se centran en la CSB en la población general se complementan con teorías de motivación de incentivo que enfatizan el deseo o la motivación aberrantes hacia la droga o la señal sexual, pero no de "gusto" o tono hedónico [*].

Los estudios de reactividad a las drogas y el deseo de nicotina, cocaína y alcohol implican redes que incluyen el cuerpo estriado ventral, dACC y amígdala [*]. En el estudio actual, estas regiones se activaron durante la visualización de materiales sexualmente explícitos en todos los grupos con y sin CSB. La observación de activaciones más fuertes de estas regiones en CSB frente a participantes voluntarios sanos es similar a los hallazgos observados para señales de sustancia en adicciones a sustancias, lo que sugiere similitudes neurobiológicas a través de los trastornos.

En el estudio actual en respuesta a señales sexualmente explícitas, el deseo sexual se asoció con una mayor actividad de dACC, y una mayor actividad de la red funcional dACC-estriado-amígdala-ventral se relacionó con un mayor deseo en los sujetos CSB que en los voluntarios voluntarios sanos . Los sujetos CSB también demostraron una mayor actividad de la sustancia negra en comparación con los voluntarios sanos, por lo que posiblemente vinculen los hallazgos con la actividad dopaminérgica. En humanos y primates no humanos, el dACC es un objetivo importante de las proyecciones dopaminérgicas de la sustancia negra y el área tegmental ventral [*], seguimiento de la saliencia y señales de error de predicción. El dACC envía proyecciones anatómicas al estriado ventral y dorsomedial, implicadas en la representación de las señales de valor y recompensa y la motivación y tiene conexiones recíprocas con el núcleo basal lateral de la amígdala, por lo que recibe información sobre eventos emocionalmente destacados. [*], [*]. La región también tiene múltiples conexiones con las regiones corticales, incluyendo premotor, motor primario y cortezas fronto-parietales y está bien localizada para influir en la selección de la acción. El dACC está implicado en el procesamiento del dolor, los estímulos negativos y el control cognitivo. [*], con estudios recientes que resaltan el papel del dACC en la señalización de error de predicción y la expectativa de recompensa [*], [*], particularmente para guiar el aprendizaje de acción-recompensa [*], [*]. Nuestros hallazgos de conectividad funcional encajan con el papel de una red que converge en el dACC en el procesamiento de recompensas sexuales y en la reactividad relacionada con la señal sexual y su relación con el deseo como una señal de motivación.

Nuestros hallazgos sugieren que la actividad de dACC refleja el papel del deseo sexual, que puede tener similitudes con un estudio sobre el P300 en sujetos CSB que se correlacionan con el deseo [*]. Mostramos las diferencias entre el grupo de CSB y los voluntarios sanos, mientras que este estudio anterior no tenía un grupo de control. La comparación de este estudio actual con publicaciones anteriores en CSB que se centran en la RMN por difusión y el P300 es difícil debido a las diferencias metodológicas. Los estudios del P300, un potencial relacionado con el evento utilizado para estudiar el sesgo de atención en los trastornos por uso de sustancias, muestran medidas elevadas con respecto al uso de la nicotina [*], alcohol [*], y opiáceos [*], con medidas a menudo correlacionadas con índices de ansia. El P300 también se estudia comúnmente en trastornos de uso de sustancias que utilizan tareas extrañas en las que los objetivos de baja probabilidad se mezclan con frecuencia con los no objetivos de alta probabilidad. Un metanálisis mostró que los sujetos con trastornos por el uso de sustancias y sus familiares no afectados habían reducido la amplitud de P300 en comparación con los voluntarios sanos. [*]. Estos hallazgos sugieren que los trastornos por uso de sustancias pueden caracterizarse por una asignación deficiente de los recursos de atención a la información cognitiva relevante para la tarea (objetivos no relacionados con las drogas) con un mayor sesgo de atención a las señales de las drogas. La disminución de la amplitud de P300 también puede ser un marcador endofenotípico de trastornos por uso de sustancias. Los estudios de potenciales relacionados con eventos que se enfocan en la relevancia motivacional de las señales de cocaína y heroína informan además anomalías en los componentes tardíos del ERP (> 300 milisegundos; potencial positivo tardío, LPP) en las regiones frontales, que también pueden reflejar el deseo y la asignación de atención [*],[*]. Se cree que el LPP refleja tanto la captura atencional temprana (400 a 1000 msec) como el procesamiento sostenido posterior de estímulos de motivación significativa. Los sujetos con trastorno por consumo de cocaína tuvieron medidas elevadas de LPP en comparación con voluntarios sanos, lo que sugiere un papel para la captura de atención temprana de la atención motivada junto con respuestas atenuadas a estímulos emocionales agradables. Sin embargo, las medidas tardías de LPP no fueron significativamente diferentes de aquellas en voluntarios sanos [*]. Se cree que los generadores del potencial relacionado con eventos de P300 para las respuestas relacionadas con el objetivo son la corteza parietal y el cingulado. [*]. Por lo tanto, tanto la actividad de dACC en el presente estudio de CSB como la actividad de P300 informada en un estudio previo de CSB pueden reflejar procesos subyacentes similares de captura atencional. De manera similar, ambos estudios muestran una correlación entre estas medidas con un deseo mejorado. Aquí sugerimos que la actividad de dACC se correlaciona con el deseo, que puede reflejar un índice de deseo, pero no se correlaciona con el gusto sugerente sobre un modelo de adicción de incentivo-prominencia.

