Sustratos neuronales del deseo sexual en individuos con comportamiento hipersexual problemático (2015)

COMENTARIOS: Este estudio fMRI coreano replica otros estudios cerebrales en usuarios de pornografía. Al igual que los estudios de la Universidad de Cambridge, encontró patrones de activación cerebral inducidos por señales en los adictos al sexo que reflejaban los patrones de los adictos a las drogas. En línea con varios estudios alemanes, encontró alteraciones en la corteza prefrontal que coinciden con los cambios observados en los adictos a las drogas.

Si bien replica aspectos de otros estudios, este documento coreano también agrega lo siguiente:

  1. Examinó regiones cerebrales adicionales involucradas en la reactividad inducida por señales, y encontró que todas reaccionaron con mucha mayor intensidad que en controles sanos. Regiones cerebrales adicionales: tálamo, núcleo caudado izquierdo, giro supramarginal derecho y giro cingulado anterior dorsal derecho.
  2. Lo nuevo es que los hallazgos coincidieron perfectamente con los patrones de la corteza prefrontal observados en los adictos a las drogas: mayor reactividad de señales a las imágenes sexuales, pero respuesta inhibida a otros estímulos normales. En un adicto, las señales relacionadas con la adicción dan como resultado que la corteza prefrontal explote el circuito de recompensa con señales de "ve a buscarlo". También resulta en menos emoción en respuesta a las recompensas diarias normales. Es decir, menos motivación para buscar recompensas normales.

Frente. Behav. Neurosci., 30 Noviembre 2015

ENLACE A ESTUDIO COMPLETO

Ji-Woo Seok y Jin-Hun Sohn*

  • Departamento de Psicología, Instituto de Investigación del Cerebro, Universidad Nacional de Chungnam, Daejeon, Corea del Sur

Los estudios sobre las características de las personas con trastorno hipersexual se han ido acumulando debido a la creciente preocupación por el comportamiento hipersexual problemático (PHB). Actualmente, se sabe relativamente poco sobre los mecanismos neuronales y conductuales subyacentes del deseo sexual. Nuestro estudio tuvo como objetivo investigar los correlatos neurales del deseo sexual con la resonancia magnética funcional relacionada con eventos (fMRI). Se escaneó a veintitrés individuos con PHB y 22 controles sanos de la misma edad mientras veían pasivamente estímulos sexuales y no sexuales. Los niveles de deseo sexual de los sujetos se evaluaron en respuesta a cada estímulo sexual. En relación con los controles, los individuos con PHB experimentaron un deseo sexual más frecuente y aumentado durante la exposición a estímulos sexuales. Se observó una mayor activación en el núcleo caudado, el lóbulo parietal inferior, la circunvolución del cíngulo anterior dorsal, el tálamo y la corteza prefrontal dorsolateral en el grupo PHB que en el grupo control. Además, los patrones hemodinámicos en las áreas activadas difirieron entre los grupos. De acuerdo con los hallazgos de los estudios de imágenes cerebrales de adicción a sustancias y comportamiento, los individuos con las características conductuales de PHB y deseo aumentado exhibieron una activación alterada en la corteza prefrontal y las regiones subcorticales. En conclusión, nuestros resultados ayudarán a caracterizar los comportamientos y los mecanismos neuronales asociados de los individuos con PHB.

Introducción

El comportamiento hipersexual problemático (PHB) se define como la participación continua en actos sexuales repetidos sin control sobre la compulsividad y el comportamiento sexual excesivo a pesar de la conciencia de los resultados negativos asociados (Goodman, 1993Carnes, 20012013). Aquellos que sufren de PHB pueden experimentar dificultades extremas en sus relaciones familiares y el desempeño laboral. Además, tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual o de experimentar embarazos no deseados de relaciones sexuales promiscuas (Schneider y Schneider, 1991Kuzma y Negro, 2008). En los EE. UU., 3 – 6% de la comunidad y los estudiantes universitarios tienen PHB (Coleman, 1992Negro, xnumxSeegers, 2003). En Corea, aproximadamente el 2% de todos los estudiantes universitarios tienen PHB (Kim y Kwak, 2011). Debido a su alta prevalencia y problemas relacionados, los riesgos asociados son cada vez más reconocidos en la sociedad a medida que la incidencia de PHB parece estar creciendo.

Aunque ahora se reconoce la gravedad de PHB, no se incluyó en el DSM-5 (Asociación Americana de Psiquiatría, 2013) Los debates continúan sobre si el trastorno hipersexual debe clasificarse como una enfermedad; por lo tanto, no hay consenso sobre su definición, clasificación o criterios de diagnóstico. Esto refleja las dificultades para establecer un estándar de clasificación claro debido a la falta de estudios objetivos y empíricos sobre los factores relacionados con el trastorno de hipersexualidad.

Si bien, la clasificación de PHB como una enfermedad aún es controvertida, se ha propuesto que la actividad sexual excesiva debe clasificarse como una categoría de trastornos adictivos porque PHB incluye síntomas que son similares a otras formas de adicción (Goodman, 2001Kor et al., 2013). El deseo mejorado está fuertemente relacionado con los aspectos clínicamente relevantes de los trastornos adictivos. Los estudios de imagen han demostrado que la función de las regiones cerebrales que participan en el deseo se ve alterada en las personas con adicción a sustancias (Garavan et al., 2000Tapert et al., 2003Franklin et al., 2007;McClernon et al., 2009). Las adicciones conductuales, como los juegos de azar, los juegos por Internet y el comportamiento sexual, que no implican la ingesta directa de drogas, también implican un mayor deseo que parece estar relacionado con funciones alteradas en regiones relevantes del cerebro (Crockford y otros, 2005Ko et al., 2009;Kühn y Gallinat, 2014Voon et al., 2014).

Los estudios de imágenes cerebrales del deseo en la adicción a sustancias y la adicción al comportamiento han mostrado cambios funcionales en la corteza prefrontal (PFC) y circuitos de recompensa subcorticales en sujetos con estos trastornos (Goldstein y Volkow, 2011). En particular, estos estudios han identificado la participación clave del PFC en la adicción, tanto a través de su regulación de las regiones de recompensa límbica como su participación en los aspectos motivacionales del uso repetitivo de sustancias y el comportamiento compulsivo. El funcionamiento interrumpido de la PFC conduce a deficiencias en la inhibición de la respuesta y la atribución de prominencia, como la atribución de prominencia inapropiadamente inadecuada a una señal adictiva, como en la sustancia y las conductas adictas, y un deseo disminuido de estímulos gratificantes normales (Goldman-Rakic ​​y Leung, 2002Goldstein y Volkow, 2011).

De acuerdo con estos resultados, los resultados de un estudio de neuroimagen en PHB sugirieron que los individuos con PHB tienen un mayor deseo sexual subjetivo en comparación con los controles sanos y que el mayor deseo está asociado con diferentes patrones de respuestas neurales en la amígdala ciatulada-ventral anterior dorsal red funcional (Voon et al., 2014). En un estudio de conectividad funcional y estructura cerebral, Kühn y Gallinat (2014) demostró que la exposición frecuente a la pornografía está asociada con una estructura cerebral alterada y el funcionamiento en áreas de PFC y podría conducir a una tendencia a buscar material sexual novedoso y más extremo.

Estos estudios proporcionan evidencia de que el aumento del deseo y las anomalías funcionales implicadas en el deseo también están involucradas en el PHB, aunque el comportamiento en sí no induce efectos neurotóxicos.

Desafortunadamente, los datos empíricos sobre las respuestas neuronales asociadas al deseo sexual en individuos con PHB son insuficientes. Estudios previos sobre los mecanismos cerebrales que subyacen en el procesamiento del deseo sexual en individuos con PHB han utilizado paradigmas de bloque convencionales durante la resonancia magnética funcional (IRMf) y una exposición relativamente prolongada a estímulos eróticos. En los estudios sobre el deseo sexual, la duración de la presentación parece ser importante desde un punto de vista metodológico y debido a las diferencias en el procesamiento de la información. (Bühler et al., 2008). En los diseños de bloques, la duración de la presentación del estímulo es prolongada, y la aparición de estímulos continuos en un bloque es completamente predecible (Zarahn et al., 1997). Por lo tanto, los diseños de bloques probablemente activan áreas que están asociadas con procesos cognitivos, como la atención sostenida, el control de arriba hacia abajo y la inhibición de la excitación sexual.. Esto podría llevar a una menor participación emocional y, por lo tanto, cambiar la actividad neuronal subyacente. (Schafer et al., 2005). Metodológicamente, los diseños relacionados con eventos son inferiores a los diseños de bloques convencionales para detectar áreas cerebrales activadas, mientras que son superiores para estimar la función de respuesta hemodinámica (Birn et al., 2002).

Por lo tanto, los objetivos de este estudio fueron

(1) replican hallazgos de comportamiento previos de mayor deseo sexual en individuos con PHB,

(2) identifica los cambios en la función cerebral en regiones que se sabe que están asociadas con un deseo mejorado, y

(3) entiende las diferencias en las respuestas hemodinámicas de esas áreas del cerebro a lo largo del tiempo en personas con PHB mediante el uso de fMRI relacionado con eventos.

Nuestra hipótesis es que las personas con PHB tienen más probabilidades de mostrar un mayor deseo sexual en comparación con los controles sanos y que las regiones del cerebro, como los circuitos de recompensa subcortical y PFC, muestran actividad alterada y respuestas hemodinámicas en comparación con los controles sanos.

Métodos

Participantes

El presente estudio incluyó 23 participantes heterosexuales masculinos en el grupo PHB [edad media = 26.12, desviación estándar (SD) = 4.11 años] y participantes masculinos heterosexuales 22 en el grupo control (edad media = 26.27, SD = 3.39 años). Aproximadamente 70 participantes potenciales fueron reclutados de las instalaciones de tratamiento para el comportamiento sexual problemático y las reuniones de Sex Addiction Anonymous.. Los criterios de inclusión se basaron en los criterios diagnósticos de PHB de estudios previos (Tabla S1; Carnes et al., 2010Kafka, 2010). Tlos criterios de exclusión fueron los siguientes: edad superior a 45 o inferior a 18; un trastorno psiquiátrico grave, como el trastorno por consumo de alcohol, el trastorno del juego, el trastorno depresivo mayor, el trastorno bipolar o el trastorno obsesivo-compulsivo; actualmente tomando medicación; un historial de lesión grave en la cabeza; homosexualidad; un registro de antecedentes penales; o inelegibilidad para obtener imágenes (es decir, tener un metal en su cuerpo, astigmatismo grave o claustrofobia). Los clínicos realizaron entrevistas clínicas de todos los sujetos potenciales, y se seleccionó un grupo final de varones 23 que cumplieron con los criterios de inclusión y no con los criterios de exclusión para el grupo PHB. Para el grupo de control, se seleccionaron los participantes de 22 con características demográficas (edad, sexo, nivel de educación y nivel de ingresos) que coincidían con el grupo de PHB. Todos los participantes dieron su consentimiento informado por escrito después de que se les explicara el contenido del presente estudio. La Junta de Revisión Institucional de la Universidad Nacional de Chungnam aprobó los procedimientos experimentales y de consentimiento (número de aprobación: 201309-SB-003-01). Todos los participantes recibieron una compensación financiera (dólares 150) por su participación.

del espesor de recubrimientos

Los participantes completaron una encuesta con preguntas sobre sus características demográficas y actividades sexuales de los meses 6 anteriores y escalas estandarizadas, como la Escala de Impulsividad de Barratt-11 (Patton et al., 1995), Cuestionario de agresión de Buss-Perry (Buss y Perry, 1992), Inventario de depresión de beck (Beck et al., 1996), Beck Inventario de ansiedad (Beck et al., 1996), Prueba de detección de adicción sexual-R (SAST-R; Carnes et al., 2010), e Inventario de Conducta Hipersexual (HBI; Reid et al., 2011; Mesa 1). Las preguntas sobre el comportamiento sexual fueron la edad de la primera relación sexual y el estado actual de la relación sexual. Un situación sexual exclusiva se definió como una relación en la que solo dos individuos tienen relaciones sexuales exclusivamente entre sí. UNA relación sexual no exclusiva se definió como el mantenimiento de múltiples relaciones sexuales con varias parejas sexuales diferentes sin mantener ningún tipo de intimidad en la relación.

TABLA 1

Tabla 1. Caracteristicas del sujeto.

Las preguntas sobre las características relacionadas con la actividad sexual incluyeron la frecuencia de las relaciones sexuales por semana, la frecuencia de la masturbación por semana, la frecuencia de visualización de pornografía por semana y el número total de parejas sexuales en los últimos 6 meses.. Además, el SAST-R (Carnes et al., 2010) y HBI (Reid et al., 2011) se utilizaron para evaluar el grado de PHB en los participantes. El SAST-R consiste en preguntas de 20 diseñadas para evaluar el grado de adicción sexual. El puntaje varía de 0 a 20, y los puntajes más altos indican una adicción sexual más grave. El HBI está compuesto por preguntas de 19 y el puntaje varía de 19 a 95. Una puntuación total de 53 o superior es indicativa de un trastorno hipersexual. Las consistencias internas (coeficiente α de Cronbach) de SAST-R y HBI son 0.91 y 0.96, respectivamente (Carnes et al., 2010Reid et al., 2011).

Estímulos experimentales y paradigma experimental

Se realizó un estudio previo en hombres 130 con funciones sexuales normales que no participaron en el experimento fMRI para seleccionar los estímulos sexuales y no sexuales para el estudio fMRI (Archivo S1). Los estímulos visuales consistieron en fotos 20 que se recolectaron del Sistema Internacional de Imágenes Afectivas (fotos 6; Lang et al., 2008) y sitios web de Internet (fotos 14). Los estímulos sexuales consistían en fotografías que mostraban mujeres desnudas y actividad sexual. Además, las fotos 20 que no indujeron ningún deseo sexual fueron elegidas como estímulos no sexuales. Fueron emparejados con los estímulos sexuales para su nivel de placer. Los estímulos no sexuales mostraron escenas altamente excitantes, como actividades de deportes acuáticos, la celebración de una victoria ganadora y el esquí. Estos estímulos se eligieron para identificar la actividad cerebral que estaba relacionada únicamente con el deseo sexual al descartar la actividad que resultó de sentimientos de placer y excitación general.