Los hallazgos actuales sugieren influencias relacionadas con la edad en el procesamiento de señales sexuales. La maduración de la materia gris fronto-cortical involucrada en el control ejecutivo persiste en la adolescencia hasta mediados del 20 s [*]. La mayor toma de riesgos en los adolescentes puede reflejar el desarrollo temprano de la motivación de incentivo límbico y recompensar los circuitos en relación con el desarrollo más retrasado de los sistemas de control ejecutivo frontal involucrados en el monitoreo o la inhibición de comportamientos [*], [*], [*]. Por ejemplo, los adolescentes han demostrado una mayor actividad ventral del estriado en comparación con la actividad cortical prefrontal durante el procesamiento de la recompensa en comparación con los adultos [*]. Aquí observamos que en todos los sujetos, la edad joven se asocia con una mayor actividad del estriado ventral a señales sexualmente explícitas. Este efecto en la actividad del estriado ventral parece particularmente robusto en los sujetos con CSB, lo que sugiere un posible papel modulador de la edad en las respuestas a las señales sexuales en general y en CSB en particular.

De acuerdo con la literatura sobre la actividad cerebral en voluntarios sanos a las regiones activadas de estímulos sexuales explícitos, mostramos una red similar que incluye las cortezas occipito-temporal y parietal, la ínsula, el cingulado y las cortes frontales orbitofrontal e inferior, giro pre-central, caudado, ventral estriado, palidez, amígdala, sustancia negra e hipotálamo [*],[*]. Se ha demostrado que la mayor duración del uso de materiales explícitos en línea en machos sanos se correlaciona con la actividad putaminal inferior izquierda para describir imágenes aún explícitas que sugieren un posible papel de la desensibilización [*]. En contraste, este estudio actual se enfoca en un grupo patológico con CSB caracterizado por dificultades para controlar el uso asociado con consecuencias negativas. Además, este estudio actual utiliza videoclips en comparación con breves imágenes fijas. En voluntarios sanos, la visualización de imágenes fijas eróticas en comparación con videoclips tiene un patrón de activación más limitado que incluye hipocampo, amígdala y cortezas posteriores temporales y parietales [*] sugerir posibles diferencias neuronales entre las breves imágenes fijas y los videos más largos utilizados en este estudio actual. Además, los trastornos de la adicción, como los trastornos por el uso de la cocaína, también han demostrado estar asociados con un mayor sesgo de atención, mientras que los usuarios de cocaína recreativa no han demostrado tener un mayor sesgo de atención [*] sLas posibles diferencias entre los usuarios recreativos y los dependientes.. Como tal, las diferencias entre los estudios pueden reflejar diferencias en la población o tarea. Nuestro estudio sugiere que las respuestas del cerebro a los materiales explícitos en línea pueden diferir entre los sujetos con CSB en comparación con los individuos sanos que pueden ser usuarios intensivos de materiales explícitos en línea pero sin la pérdida de control o asociación con consecuencias negativas.

El presente estudio tiene múltiples limitaciones. En primer lugar, el estudio incluyó solo sujetos masculinos heterosexuales, y los estudios futuros deben examinar individuos de diversas orientaciones sexuales y mujeres, especialmente porque las niñas con problemas de salud mental pueden exhibir altas tasas de CSB [*]. En segundo lugar, aunque los sujetos de CSB en el estudio cumplieron con los criterios diagnósticos provisionales y demostraron deterioro funcional relacionado con el sexo utilizando múltiples escalas validadas, actualmente no existen criterios diagnósticos formales para CSB y, por lo tanto, esto representa una limitación para comprender los hallazgos y ubicarlos dentro literatura. TerceroDado el carácter transversal del estudio, no se pueden hacer inferencias sobre la causalidad. Los estudios futuros deben examinar hasta qué punto la activación neural a las señales sexuales puede representar factores de riesgo potenciales que indican una mayor vulnerabilidad o si la exposición repetida, posiblemente influenciada por una edad más joven y una mayor exposición al material sexualmente explícito, puede conducir a los patrones neurales observados en la CSB. Se justifican estudios adicionales de carácter prospectivo o aquellos que se centran en miembros de la familia no afectados. El rango de edad restringido en el estudio también puede limitar los posibles hallazgos. En cuarto lugar, nuestro estudio se centró principalmente en el uso compulsivo de materiales en línea con la masturbación asociada y el uso menos frecuente de cibersexo o el uso de servicios de acompañamiento. Dado que estos sujetos se reclutaron tanto de la publicidad en línea como de la configuración del tratamiento, es menos claro si representan a los sujetos en la configuración del tratamiento. Un estudio de sujetos CSB que buscan tratamiento con 207 utilizados en un ensayo de campo DSM-5 para el diagnóstico de trastorno hipersexual observó de manera similar que los comportamientos más frecuentes son el uso de pornografía (81.1%), la masturbación (78.3%), el cibersexo (18.1%) y el sexo Con adultos consentidos (44.9%) [*] sugiriendo similitudes entre nuestra población y esta población objeto de estudio. Sin embargo, los estudios que se centran en una población que busca tratamiento pueden reflejar una mayor gravedad de los síntomas. Utilizamos un análisis de región de interés en lugar de un enfoque más completo del cerebro. Por lo tanto, la pequeña muestra y la falta de un enfoque corregido del cerebro completo es una limitación. Sin embargo, dada nuestra fuerte a priori hipótesis basadas en los datos metaanalíticos disponibles de los estudios de reactividad de señal, sentimos que una familia de análisis de interés corrigió el error familiar para realizar comparaciones múltiples, un enfoque comúnmente utilizado en estudios de imagen [*], fue un enfoque razonable.

Los hallazgos actuales y existentes sugieren que existe una red común para la reactividad de la señal sexual y la reactividad de la señal de la droga en grupos con CSB y adicciones a las drogas, respectivamente. Estos hallazgos sugieren que se superponen en las redes que subyacen a los trastornos del consumo patológico de fármacos y las recompensas naturales. Si bien este estudio puede sugerir superposiciones con trastornos por uso de sustancias, se requieren estudios clínicos adicionales para determinar si la CSB debe clasificarse como un trastorno de control de impulsos, dentro de un espectro obsesivo-compulsivo o como una adicción conductual. Se requieren grandes estudios epidemiológicos multicéntricos con seguimiento a largo plazo para evaluar la frecuencia de la CSB y sus resultados a largo plazo. Se requieren estudios epidemiológicos sobre la relación entre CSB y trastornos de impulsividad, compulsividad y adicciones. De manera similar, las comparaciones más extensas sobre los perfiles neurocognitivos y neurofisiológicos a través de los trastornos serían útiles para comprender mejor la fisiología y las redes neuronales subyacentes a estos trastornos. También enfatizamos que estos hallazgos son relevantes particularmente para el subgrupo de individuos que desarrollan dificultades con el uso compulsivo de materiales sexualmente explícitos en línea y probablemente no se reflejan en la población más amplia que usa dichos materiales de maneras no dañinas. Los hallazgos indican una influencia de la edad en la reactividad límbica aumentada a las recompensas sexuales, particularmente en el grupo CSB. Dados los aumentos recientes en el uso de Internet, incluso entre individuos jóvenes, y el fácil acceso a materiales sexualmente explícitos en línea, se justifican estudios futuros centrados en la identificación de factores de riesgo para individuos (particularmente jóvenes) en riesgo de desarrollar CSB.

información de soporte

Archivo S1.

Información de soporte.

doi: 10.1371 / journal.pone.0102419.s001

(DOCX)

AGRADECIMIENTOS

Nos gustaría agradecer a todos los participantes que participaron en el estudio y al personal del Centro de Imágenes de Cerebro Wolfson. El Dr. Voon es un miembro intermedio de Wellcome Trust. El canal 4 participó en la asistencia con el reclutamiento al colocar anuncios en Internet para el estudio.

Contribuciones de autor

Concebido y diseñado los experimentos: VV. Realizó los experimentos: VV TBM PB LP SM TRL JK MI. Analizó los datos: VV TBM PB LP LM SM TRL JK NAH MNP MI. Escribió el artículo: VV TBM PB LP LM SM TRL JK NAH MNP MI.