Para el paradigma experimental fMRI, se dieron instrucciones breves sobre el experimento para 6 al comienzo del experimento, a lo que siguió la presentación aleatoria de estímulos sexuales o no sexuales para 5 s cada uno. Cada intervalo entre intervalos fue 7 – 13 s (promedio, 10 s) para ayudar al participante a regresar a su estado de referencia. Para mantener a los participantes enfocados en los estímulos, se les pidió que presionaran el botón de respuesta cuando se presentara un objetivo inesperado durante aproximadamente 500 ms para un total de veces de 12 durante cualquier intervalo. El tiempo total requerido para el experimento fue 8 min y 48 s (Figura 1).

FIGURA 1

www.frontiersin.org                      

 

 

Figura 1. El paradigma del deseo sexual relacionado con el evento..

Después de completar el experimento fMRI, los participantes observaron los mismos estímulos que se presentaron en el experimento fMRI, y se les pidió que respondieran a las siguientes tres preguntas para una evaluación psicológica.

Primero, se les pidió que respondieran "sí" o "no" cuando se les preguntaba si sentían deseo sexual cuando visualizaban cada estímulo.

En segundo lugar, se les exigía que calificaran su deseo sexual en una escala Likert de cinco puntos que iba desde 1 (menos intenso) a 5 (más intenso).

En tercer lugar, las calificaciones subjetivas de los participantes sobre las dimensiones de valencia y excitación de cada estímulo se determinaron de acuerdo con una escala Likert de siete puntos.

Las calificaciones fueron formuladas en dos dimensiones. La valencia, que fue positiva o negativa, varió de muy negativa en 1 a muy positiva en 7, y la excitación emocional varió de calma en 1 a excitación / excitación en 7. Finalmente, se requirió a los participantes que informaran cualquier otra emoción que experimentaran además del deseo sexual durante su exposición a cada estímulo.

Adquisición de imágen

La adquisición de imágenes se realizó con un escáner de resonancia magnética 3.0 T Philips (Philips Healthcare, Best, The Netherlands). Método de escaneo de imágenes por resonancia magnética (IRM) de imágenes de plano único de eco [imágenes: tiempo de repetición (TR) = 2,000 ms, tiempo de eco (TE) = 28 ms, grosor de corte = 5 mm sin espacio, matriz = 64 × 64, campo de se usó view (FOV) = 24 × 24 cm, ángulo de giro = 80 ° y resolución en el plano = 3.75 mm] para adquirir 35 cortes continuos de imágenes dependientes del nivel de oxígeno en la sangre (BOLD). Se obtuvieron imágenes anatómicas ponderadas de T1 con una secuencia de recuperación de inversión atenuada por líquido de 3-dimensional (TR = 280, TE = 14 ms, ángulo de giro = 60 °, FOV = 24 × 24 cm, matriz = 256 × 256, y grosor de corte = 4 mm).

Análisis estadístico

Para investigar las respuestas neuronales y de comportamiento que se basaron únicamente en el deseo sexual, se excluyeron del análisis de datos las imágenes y los datos psicológicos de las tres imágenes que indujeron otras emociones, como el disgusto, la ira o la sorpresa, además de la excitación sexual. . Independiente t-Las pruebas de las frecuencias e intensidades del deseo sexual entre los dos grupos se realizaron utilizando SPSS 22 (IBM Corporation, Armonk, NY, EE. UU.). La frecuencia del deseo sexual se consideró el número de estímulos por los cuales cada participante experimentó el deseo sexual de entre los estímulos sexuales totales de 20, y la intensidad de la excitación sexual fue el nivel promedio del deseo sexual subjetivo para las imágenes eróticas de 20.

SPM8 (Wellcome Department of Imaging Neuroscience, Londres, Reino Unido) se utilizó para analizar los datos de fMRI. En la etapa de preprocesamiento, la adquisición de imágenes MRI se realizó en el siguiente orden: corrección de tiempo de corte para la adquisición intercalada, corrección de movimiento y normalización espacial en una plantilla estándar proporcionada por el Montreal Neurological Institute (MNI). Posteriormente, las imágenes normalizadas se suavizaron con un núcleo gaussiano 8-mm.

Después de completar el preprocesamiento, se crearon matrices de diseño con dos condiciones (condición sexual y condición no sexual) para que cada participante identifique las áreas con activación relacionada con el deseo sexual. Se utilizaron análisis de primer nivel individuales de las comparaciones de condición sexual menos condición no sexual para un análisis de efectos aleatorios, y se crearon imágenes de medias para cada sujeto. Una muestra t-Las pruebas en las imágenes medias se usaron para evaluar los efectos significativos del grupo en cada grupo en las imágenes de contraste creadas en los análisis individuales. Dos muestras t-se realizaron pruebas para identificar las diferencias entre los dos grupos para las respuestas cerebrales en la condición sexual en relación con la condición no sexual. Además, los análisis correlacionales se realizaron solo en el grupo PHB para determinar las regiones de activación que se correlacionaban con la gravedad de la hipersexualidad según SAST-R. Debido a que la varianza de las puntuaciones del cuestionario podría haber sido demasiado baja para revelar correlaciones más significativas en el grupo de control, los análisis correlacionales no se realizaron en el grupo de control. Los valores de p inferiores a 0.05 (Tasa de detección falsa, corregida, tamaño de grupo ≥ 20) o 0.001 (tamaño de grupo no corregido, ≥ 20) se consideraron significativos para la actividad cerebral, ya que estos niveles generalmente se aceptan en los estudios de RMF. Todas las coordenadas de los voxels activados se muestran como coordenadas MNI en Tablas 34.

El porcentaje de cambio de señal se extrajo de las Regiones de interés (ROI) en función de los resultados de los análisis entre grupos y de correlación [es decir, tálamo bilateral, corteza prefrontal dorsolateral derecha (DLPFC), núcleo caudado izquierdo, giro supramarginal derecho y derecha dorsal cingulado anterior circunvolución con MarsBaR (http://www.sourceforge.net/projects/marsbar). Las ROI se crearon colocando una esfera 5-mm alrededor de las coordenadas reportadas en las Tablas 34. Para examinar las características temporales de las respuestas hemodinámicas, el curso de tiempo de la señal BOLD también se extrajo de las ROI durante la presentación de cada estímulo sexual (total de 12 s; 5 sy 7 s a partir de entonces) para todos los participantes. Los cursos de tiempo se promediaron entre los participantes de cada grupo.

Como prueba de seguimiento de la correlación para calcular el coeficiente de correlación, las relaciones entre las puntuaciones en el SAST-R y el HBI y el porcentaje de la señal cambia en las ROI según los resultados del análisis de correlación (Tabla 4) fueron analizados en el grupo PHB con SPSS 22.

Resultados

Resultados de las evaluaciones psicológicas.

De los sujetos de control sanos de 20, solo dos informaron otras emociones además de la excitación sexual en respuesta a los tres estímulos sexuales. Un participante en el grupo de control informó que dos estímulos sexuales entre los estímulos sexuales de 20 indujeron disgusto e ira, mientras que el otro participante en el grupo de control calificó esa sorpresa sexual inducida por un cuadro. Las tres imágenes sexuales que indujeron sentimientos distintos a la excitación sexual se excluyeron del análisis de los datos.

Un independiente t-la prueba indicó que no hay diferencias grupales en las dimensiones de valencia y activación en respuesta a señales sexuales [valencia: t(43) = 0.14, p> 0.05, de Cohen d = 0.042; excitación: t(43) = 0.30,p> 0.05, de Cohen d = 0.089]. Además, el porcentaje de estímulos sexuales entre las imágenes eróticas de 20 que evocaron deseos sexualesaprendió que el grupo PHB sentía el deseo sexual con mayor frecuencia que el grupo de control durante la exposición al estímulo sexualyo [t(43) = 3.23, p <0.01, de Cohen d = 0.960]. TLa intensidad de la excitación sexual mostró que el grupo PHB experimentó una excitación sexual más intensa que el grupo de control en respuesta a las fotos que estimulan sexualmente. [t(43) = 14.3, p <0.001, de Cohen d = 4.26]. Los resultados de las evaluaciones psicológicas se muestran en la tabla. 2.

TABLA 2

Tabla 2. Resultados de la evaluación psicológica..

Resultados fMRI

En el grupo PHB, se observó activación en los giros frontales bilaterales medios / inferiores [área de Brodmann (BA) 9], cuneus / precuneus (BA 7, 18 y 19), estriado, tálamo y gingri cingulado (BA 24 y 32 ) en respuesta a estímulos sexuales en comparación con estímulos no sexuales. IEn el grupo de control, la activación se mostró en los giros frontales bilaterales medio / inferior (BA 9), cuneus / precuneus (BA 7, 18 y 19), estriado, tálamo y giro del cíngulo izquierdo (BA 24) (Corrección de la falsa falsa Tarifa,p <0.05).

En el análisis entre grupos, el grupo PHB mostró una mayor activación en el córtex cingulado anterior dorsal derecho (dACC; BA 24 y 32), thalami bilateral, núcleo caudado izquierdo, DLPFC derecho (BA 9, 46), y giro supramarginal derecho (BA 40) en relación con la activación en el grupo de control durante la exposición a estímulos sexuales en comparación con estímulos no sexuales. Ninguna región del cerebro en el grupo control mostró mayor activación que en el grupo PHB. Todas las coordenadas para los voxels activados se muestran como coordenadas MNI en Tablas 34. Figura 2 muestra el porcentaje de cambios de señal en los grupos de control y PHB en cada condición experimental (es decir, condiciones sexuales y no sexuales) para las ROI seleccionadas, y la Figura 3 muestra la serie de tiempo promedio para cada grupo de los cambios porcentuales de señal en cada punto de tiempo en las ROI durante la presentación de cada estímulo sexual (total de 12 s; 5 y 7 s después) según los resultados del análisis entre grupos.

TABLA 3

Tabla 3. Regiones del cerebro identificadas por el análisis grupal..

TABLA 4

Tabla 4. Regiones del cerebro identificadas en el análisis correlacional en el grupo PHB durante la exposición a estímulos sexuales.

FIGURA 2

Figura 2. Resultados del análisis entre grupos.(A) Tálamo bilateral (coordenada MNI; x = 6, y = −36, z 4 =) (B) Corteza prefrontal dorsolateral derecha (coordenada MNI;x = 56, y = 10, z 22 =) (C) Núcleo caudado izquierdo (coordenada MNI; x = −38, y = −32, z 2 =)(D) Giro supramarginal derecho (coordenada MNI; x = 50, y = −42, z 32 =) (E) Giro cingulado anterior dorsal derecho (coordenada MNI; x = 24, y = −16, z = 34). Resultados de las comparaciones de activación en estímulos sexuales menos estímulos no sexuales entre el PHB y los grupos de control (p <0.05, tasa de descubrimiento falso, corregido). El grupo de control y el grupo PHB se representan como azul y rojo, respectivamente. El eje y muestra el cambio porcentual de la señal y las barras de error representan el error estándar de la media.

FIGURA 3

Figura 3. Curso temporal de las respuestas hemodinámicas en cada región de interés..(A) Tálamo bilateral (coordenada MNI; x = 6, y = −36, z 4 =) (B) Corteza prefrontal dorsolateral derecha (coordenada MNI; x = 56, y = 10, z 22 =) (C) Núcleo caudado izquierdo (coordenada MNI; x = −38, y = −32, z 2 =) (D) Giro supramarginal derecho (coordenada MNI; x = 50, y = −42, z 32 =) (E) Giro cingulado anterior dorsal derecho (coordenada MNI; x = 24, y = −16, z = 34). El eje y y el eje x muestran el porcentaje de cambio de la señal y el tiempo (s), respectivamente, y las barras de error representan el error estándar de la media.

El análisis de correlación de las regiones relacionadas con la puntuación SAST-R demostró que el tálamo derecho y la DLPFC (BA 9) se correlacionaron con las puntuaciones SAST-R (p <0.001, sin corregir) en el grupo PHB durante la exposición a estímulos sexuales, como se muestra en la tabla 4. TLos resultados del análisis de seguimiento mostraron que el porcentaje de cambio de señal que se extrajo del tálamo derecho y el DLPFC se correlacionó significativamente con la gravedad de la hipersexualidad, como se muestra en la Figura 4. El porcentaje de cambios en la señal en el tálamo derecho y DLPFC derecho se correlacionó positivamente con las puntuaciones SAST-R en el grupo PHB durante la exposición a estímulos sexuales (tálamo derechor = 0.74, n = 23, p <0.01; DLPFC derecho: r = 0.63, n = 23, p <0.01). Además, los cambios porcentuales en la señal en el DLPFC derecho y el tálamo derecho se relacionaron positivamente con las puntuaciones de HBI en el grupo PHB (tálamo derecho: r = 0.65, n = 23, p <0.01; DLPFC derecho: r = 0.53, n = 23, p <0.01), como se muestra en la Figura 4.

FIGURA 4  

Figura 4. Resultados del análisis de correlación.. Análisis correlacional de imágenes de resonancia magnética (fMRI) izquierda. Las regiones que muestran una correlación significativa entre la actividad cerebral durante el deseo sexual y los puntajes de la Prueba de detección de adicción sexual (SAST-R) (p <0.001, sin corregir). Derecha, relación lineal entre los cambios porcentuales de señal extraídos de cada área y las puntuaciones de gravedad sexual [es decir, puntuaciones de SAST-R y del Inventario de comportamiento hipersexual (HBI)]. El eje x muestra las puntuaciones de gravedad sexual y el eje y representa el cambio de señal porcentual. (A) Tálamo bilateral (coordenada MNI; x = 4, y = −32, z 6 =) (B) Corteza prefrontal dorsolateral derecha (coordenada MNI; x = 56, y = 8, z = 22).