Referencias

Referencias

  1. 1. Fong TW (2006) Comprensión y manejo de conductas sexuales compulsivas. Psiquiatría (Edgmont) 3: 51 – 58.
  2. 2. Odlaug BL, Grant JE (2010) Trastornos de control de impulso en una muestra universitaria: resultados de la entrevista autoadministrada de trastornos de impulso de Minnesota (MIDI). Prim Care Companion J Clin Psiquiatría 12. doi: 10.4088 / pcc.09m00842whi
  3. Ver artículo
  4. PubMed / NCBI
  5. Google Scholar
  6. Ver artículo
  7. PubMed / NCBI
  8. Google Scholar
  9. Ver artículo
  10. PubMed / NCBI
  11. Google Scholar
  12. Ver artículo
  13. PubMed / NCBI
  14. Google Scholar
  15. Ver artículo
  16. PubMed / NCBI
  17. Google Scholar
  18. Ver artículo
  19. PubMed / NCBI
  20. Google Scholar
  21. 3. Odlaug BL, Lust K, Schreiber LR, Christenson G, Derbyshire K, et al. (2013) Comportamiento sexual compulsivo en adultos jóvenes. Ann Clin Psychiatry 25: 193 – 200.
  22. Ver artículo
  23. PubMed / NCBI
  24. Google Scholar
  25. Ver artículo
  26. PubMed / NCBI
  27. Google Scholar
  28. Ver artículo
  29. PubMed / NCBI
  30. Google Scholar
  31. Ver artículo
  32. PubMed / NCBI
  33. Google Scholar
  34. Ver artículo
  35. PubMed / NCBI
  36. Google Scholar
  37. Ver artículo
  38. PubMed / NCBI
  39. Google Scholar
  40. Ver artículo
  41. PubMed / NCBI
  42. Google Scholar
  43. Ver artículo
  44. PubMed / NCBI
  45. Google Scholar
  46. Ver artículo
  47. PubMed / NCBI
  48. Google Scholar
  49. Ver artículo
  50. PubMed / NCBI
  51. Google Scholar
  52. Ver artículo
  53. PubMed / NCBI
  54. Google Scholar
  55. Ver artículo
  56. PubMed / NCBI
  57. Google Scholar
  58. Ver artículo
  59. PubMed / NCBI
  60. Google Scholar
  61. Ver artículo
  62. PubMed / NCBI
  63. Google Scholar
  64. Ver artículo
  65. PubMed / NCBI
  66. Google Scholar
  67. Ver artículo
  68. PubMed / NCBI
  69. Google Scholar
  70. Ver artículo
  71. PubMed / NCBI
  72. Google Scholar
  73. Ver artículo
  74. PubMed / NCBI
  75. Google Scholar
  76. Ver artículo
  77. PubMed / NCBI
  78. Google Scholar
  79. Ver artículo
  80. PubMed / NCBI
  81. Google Scholar
  82. Ver artículo
  83. PubMed / NCBI
  84. Google Scholar
  85. Ver artículo
  86. PubMed / NCBI
  87. Google Scholar
  88. Ver artículo
  89. PubMed / NCBI
  90. Google Scholar
  91. Ver artículo
  92. PubMed / NCBI
  93. Google Scholar
  94. Ver artículo
  95. PubMed / NCBI
  96. Google Scholar
  97. 4. Grant JE, Levine L, Kim D, Potenza MN (2005) Trastornos de control de impulsos en pacientes psiquiátricos adultos. Soy J Psychiatry 162: 2184 – 2188. doi: 10.1176 / appi.ajp.162.11.2184
  98. Ver artículo
  99. PubMed / NCBI
  100. Google Scholar
  101. Ver artículo
  102. PubMed / NCBI
  103. Google Scholar
  104. Ver artículo
  105. PubMed / NCBI
  106. Google Scholar
  107. 5. Reid RC (2013) Perspectivas personales sobre el trastorno hipersexual. Adicción y Compulsividad Sexual 20: 14. doi: 10.1080 / 10720160701480204
  108. Ver artículo
  109. PubMed / NCBI
  110. Google Scholar
  111. Ver artículo
  112. PubMed / NCBI
  113. Google Scholar
  114. Ver artículo
  115. PubMed / NCBI
  116. Google Scholar
  117. 6. Kafka MP (2010) Trastorno hipersexual: un diagnóstico propuesto para el DSM-V. Arch Sex Behav 39: 377 – 400. doi: 10.1007 / s10508-009-9574-7
  118. Ver artículo
  119. PubMed / NCBI
  120. Google Scholar
  121. Ver artículo
  122. PubMed / NCBI
  123. Google Scholar
  124. Ver artículo
  125. PubMed / NCBI
  126. Google Scholar
  127. Ver artículo
  128. PubMed / NCBI
  129. Google Scholar
  130. Ver artículo
  131. PubMed / NCBI
  132. Google Scholar
  133. Ver artículo
  134. PubMed / NCBI
  135. Google Scholar
  136. Ver artículo
  137. PubMed / NCBI
  138. Google Scholar
  139. Ver artículo
  140. PubMed / NCBI
  141. Google Scholar
  142. Ver artículo
  143. PubMed / NCBI
  144. Google Scholar
  145. Ver artículo
  146. PubMed / NCBI
  147. Google Scholar
  148. Ver artículo
  149. PubMed / NCBI
  150. Google Scholar
  151. Ver artículo
  152. PubMed / NCBI
  153. Google Scholar
  154. Ver artículo
  155. PubMed / NCBI
  156. Google Scholar
  157. Ver artículo
  158. PubMed / NCBI
  159. Google Scholar
  160. Ver artículo
  161. PubMed / NCBI
  162. Google Scholar
  163. Ver artículo
  164. PubMed / NCBI
  165. Google Scholar
  166. Ver artículo
  167. PubMed / NCBI
  168. Google Scholar
  169. Ver artículo
  170. PubMed / NCBI
  171. Google Scholar
  172. Ver artículo
  173. PubMed / NCBI
  174. Google Scholar
  175. Ver artículo
  176. PubMed / NCBI
  177. Google Scholar
  178. Ver artículo
  179. PubMed / NCBI
  180. Google Scholar
  181. Ver artículo
  182. PubMed / NCBI
  183. Google Scholar
  184. Ver artículo
  185. PubMed / NCBI
  186. Google Scholar
  187. Ver artículo
  188. PubMed / NCBI
  189. Google Scholar
  190. Ver artículo
  191. PubMed / NCBI
  192. Google Scholar
  193. 7. Kor A, Fogel Y, Reid RC, Potenza MN (2013) ¿Debe el trastorno hipersexual ser clasificado como una adicción? Adicción al sexo Compulsividad 20.
  194. 8. Asociación AP (2013) Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
  195. 9. Petry NM, O'Brien CP (2013) Trastorno de los juegos de Internet y el DSM-5. Adicción 108: 1186-1187. doi: 10.1111 / add.12162
  196. 10. Childress AR, Hole AV, Ehrman RN, Robbins SJ, McLellan AT, et al. (1993) Interactividad de cue e intervenciones de reactividad de cue en la dependencia de drogas. NIDA Res Monogr 137: 73 – 95. doi: 10.1037 / e495912006-006
  197. 11. Kuhn S, Gallinat J (2011) Biología común del antojo en drogas legales e ilegales: un metanálisis cuantitativo de la respuesta cerebral de reactividad a señales. Eur J Neurosci 33: 1318-1326. doi: 10.1111 / j.1460-9568.2010.07590.x
  198. 12. Robinson TE, Berridge KC (2008) Revisión. La teoría de la sensibilización al incentivo de la adicción: algunos temas actuales. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci 363: 3137 – 3146. doi: 10.1098 / rstb.2008.0093
  199. 13. Kuhn S, Gallinat J (2011) Un metanálisis cuantitativo sobre la excitación sexual masculina inducida por señales. J Sex Med 8: 2269 – 2275. doi: 10.1111 / j.1743-6109.2011.02322.x
  200. 14. Mouras H, Stoleru S, Bittoun J, Glutron D, Pelegrini-Issac M, et al. (2003) Procesamiento cerebral de estímulos sexuales visuales en hombres sanos: un estudio funcional de imágenes de resonancia magnética. Neuroimagen 20: 855 – 869. doi: 10.1016 / s1053-8119 (03) 00408-7
  201. 15. Arnow BA, Desmond JE, Banner LL, Glover GH, Solomon A, et al. (2002) Activación cerebral y excitación sexual en hombres heterosexuales saludables. Cerebro 125: 1014 – 1023. doi: 10.1093 / cerebro / awf108
  202. 16. Stoleru S, Gregoire MC, Gerard D, Decety J, Lafarge E, et al. (1999) Correlaciones neuroanatómicas de la excitación sexual evocada visualmente en hombres humanos. Arch Sex Behav 28: 1 – 21.
  203. 17. Bocher M, Chisin R, Parag Y, Freedman N, Meir Weil Y, et al. (2001) Activación cerebral asociada con la excitación sexual en respuesta a un clip pornográfico: un estudio 15O-H2O PET en hombres heterosexuales. Neuroimagen 14: 105 – 117. doi: 10.1006 / nimg.2001.0794
  204. 18. Redoute J, Stoleru S, Gregoire MC, Costes N, Cinotti L, et al. (2000) Procesamiento cerebral de estímulos sexuales visuales en hombres humanos. Hum Brain Mapp 11: 162-177. doi: 10.1002 / 1097-0193 (200011) 11: 3 <162 :: aid-hbm30> 3.0.co; 2-a
  205. 19. Paul T, Schiffer B, Zwarg T, Kruger TH, Karama S, et al. (2008) Respuesta cerebral a estímulos sexuales visuales en varones heterosexuales y homosexuales. Hum Brain Mapp 29: 726 – 735. doi: 10.1002 / hbm.20435