Discusión

El presente estudio examinó si había una diferencia en los niveles de deseo sexual entre individuos con PHB y controles sanos y, de ser así, si esta diferencia estaba relacionada con alteraciones funcionales en los sustratos neurales del deseo sexual en estos individuos. Como se predijo, el grupo PHB mostró niveles significativamente elevados de deseo sexual y alteración de la activación en las áreas PFC y subcorticales en comparación con los controles. Estos resultados sugirieron que los cambios funcionales en los circuitos neuronales que median el deseo de comportamiento sexual inducido por señales son similares a los de la respuesta a la presentación de señales en individuos con adicción a sustancias o adicción al comportamiento (Garavan et al., 2000Tapert et al., 2003Crockford y otros, 2005Franklin et al., 2007;Ko et al., 2009McClernon et al., 2009). Voon et al. (2014) informó anormales deseos y cambios funcionales en las regiones asociadas con un mayor deseo en personas con comportamiento sexual compulsivo. Replicamos y extendimos estos resultados al investigar las series temporales de la activación durante el total de 12 en las áreas asociadas con el deseo sexual.

Según la hipótesis, los análisis de los resultados de las evaluaciones psicológicas mostraron que el grupo PHB mostró un deseo sexual más frecuente que el grupo de control durante la exposición a estímulos sexuales, lo que sugiere que este grupo tenía un umbral más bajo para el deseo sexual.. Cuando se indujo el deseo sexual, el grupo PHB mostró una intensidad del deseo sexual más alta que el grupo control. Este resultado fue consistente con hallazgos previos en individuos con grupo PHB (Laier et al., 2013Laier y Brand, 2014Voon et al., 2014), demuestran especialmente que el deseo de la pornografía podría jugar un papel clave en la adicción al ciberexexo.

Los resultados de las respuestas cerebrales a los estímulos sexuales encajan bien con los hallazgos previos de neuroimagen que indican que la actividad se observa en las regiones cerebrales involucradas en el deseo sexual o la motivación / anticipación, así como el gusto sexual o la excitación / consumación, cuando todos los participantes están expuesto a estímulos sexualesi (Georgiadis y Kringelbach, 2012). Los resultados de las comparaciones grupales de imágenes del cerebro revelaron una activación alterada en la DLPFC derecha (BA 9) y las regiones subcorticales, que incluyen el dACC derecho (BA 24 y 32), el núcleo del caudado izquierdo, el giro supramarginal derecho (BA 40) y el derecho tálamo, y estas alteraciones podrían estar asociadas con las características de comportamiento del grupo PHB. Además de la activación cerebral, examinamos una serie de tiempo de las respuestas hemodinámicas en estas áreas durante y después de la excitación del deseo sexual en estas áreas.

Entre estas regiones, se asume que el núcleo caudado izquierdo y el ACC derecho (BA 24 y 32) y el DLPFC derecho están asociados con el componente motivacional del deseo sexual. La participación del núcleo caudado en el procesamiento de la motivación y la recompensa podría explicar su respuesta a los estímulos sexuales (Delgado, 2007). El estriado dorsal se activa durante la anticipación de la recompensa (Delgado, 2007), que posiblemente refleja el deseo que se asocia con tal anticipación. En un estudio de las respuestas neuronales asociadas con el consumo de pornografía, la activación frecuente como resultado de la exposición a la pornografía podría resultar en el desgaste y la regulación hacia abajo del cuerpo estriado, incluido el núcleo caudado, en controles sanos. (Kühn y Gallinat, 2014). Sin embargo, en el estudio actual, se observó una mayor activación en el núcleo caudado en el grupo PHB, aunque el grupo PHB miraba pornografía con mayor frecuencia. Estas diferencias entre los resultados del presente estudio y los de Kühn y Gallinat (2014) Podría explicarse por la diferencia en los participantes. Es decir, en contraste con el uso de adultos varones sanos en el estudio anterior, nuestro estudio se realizó en individuos con PHB. La evidencia acumulada sugiere que el núcleo caudado es importante para el aprendizaje de hábitos de estímulo-respuesta y el mantenimiento de conductas adictivas (Vanderschuren y Everitt, 2005). La activación del núcleo caudado en este estudio podría sugerir que la reactividad sexual se establece después de la exposición repetida a la experiencia sexual..

Se sabe que el dACC está relacionado con los mecanismos de motivación del deseo sexual (Redouté y otros, 2000Arnow et al., 2002Hamann et al., 2004Ferretti et al., 2005Ponseti et al., 2006Paul et al., 2008). Nuestros hallazgos de la activación de dACC sugieren que tiene un papel en el deseo sexual, y estos resultados fueron similares a los de un estudio sobre la actividad neural relacionada con el deseo en sujetos con conductas sexuales compulsivas (Voon et al., 2014). Además, se sabe que el dACC es importante en el procesamiento inicial del comportamiento orientado a objetivos al involucrarse en el monitoreo de conflictos entre la necesidad de expresión conductual y la supresión de esa necesidad (Devinsky et al., 1995Arnow et al., 2002;Karama et al., 2002Moulier et al., 2006Safron et al., 2007). Neuroanatómicamente, el dACC se proyecta al DLPFC y al lóbulo parietal. (Devinsky et al., 1995Pizzagalli et al., 2001). En este estudio, la activación en el dACC en el grupo PHB podría reflejar un conflicto interno entre la necesidad de expresar los impulsos sexuales como acciones y la necesidad de suprimir los impulsos debidos a factores situacionales durante la presentación de los estímulos sexuales.

La activación del giro supramarginal se asocia con una mayor atención a los objetivos que se perciben como señales sexuales (Redouté y otros, 2000Stoléru et al., 2012). Estudios anteriores han propuesto que la mayor atención a los estímulos sexuales juega un papel importante en el mantenimiento del deseo sexual (Barlow, 1986Janssen y Everaerd, 1993) y se relaciona con la búsqueda de sensaciones sexuales (Kagerer y otros, 2014). En el estudio actual, la activación supramarginal podría reflejar la mayor atención prestada por los sujetos con PHB a los estímulos sexuales y que podría dar lugar a niveles más altos de deseo sexual en comparación con el grupo de control.

Entre las regiones que se activaron significativamente en los resultados entre los grupos, el DLPFC y el tálamo se correlacionaron directamente con la gravedad de la adicción sexual en los sujetos con PHB. Observamos una mayor activación del tálamo, que estuvo en línea con hallazgos previos de estudios sobre la excitación sexual (Redouté y otros, 2000Moulier et al., 2006). De acuerdo con estudios previos sobre el deseo sexual, la activación del tálamo está relacionada con las respuestas fisiológicas (es decir, la disposición para la actividad sexual) que son inducidas por el deseo sexual y se correlaciona positivamente con la erección del pene (MacLean y Ploog, 1962Redouté y otros, 2000Moulier et al., 2006). Curiosamente, también encontramos un patrón hemodinámico más alto y más amplio en el tálamo en comparación con el de los controles. Esta respuesta hemodinámica más alta y más amplia podría indicar que la excitación sexual fue más fuerte y prolongada en los individuos con PHB.

Similar a los hallazgos de los estudios sobre la actividad neural en individuos con adicción durante el deseo inducido por la señal, encontramos una función PFC alterada en el grupo PHB. El PFC desempeña un papel fundamental en la planificación futura y la memoria de trabajo (Bonson et al., 2002). Neuroanatómicamente, el PFC está interconectado a varias áreas, incluyendo el dACC, el núcleo caudado y el lóbulo parietal (Devinsky et al., 1995Pizzagalli et al., 2001Goldman-Rakic ​​y Leung, 2002). Estudios previos sobre adicción han demostrado que la disfunción de esta red, incluido el PFC, está relacionada con la regulación del PFC de las regiones de recompensa límbica y su participación en la función ejecutiva de orden superior, incluido el autocontrol, la atribución de prominencia y la conciencia. (Goldman-Rakic ​​y Leung, 2002Feil et al., 2010Goldstein y Volkow, 2011Kühn y Gallinat, 2014). En particular, estos estudios han identificado la función alterada de la DLPFC como un deterioro en la atribución de prominencia, lo que resulta en síntomas, como la sensibilidad anormalmente aumentada a una señal adictiva como sustancia y conductas adictas y un menor interés en los estímulos normales-gratificantes. (Goldman-Rakic ​​y Leung, 2002Goldstein y Volkow, 2011). En el estudio actual, la observación de una mayor activación de DLPFC en el grupo de PHB en comparación con el grupo de control podría reflejar una atribución de prominencia excesiva a las señales sexuales.

En resumen, el grupo PHB mostró un mayor deseo sexual que se asoció con una actividad cerebral alterada. Estos hallazgos indican que el grupo PHB podría prestar una atención excesiva a los estímulos sexuales y que podría tener una respuesta automática porque la respuesta condicional a los estímulos sexuales no se pudo mediar adecuadamente. Las limitaciones del presente estudio fueron las siguientes. Primero, la carrera de los sujetos fue asiática. En segundo lugar, este estudio incluyó solo sujetos masculinos heterosexuales, y los estudios futuros que incluyan mujeres y homosexuales masculinos deberían ser útiles para comprender mejor el PHB. Los sujetos con PHB con trastornos mentales coexistentes no se inscribieron en el presente estudio, lo que garantiza la investigación de la disfunción neural basada únicamente en el PHB. Sin embargo, según un estudio realizado por Weiss (2004), 28% de hombres con PHB sufren de trastorno depresivo mayor. Tomar estos factores juntos limita la generalización de los resultados del estudio a la población universal más amplia. Finalmente, los dos grupos pueden haber diferido con respecto a la autoconciencia y / o sensibilidad emocional debido al tratamiento de los participantes de PHB. Intentamos disminuir las diferencias entre los grupos de control y PHB comparando las variables demográficas importantes, incluida la edad, el nivel de educación y la capacidad de manejo, con fines de comparación y aplicando criterios de exclusión estrictos, como la presencia de trastornos psiquiátricos y el uso actual Medicación psicotrópica, para ambos grupos. A continuación, planeamos examinar cómo las variables relacionadas con el período de tratamiento o el tipo de tratamiento afectan las respuestas emocionales, incluidas las respuestas a las señales sexuales, de las personas con PHB.

A pesar de estas limitaciones, los resultados de este estudio contribuyen significativamente a la literatura y tienen implicaciones significativas para futuras investigaciones. Identificamos regiones específicas del cerebro que estaban directamente asociadas con el deseo sexual y los cambios temporales en las actividades de estas regiones entre los sujetos con PHB. Al igual que los estudios de imágenes cerebrales sobre adicción a sustancias y conductas, el PHB se relacionó con cambios funcionales en las áreas PFC y subcorticales, incluso sin la neurotoxicidad de los fármacos. Por lo tanto, nuestros resultados son útiles para caracterizar los comportamientos y los mecanismos neuronales asociados de los individuos con PHB, y van un paso más allá de las descripciones de las características como en estudios anteriores.

Financiamiento

Este trabajo fue apoyado por el Instituto de Ciencias Básicas de Corea (No. E35600) y el fondo de investigación de la Universidad Nacional 2014 Chungnam.

Declaracion de conflicto de interes

Los autores declaran que la investigación se llevó a cabo en ausencia de cualquier relación comercial o financiera que pudiera interpretarse como un posible conflicto de intereses.

AGRADECIMIENTOS

Los autores desean agradecer al Instituto de Ciencia Básica de Corea por permitir que este estudio se lleve a cabo en el Department of Human Imaging Center utilizando el escáner de resonancia magnética 3T (Phillips).

Material suplementario

El Material complementario para este artículo se puede encontrar en línea en: http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fnbeh.2015.00321

Referencias

Asociación Americana de Psiquiatría (2013). Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, 5th Edn. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

Arnow, BA, Desmond, JE, Banner, LL, Glover, GH, Solomon, A., Polan, ML, y otros. (2002). Activación cerebral y excitación sexual en varones heterosexuales sanos. Cerebro 125, 1014 – 1023. doi: 10.1093 / cerebro / awf108

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Barlow, DH (1986). Causas de la disfunción sexual: el papel de la ansiedad y la interferencia cognitiva. J. consultar. Clinica Psicol. 54, 140 – 148. doi: 10.1037 / 0022-006X.54.2.140

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Beck, AT, Steer, RA y Brown, GK (1996). Inventario de depresión de Beck-II. San Antonio, TX: Corporación Psicológica.

Google Scholar

Birn, RM, Cox, RW y Bandettini, PA (2002). Detección versus estimación en fMRI relacionada con eventos: elección del momento óptimo de estímulo. Neuroimagen 15, 252 – 264. doi: 10.1006 / nimg.2001.0964

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Negro, DW (2000). La epidemiología y la fenomenología del comportamiento sexual compulsivo. CNS Spectr. 5, 26 – 72. doi: 10.1017 / S1092852900012645

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Bonson, KR, Grant, SJ, Contoreggi, CS, Links, JM, Metcalfe, J., Weyl, HL, et al. (2002). Sistemas neurales y ansias de cocaína inducidas por señales. Neuropsicofarmacología 26, 376–386. doi: 10.1016/S0893-133X(01)00371-2

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Bühler, M., Vollstädt-Klein, S., Klemen, J., y Smolka, MN (2008). ¿El diseño de presentación de estímulos eróticos afecta los patrones de activación cerebral? Diseños de fMRI relacionados con eventos vs. bloqueados. Behav. Función cerebral. 4:30. doi: 10.1186/1744-9081-4-30

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Buss, AH, y Perry, M. (1992). El cuestionario de agresión. J. Pers. Soc. Psychol. 63, 452 – 459. doi: 10.1037 / 0022-3514.63.3.452

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Carnes, P. (2013). Contrario al amor: ayudar al adicto sexual. Centro de la ciudad, MN: Hazelden Publishing.