  206. 20. Ferretti A, Caulo M, Del Gratta C, Di Matteo R, Merla A, et al. (2005) Dinámica de la excitación sexual masculina: distintos componentes de la activación cerebral revelados por fMRI. Neuroimagen 26: 1086 – 1096. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2005.03.025
  207. 21. Hamann S, Herman RA, Nolan CL, Wallen K (2004) Los hombres y las mujeres difieren en la respuesta de la amígdala a los estímulos visuales sexuales. Nat Neurosci 7: 411 – 416. doi: 10.1038 / nn1208
  208. 22. Sescousse G, Caldu X, Segura B, Dreher JC (2013) Procesamiento de recompensas primarias y secundarias: un metanálisis cuantitativo y revisión de estudios de neuroimagen funcional humana. Neurosci Biobehav Rev 37: 681 – 696. doi: 10.1016 / j.neubiorev.2013.02.002
  209. 23. Kuhn S, Gallinat J (2014) Estructura cerebral y conectividad funcional asociada con el consumo de pornografía: El cerebro en la pornografía. JAMA Psychiatry Doi: 10.1001 / jamapsychiatry.2014.93
  210. 24. Miner MH, Raymond N, Mueller BA, Lloyd M, Lim KO (2009) Investigación preliminar de las características impulsivas y neuroanatómicas del comportamiento sexual compulsivo. Psychiatry Res 174: 146 – 151. doi: 10.1016 / j.pscychresns.2009.04.008
  211. 25. Steele VR, Staley C, Fong T, Prause N (2013) El deseo sexual, no la hipersexualidad, está relacionado con las respuestas neurofisiológicas provocadas por las imágenes sexuales. Socioaffect Neurosci Psychol 3: 20770. doi: 10.3402 / snp.v3i0.20770
  212. 26. Voon V, Hassan K, Zurowski M, de Souza M, Thomsen T, et al. (2006) Prevalencia de conductas repetitivas y de búsqueda de recompensa en la enfermedad de Parkinson. Neurología 67: 1254 – 1257. doi: 10.1212 / 01.wnl.0000238503.20816.13
  213. 27. Weintraub D, Koester J, Potenza MN, Siderowf AD, Stacy M, et al. (2010) Trastornos de control de impulsos en la enfermedad de Parkinson: un estudio transversal de pacientes con 3090. Arch Neurol 67: 589 – 595. doi: 10.1001 / archneurol.2010.65
  214. 28. Kataoka H, ​​Shinkai T, Inoue M, Satoshi U (2009) Aumento del flujo sanguíneo temporal medial en la enfermedad de Parkinson con hipersexualidad patológica. Mov Disord 24: 471–473. doi: 10.1002 / mds.22373
  215. 29. Politis M, Loane C, Wu K, O'Sullivan SS, Woodhead Z, et al. (2013) Respuesta neuronal a señales sexuales visuales en la hipersexualidad relacionada con el tratamiento con dopamina en la enfermedad de Parkinson. Brain 136: 400–411. doi: 10.1093 / cerebro / aws326
  216. 30. Perry DC, Sturm VE, Seeley WW, Miller BL, Kramer JH, et al. (2014) Correlaciones anatómicas de los comportamientos de búsqueda de recompensa en la variante conductual frontotemporal demencia. Cerebro: 10.1093 / cerebro / awu075
  217. 31. Somerville LH, Casey BJ (2010) Neurobiología del desarrollo del control cognitivo y los sistemas motivacionales. Curr Opin Neurobiol 20: 236 – 241. doi: 10.1016 / j.conb.2010.01.006
  218. 32. Delmonico DL, Miller JA (2003) La prueba de detección de sexo en Internet: una comparación de compulsivos sexuales versus compulsivos no sexuales. Terapia Sexual y de Relación 18. doi: 10.1080 / 1468199031000153900
  219. 33. Reid RC, Carpenter BN, Hook JN, Garos S, Manning JC, et al. (2012) Informe de hallazgos en un ensayo de campo DSM-5 para el trastorno hipersexual. J Sex Med 9: 2868 – 2877. doi: 10.1111 / j.1743-6109.2012.02936.x
  220. 34. Carnes P, Delmonico DL, Griffin E (2001) En las sombras de la red: liberándose de la conducta sexual compulsiva en línea, 2nd Ed. Centro de la ciudad, Minnesota: Hazelden
  221. 35. Sheehan DV, Lecrubier Y, Sheehan KH, Amorim P, Janavs J, et al. (1998) Mini-International Neuropsychiatric Interview (MINI): El desarrollo y la validación de una entrevista psiquiátrica de diagnóstico estructurado para DSM-IV y ICD-10. Revista de psiquiatría clínica 59: 22 – 33. doi: 10.1016 / s0924-9338 (97) 83296-8
  222. 36. Whiteside SP, Lynam DR (2001) El modelo de cinco factores y la impulsividad: usar un modelo estructural de personalidad para comprender la impulsividad. Personalidad y diferencias individuales 30: 669 – 689. doi: 10.1016 / s0191-8869 (00) 00064-7
  223. 37. Beck AT, Ward CH, Mendelson M, Mock J, Erbaugh J (1961) Un inventario para medir la depresión. Arch Gen Psychiatry 4: 561 – 571. doi: 10.1001 / archpsyc.1961.01710120031004
  224. 38. Spielberger CD, Gorsuch RL, Lushene R, Vagg PR, Jacobs GA (1983) Manual para el Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo. Palo Alto, CA: Psicólogos Consultores de Prensa.
  225. 39. Saunders JB, Aasland OG, Babor TF, de la Fuente JR, Grant M (1993) Desarrollo de la prueba de identificación de trastornos por consumo de alcohol (AUDIT): Proyecto de colaboración de la OMS sobre detección temprana de personas con consumo nocivo de alcohol – II. Adicción 88: 791 – 804. doi: 10.1111 / j.1360-0443.1993.tb02093.x
  226. 40. Young KS (1998) Adicción a Internet: la aparición de un nuevo trastorno clínico. Cyberpsychology & Behavior 1: 237–244. doi: 10.1089 / cpb.1998.1.237
  227. 41. Meerkerk GJ, Van Den Eijnden RJJM, Vermulst AA, Garretsen HFL (2009) La escala de uso compulsivo de Internet (CIUS): algunas propiedades psicométricas. Cyberpsicology & Behavior 12: 1–6. doi: 10.1089 / cpb.2008.0181
  228. 42. Nelson HE (1982) Examen Nacional de Lectura en Adultos. Windosr, Reino Unido: NFER-Nelson.
  229. 43. McGahuey CA, Gelenberg AJ, Laukes CA, Moreno FA, Delgado PL, et al. (2000) La Escala de experiencia sexual de Arizona (ASEX): confiabilidad y validez. J Sex Marital Ther 26: 25 – 40. doi: 10.1080 / 009262300278623
  230. 44. Murray GK, Corlett PR, Clark L, Pessiglione M, Blackwell AD, et al. (2008) Substantia nigra / ventral recompensa tegmental error de interrupción en la psicosis. Mol Psychiatry 13: 239, 267 – 276. doi: 10.1038 / sj.mp.4002058
  231. 45. Martínez D, Slifstein M, Broft A, Mawlawi O, Hwang DR, et al. (2003) Imágenes de transmisión de dopamina mesolímbica humana con tomografía por emisión de positrones. Parte II: liberación de dopamina inducida por anfetamina en las subdivisiones funcionales del cuerpo estriado. J Cereb Blood Flow Metab 23: 285 – 300. doi: 10.1097 / 00004647-200303000-00004
  232. 46. Maldjian JA, Laurienti PJ, Kraft RA, Burdette JH (2003) Un método automatizado para la interrogación basada en atlas neuroanatómica y citoarquitectónica de conjuntos de datos de fMRI. Neuroimagen 19: 1233 – 1239. doi: 10.1016 / s1053-8119 (03) 00169-1
  233. 47. Williams SM, Goldman-Rakic ​​PS (1998) Origen generalizado del sistema de dopamina mesofrontal de primates. Cereb Cortex 8: 321 – 345. doi: 10.1093 / cercor / 8.4.321
  234. 48. Shackman AJ, Salomons TV, Slagter HA, Fox AS, Winter JJ, y otros. (2011) La integración del afecto negativo, el dolor y el control cognitivo en la corteza cingulada. Nat Rev Neurosci 12: 154 – 167. doi: 10.1038 / nrn2994
  235. 49. Shenhav A, Botvinick MM, Cohen JD (2013) El valor esperado de control: una teoría integradora de la función de la corteza cingulada anterior. Neuron 79: 217 – 240. doi: 10.1016 / j.neuron.2013.07.007
  236. 50. Wallis JD, Kennerley SW (2010) Señales de recompensa heterogéneas en la corteza prefrontal. Curr Opin Neurobiol 20: 191 – 198. doi: 10.1016 / j.conb.2010.02.009
  237. 51. Rushworth MF, Noonan MP, Boorman ED, Walton ME, Behrens TE (2011) Corteza frontal y aprendizaje y toma de decisiones guiados por recompensa. Neuron 70: 1054 – 1069. doi: 10.1016 / j.neuron.2011.05.014
  238. 52. Hayden BY, Platt ML (2010) Neuronas en la corteza cingulada anterior información múltiple sobre recompensa y acción. J Neurosci 30: 3339 – 3346. doi: 10.1523 / jneurosci.4874-09.2010
  239. 53. Rudebeck PH, Behrens TE, Kennerley SW, Baxter MG, Buckley MJ, et al. (2008) Las subregiones de la corteza frontal desempeñan papeles distintos en las elecciones entre las acciones y los estímulos. J Neurosci 28: 13775 – 13785. doi: 10.1523 / jneurosci.3541-08.2008