Google Scholar

Carnes, P., Green, B., y Carnes, S. (2010). Lo mismo pero diferente: reenfocando la Prueba de detección de adicción sexual (SAST) para reflejar la orientación y el género. Sexo. Adicto. Obliga 17, 7 – 30. doi: 10.1080 / 10720161003604087

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Carnes, PJ (2001). Fuera de las sombras: entendiendo la adicción sexual. Centro de la ciudad, MN: Hazelden Publishing.

Google Scholar

Coleman, E. (1992). ¿Su paciente sufre de conducta sexual compulsiva? Psiquiatría Ana. 22, 320–325. doi: 10.3928/0048-5713-19920601-09

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Crockford, DN, Goodyear, B., Edwards, J., Quickfall, J. y el-Guebaly, N. (2005). Actividad cerebral inducida por señales en jugadores patológicos. Biol. Psiquiatría 58, 787 – 795. doi: 10.1016 / j.biopsych.2005.04.037

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Delgado, MR (2007). Respuestas relacionadas con la recompensa en el cuerpo estriado humano. Ana. NY Acad. Sci. 1104, 70 – 88. doi: 10.1196 / annals.1390.002

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Devinsky, O., Morrell, MJ y Vogt, BA (1995). Contribuciones del córtex cingulado anterior al comportamiento. Cerebro 118, 279 – 306. doi: 10.1093 / cerebro / 118.1.279

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Feil, J., Sheppard, D., Fitzgerald, PB, Yücel, M., Lubman, DI, y Bradshaw, JL (2010). Adicción, búsqueda compulsiva de drogas y el papel de los mecanismos frontostriatales en la regulación del control inhibitorio. Neurosci. Biobehav. Rdo. 35, 248 – 275. doi: 10.1016 / j.neubiorev.2010.03.001

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Ferretti, A., Caulo, M., Del Gratta, C., Di Matteo, R., Merla, A., Montorsi, F., y otros. (2005). Dinámica de la excitación sexual masculina: distintos componentes de la activación cerebral revelados por fMRI. Neuroimagen 26, 1086 – 1096. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2005.03.025

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Franklin, TR, Wang, Z., Wang, J., Sciortino, N., Harper, D., Li, Y., y col. (2007). Activación límbica a señales de fumar cigarrillos independientemente de la abstinencia de la nicotina: un estudio de perfusión con resonancia magnética funcional. Neuropsicofarmacología 32, 2301 – 2309. doi: 10.1038 / sj.npp.1301371

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Garavan, H., Pankiewicz, J., Bloom, A., Cho, JK, Sperry, L., Ross, TJ, y col. (2000). Deseo de cocaína inducido por señales: especificidad neuroanatómica para usuarios de drogas y estímulos de drogas. A.m. J. Psiquiatría 157, 1789 – 1798. doi: 10.1176 / appi.ajp.157.11.1789

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Georgiadis, JR y Kringelbach, ML (2012). El ciclo de la respuesta sexual humana: evidencia de imágenes del cerebro que vincula el sexo con otros placeres. Prog. Neurobiol. 98, 49 – 81. doi: 10.1016 / j.pneurobio.2012.05.004

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Goldman-Rakic, PS y Leung, HC (2002). “Arquitectura funcional de la corteza prefrontal dorsolateral en monos y humanos”, en Principios de la función del lóbulo frontal, eds DT Stuss y RT Knight (Nueva York, NY: Oxford University Press), 85 – 95.

Goldstein, RZ y Volkow, ND (2011). Disfunción de la corteza prefrontal en la adicción: hallazgos de neuroimagen e implicaciones clínicas. Nat. Rev. Neurosci. 12, 652 – 669. doi: 10.1038 / nrn3119

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Goodman, A. (1993). Diagnóstico y tratamiento de la adicción sexual. J. Sexo Marital Ther. 19, 225 – 251. doi: 10.1080 / 00926239308404908

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Goodman, A. (2001). ¿Lo que hay en un nombre? Terminología para designar un síndrome de comportamiento sexual conducido. Adicto sexual Obliga 8, 191 – 213. doi: 10.1080 / 107201601753459919

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Hamann, S., Herman, RA, Nolan, CL y Wallen, K. (2004). Los hombres y las mujeres difieren en la respuesta de la amígdala a los estímulos visuales sexuales. Nat. Neurosci. 7, 411 – 416. doi: 10.1038 / nn1208

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Janssen, E., y Everaerd, W. (1993). Determinantes de la excitación sexual masculina. Ana. Rev. Sex Res. 4, 211 – 245. doi: 10.1080 / 10532528.1993.10559888

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Kafka, MP (2010). Trastorno hipersexual: un diagnóstico propuesto para DSM-V. Arco. Sexo. Behav. 39, 377–400. doi: 10.1007/s10508-009-9574-7

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Kagerer, S., Wehrum, S., Klucken, T., Walter, B., Vaitl, D. y Stark, R. (2014). El sexo atrae: investigar las diferencias individuales en el sesgo de atención a los estímulos sexuales. PLoS ONE 9: e107795. doi: 10.1371 / journal.pone.0107795

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Karama, S., Lecours, AR, Leroux, JM, Bourgouin, P., Beaudoin, G., Joubert, S., y col. (2002). Áreas de activación cerebral en hombres y mujeres durante la visualización de extractos de películas eróticas. Tararear. Cerebro Mapp, 16, 1 – 13. doi: 10.1002 / hbm.10014

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Kim, M., y Kwak, JB (2011). Adicción al cibersexo juvenil en la era de los medios digitales. J. Humanit. 29, 283-326.

Ko, CH, Liu, GC, Hsiao, S., Yen, JY, Yang, MJ, Lin, WC, y otros. (2009). Las actividades cerebrales asociadas con la necesidad de los juegos de la adicción a los juegos en línea. J. Psychiatr. Res. 43, 739 – 747. doi: 10.1016 / j.jpsychires.2008.09.012

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Kor, A., Fogel, Y., Reid, RC y Potenza, MN (2013). ¿Debe el trastorno hipersexual ser clasificado como una adicción? Sexo. Adicto. Obliga 20, 27 – 47. doi: 10.1080 / 10720162.2013.768132

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Kühn, S., y Gallinat, J. (2014). Estructura cerebral y conectividad funcional asociada con el consumo de pornografía: el cerebro en la pornografía. Archives of General Psychiatry 71, 827 – 834. doi: 10.1001 / jamapsychiatry.2014.93

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Kuzma, JM y Black, DW (2008). Epidemiología, prevalencia e historia natural del comportamiento sexual compulsivo.Psiquiatría Clinica Norte am 31, 603 – 611. doi: 10.1016 / j.psc.2008.06.005

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Laier, C., y Brand, M. (2014). Evidencia empírica y consideraciones teóricas sobre los factores que contribuyen a la adicción al cibersexo desde una perspectiva cognitivo-conductual. Sexo. Adicto. Obliga 21, 305 – 321. doi: 10.1080 / 10720162.2014.970722

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Laier, C., Pawlikowski, M., Pekal, J., Schulte, FP, y Brand, M. (2013). Adicción al cibersexo: la excitación sexual experimentada cuando se mira pornografía y no los contactos sexuales de la vida real hace la diferencia. J. Behav. Adicto. 2, 100 – 107. doi: 10.1556 / JBA.2.2013.002

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Lang, PJ, Bradley, MM y Cuthbert, BN (2008). Sistema Internacional de Imágenes Afectivas (IAPS): Calificaciones Afectivas de Imágenes y Manual de Instrucciones. Informe Técnico A-8. Gainesville, FL: Universidad de Florida.