  240. 54. Warren CA, McDonough BE (1999) Potenciales cerebrales relacionados con eventos como indicadores de la reactividad al tabaquismo del cigarrillo. Clin Neurofisiol 110: 1570 – 1584. doi: 10.1016 / s1388-2457 (99) 00089-9
  241. 55. Heinze M, Wolfling K, Grusser SM (2007) Potenciales evocados auditivos inducidos por señales en el alcoholismo. Clin Neurofisiol 118: 856 – 862. doi: 10.1016 / j.clinph.2006.12.003
  242. 56. Lubman DI, Allen NB, Peters LA, Deakin JF (2008) Evidencia electrofisiológica de que las señales de los medicamentos tienen más importancia que otros estímulos afectivos en la adicción a los opiáceos. J Psychopharmacol 22: 836 – 842. doi: 10.1177 / 0269881107083846
  243. 57. Euser AS, Arends LR, Evans BE, Greaves-Lord K, Huizink AC, et al. (2012) El potencial cerebral relacionado con el evento P300 como un endofenotipo neurobiológico para los trastornos por uso de sustancias: una investigación metaanalítica. Neurosci Biobehav Rev 36: 572 – 603. doi: 10.1016 / j.neubiorev.2011.09.002
  244. 58. Franken IH, Stam CJ, Hendriks VM, van den Brink W (2003) Evidencia neurofisiológica de procesamiento cognitivo anormal de señales de drogas en la dependencia de la heroína. Psicofarmacología (Berl) 170: 205 – 212. doi: 10.1007 / s00213-003-1542-7
  245. 59. Franken IH, Hulstijn KP, Stam CJ, Hendriks VM, van den Brink W (2004) Dos nuevos índices neurofisiológicos del ansia de cocaína: potenciales cerebrales evocados y reflejo de sobresalto modulado. J Psychopharmacol 18: 544 – 552. doi: 10.1177 / 0269881104047282
  246. 60. van de Laar MC, Licht R, Franken IH, Hendriks VM (2004) Los potenciales relacionados con eventos indican la relevancia motivacional de las señales de cocaína en los adictos a la abstinencia de cocaína. Psicofarmacología (Berl) 177: 121 – 129. doi: 10.1007 / s00213-004-1928-1
  247. 61. Dunning JP, Parvaz MA, Hajcak G, Maloney T, Alia-Klein N, et al. (2011) Atención motivada a la cocaína y señales emocionales en abstinentes y consumidores actuales de cocaína: un estudio de ERP. Eur J Neurosci 33: 1716 – 1723. doi: 10.1111 / j.1460-9568.2011.07663.x
  248. 62. Linden DE (2005) El p300: ¿dónde se produce en el cerebro y qué nos dice? Neurocientífico 11: 563 – 576. doi: 10.1177 / 1073858405280524
  249. 63. Sowell ER, Thompson PM, Holmes CJ, Jernigan TL, Toga AW (1999) Evidencia in vivo de la maduración cerebral post-adolescente en las regiones frontal y estriatal. Nat Neurosci 2: 859 – 861. doi: 10.1038 / 13154
  250. 64. Chambers RA, Taylor JR, Potenza MN (2003) Neurocircuitos del desarrollo de la motivación en la adolescencia: un período crítico de vulnerabilidad a la adicción. Soy J Psychiatry 160: 1041 – 1052. doi: 10.1176 / appi.ajp.160.6.1041
  251. 65. Galvan A, Hare TA, Parra CE, Penn J, Voss H, et al. (2006) El desarrollo temprano de los accumbens en relación con la corteza orbitofrontal podría ser la base del comportamiento de riesgo en los adolescentes. J Neurosci 26: 6885 – 6892. doi: 10.1523 / jneurosci.1062-06.2006
  252. 66. Smith DG, Simon Jones P, Bullmore ET, Robbins TW, Ersche KD (2014) Función de la corteza orbitofrontal mejorada y falta de sesgo de atención a las señales de cocaína en usuarios de estimulantes recreativos. Psiquiatría Biol 75: 124 – 131. doi: 10.1016 / j.biopsych.2013.05.019
  253. 67. Grant JE, Williams KA, Potenza MN (2007) Trastornos de control de impulso en pacientes hospitalizados psiquiátricos adolescentes: trastornos concomitantes y diferencias sexuales. J Clin Psychiatry 68: 1584 – 1592. doi: 10.4088 / jcp.v68n1018
  254. 68. Poldrack RA, Fletcher PC, Henson RN, Worsley KJ, Brett M, et al. (2008) Directrices para informar un estudio de fMRI. Neuroimagen 40: 409 – 414. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2007.11.048