Google Scholar

MacLean, PD y Ploog, DW (1962). Representación cerebral de la erección del pene. J. Neurofisiol. 25, 29-55.

Google Scholar

McClernon, FJ, Kozink, RV, Lutz, AM y Rose, JE (2009). La abstinencia de fumar con 24-h potencia la activación de fMRI-BOLD a las señales de fumar en la corteza cerebral y el cuerpo estriado dorsal. Psicofarmacología 204, 25–35. doi: 10.1007/s00213-008-1436-9

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Moulier, V., Mouras, H., Pélégrini-Issac, M., Glutron, D., Rouxel, R., Grandjean, B., et al. (2006). Correlaciones neuroanatómicas de la erección del pene evocadas por estímulos fotográficos en hombres humanos. Neuroimagen 33, 689 – 699. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2006.06.037

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Patton, JH, Stanford, MS y Barratt, ES (1995). Estructura factorial de la Escala de Impulsividad de Barratt. J. Clin. Psychol. 51, 768-774.

Resumen de PubMed | Google Scholar

Paul, T., Schiffer, B., Zwarg, T., Krüger, TH, Karama, S., Schedlowski, M., y col. (2008). Respuesta cerebral a estímulos sexuales visuales en varones heterosexuales y homosexuales. Tararear. Cerebro Mapp. 29, 726 – 735. doi: 10.1002 / hbm.20435

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Pizzagalli, D., Pascual-Marqui, RD, Nitschke, JB, Oakes, TR, Larson, CL, Abercrombie, HC, et al. (2001). La actividad cingulada anterior como predictor del grado de respuesta del tratamiento en la depresión mayor: evidencia del análisis de tomografía eléctrica cerebral. A.m. J. Psiquiatría 158, 405 – 415. doi: 10.1176 / appi.ajp.158.3.405

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Ponseti, J., Bosinski, HA, Wolff, S., Peller, M., Jansen, O., Mehdorn, HM, y col. (2006). Un endofenotipo funcional para la orientación sexual en humanos. Neuroimagen 33, 825 – 833. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2006.08.002

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Redouté, J., Stoléru, S., Grégoire, MC, Costes, N., Cinotti, L., Lavenne, F., et al. (2000). Procesamiento cerebral de estímulos sexuales visuales en varones humanos. Tararear. Cerebro Mapp. 11, 162–177. doi: 10.1002/1097-0193(200011)11:3<162::AID-HBM30>3.0.CO;2-A

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Reid, RC, Garos, S., y Carpenter, BN (2011). Confiabilidad, validez y desarrollo psicométrico del Inventario de Conducta Hipersexual en una muestra ambulatoria de hombres. Sexo. Adicto. Obliga 18, 30 – 51. doi: 10.1080 / 10720162.2011.555709

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Safron, A., Barch, B., Bailey, JM, Gitelman, DR, Parrish, TB y Reber, PJ (2007). Correlatos neurales de la excitación sexual en hombres homosexuales y heterosexuales. Behav. Neurosci. 121, 237 – 248. doi: 10.1037 / 0735-7044.121.2.237

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Schafer, A., Schienle, A. y Vaitl, D. (2005). El tipo de estímulo y el diseño influyen en las respuestas hemodinámicas hacia el disgusto visual y los provocadores del miedo. En t. J. Psychophysiol. 57, 53 – 59. doi: 10.1016 / j.ijpsycho.2005.01.011

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Schneider, JP, y Schneider, B. (1991). Sexo, mentiras y perdón: parejas que hablan sobre la curación de la adicción al sexo.Centro de la ciudad, MN: Hazeldon Publishing.

Seegers, JA (2003). La prevalencia de síntomas de adicción sexual en el campus universitario. Sexo. Adicto. Obliga 10, 247 – 258. doi: 10.1080 / 713775413

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Stoléru, S., Fonteille, V., Cornélis, C., Joyal, C. y Moulier, V. (2012). Estudios de neuroimagen funcional de la excitación sexual y el orgasmo en hombres y mujeres sanos: una revisión y un metanálisis. Neurosci. Biobehav. Rdo. 36, 1481 – 1509. doi: 10.1016 / j.neubiorev.2012.03.006

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Tapert, SF, Cheung, EH, Brown, GG, Frank, LR, Paulus, MP, Schweinsburg, AD, et al. (2003). Respuesta neuronal a los estímulos alcohólicos en adolescentes con trastorno por consumo de alcohol. Arco. Gen. Psiquiatría 60, 727 – 735. doi: 10.1001 / archpsyc.60.7.727

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Vanderschuren, LJ y Everitt, BJ (2005). Mecanismos conductuales y neurales de la búsqueda compulsiva de drogas. EUR. J. Pharmacol. 526, 77 – 88. doi: 10.1016 / j.ejphar.2005.09.037

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Voon, V., Mole, TB, Banca, P., Porter, L., Morris, L., Mitchell, S., y col. (2014). Correlatos neurales de la reactividad de la señal sexual en individuos con y sin conductas sexuales compulsivas. PLoS ONE 9: e102419. doi: 10.1371 / journal.pone.0102419

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Weiss, D. (2004). La prevalencia de la depresión en hombres adictos al sexo que residen en los Estados Unidos. Sexo. Adicto. La compulsividad 11, 57 – 69. doi: 10.1080 / 10720160490458247

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Zarahn, E., Aguirre, G. y D'Esposito, M. (1997). Un diseño experimental basado en ensayos para fMRI. Neuroimagen 6, 122 – 138. doi: 10.1006 / nimg.1997.0279

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

 

Palabras clave: comportamiento hipersexual problemático, deseo sexual, resonancia magnética funcional, corteza prefrontal dorsolateral, respuesta hemodinámica

Cita: Seok JW y Sohn JH (2015) Sustratos neuronales del deseo sexual en personas con comportamiento hipersexual problemático.Frente. Behav. Neurosci. 9: 321. doi: 10.3389 / fnbeh.2015.00321

Recibido: 18 de junio de 2015; Aprobado: 10 de noviembre de 2015;
Publicado: 30 de noviembre de 2015.

Editado por:

Morten L. Kringelbach, Universidad de Oxford, Reino Unido y Universidad de Aarhus, Dinamarca, Reino Unido

Revisado por:

Matthias Brand, Universidad Duisburg-Essen, Alemania
Janniko Georgiadis, University Medical Center Groningen, Países Bajos

Copyright © 2015 Seok y Sohn. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos del Licencia de atribución de Creative Commons (CC BY). Se permite el uso, distribución o reproducción en otros foros, siempre que se acredite al autor o licenciantes originales y que se cite la publicación original en esta revista, de acuerdo con la práctica académica aceptada. No se permite ningún uso, distribución o reproducción que no cumpla con estos términos.

* Correspondencia: Jin-Hun Sohn, [correo electrónico protegido]