Visualización de materiales sexualmente explícitos solos o juntos: asociaciones con calidad de relación (2009)

COMENTARIOS: Este estudio se cita a menudo como apoyo a la afirmación de que ver pornografía mejora la satisfacción sexual. Del estudio:

Aquellos que vieron SEM solo con sus parejas reportaron más dedicación y mayor satisfacción sexual que aquellos que vieron SEM solo.

Sin embargo, el porcentaje de parejas, en una muestra representativa, donde ambos compañeros SOLO ver porno juntos son muy pequeños. Sabemos esto, ya que muchos estudios informan tasas muy altas de uso de porno masculino, mientras que nLos datos representativos de la encuesta más grande de EE. UU. (Encuesta social general) encontraron que solo el 2.6% de mujeres había visitado un "sitio web pornográfico" en el último mes (2002-2004). Ver La pornografía y el matrimonio., 2014. El porcentaje de parejas que ven SOLO ver porno juntos es obviamente mucho menor que el 2.6%. El presente estudio no contenía una muestra representativa. Ni siquiera cerca

Tenemos este hallazgo esperado:

Los individuos que nunca vieron SEM reportaron una mejor calidad de relación en todos los índices que aquellos que vieron SEM solo.

Y este hallazgo:

La única diferencia entre aquellos que nunca vieron SEM y aquellos que lo vieron solo con sus compañeros fue que aquellos que nunca lo vieron Tuvo menores tasas de infidelidad.

Tenga cuidado con aquellos que consideren significativos estos hallazgos.


PMCID: PMC2891580

NIHMSID: NIHMS172235

Resumen

Este estudio investigó las asociaciones entre ver el material sexualmente explícito (SEM) y el funcionamiento de la relación en una muestra aleatoria de individuos solteros 1291 en relaciones amorosas. Más hombres (76.8%) que mujeres (31.6%) informaron que veían el SEM por sí solos, pero casi la mitad de los hombres y las mujeres informaron que a veces veían el SEM con su pareja (44.8%). Se examinaron las medidas de comunicación, ajuste de la relación, compromiso, satisfacción sexual e infidelidad. Las personas que nunca vieron SEM informaron una mayor calidad de relación en todos los índices que aquellos que vieron SEM solo. Aquellos que vieron SEM solo con sus parejas informaron más dedicación y mayor satisfacción sexual que aquellos que vieron solo SEM. La única diferencia entre aquellos que nunca vieron a SEM y aquellos que lo vieron solo con sus parejas fue que aquellos que nunca lo vieron tuvieron tasas más bajas de infidelidad. Se discuten las implicaciones para la investigación futura en esta área, así como para la terapia sexual y la terapia de pareja.

Palabras clave: Pornografía, Calidad de relación, Parejas, Material sexualmente explícito, Infidelidad.

Introducción

Se han estudiado varias facetas de la pornografía y su efecto en nuestra sociedad durante décadas. En términos de cómo se relaciona con las relaciones románticas, ha habido un enfoque en los hombres que lo ven solos y cómo este comportamiento afecta a sus parejas románticas o sus puntos de vista de las parejas (por ejemplo, Bridges, Bergner y Hesson-McInnis, 2003; Kenrick, Gutierres y Goldberg, 2003). Con respecto a las mujeres, la mayoría de las investigaciones han examinado el uso y las actitudes de las mujeres hacia la pornografía (por ejemplo, Lawrence y Herold, 1988; O'Reilly, Knox y Zusman, 2007). Investigaciones de otros países han indicado que las mujeres tienden a ver materiales sexualmente explícitos (SEM) con sus parejas en lugar de por sí mismas, mientras que la visualización de los hombres suele ser privada (Haavio-Mannila y Kontula, 2003; Træen, Nilsen y Stigum, 2006). El presente estudio investigó estas dinámicas en los Estados Unidos y también examinó cómo ver SEM con la pareja romántica se relaciona con la calidad y el funcionamiento de la relación.

La pornografía se ha definido como "medios utilizados o destinados a aumentar la excitación sexual" (Carroll et al., 2008). Sin embargo, muchos investigadores dividen la pornografía en subcategorías, como la pornografía sexualmente violenta, la pornografía no violenta y la erótica. Erotica presenta más encuentros sexuales positivos y afectuosos con más equilibrio de poder que las dos primeras categorías (Stock, 1997). Dada la novedad del enfoque del estudio actual, no utilizamos tales subcategorías. En su lugar, utilizamos el término más general, "material sexualmente explícito" (SEM), que podría haber incluido cualquiera de estas subcategorías en forma de videos, páginas web de Internet, publicaciones, revistas u otros medios.

Viendo materiales sexualmente explícitos solo

Ver SEM por su cuenta (sin una pareja romántica) parece ser más común entre las personas de 18 a 25 años que son sexualmente activas, tienen bajos niveles de ansiedad sexual y reportan un mayor número de parejas sexuales (Carroll et al., 2008). Adicionalmente, Stack, Wasserman y Kern (2004) descubrió que ser menos religioso era un fuerte predictor de ver SEM en Internet. Con respecto a las diferencias de género en la visualización de SEM, los hombres generalmente ven SEM más frecuentemente que las mujeres (Traeen et al., 2006), aunque hay alguna variación en las diferencias de género por edad y cohorte. Boies (2002) encontró que la proporción hombre a mujer de la visualización SEM es 3: 1 en poblaciones más jóvenes y 6: 1 en poblaciones más viejas. Los hombres también tienden a disfrutar de SEM más que las mujeres, independientemente de si los materiales fueron diseñados para audiencias masculinas o femeninas (Mosher y MacIan, 1994).

La investigación sobre las consecuencias de ver SEM solo para las actitudes sobre los socios y para el funcionamiento de la relación es algo heterogénea. Algunas investigaciones indican efectos nocivos para las opiniones de los hombres sobre sus parejas y relaciones. Por ejemplo, Kenrick et al. (2003) encontraron que los hombres calificaron a sus parejas como menos atractivas después de ver fotografías sexualmente explícitas de otras mujeres. Ellos teorizaron que esto puede deberse a que la exposición a SEM lleva a los hombres a percibir erróneamente cómo se ve un cuerpo desnudo típico. Su trabajo anterior apoya esta noción; los hombres que consideraban atractivas las páginas centrales se consideraban menos enamorados de sus parejas (Kenrick et al., 2003). Curiosamente, la misma exposición no afectó las calificaciones de las mujeres sobre el amor por sus parejas (Kenrick et al., 2003). En otro estudio, después de 6 semanas de exposición de 1 hora por semana a pornografía no violenta, tanto hombres como mujeres informaron menos satisfacción con el afecto, la apariencia física y la curiosidad sexual y el desempeño de su pareja (Zillmann y Bryant, 1988). También le dieron mayor importancia a la actividad sexual sin participación emocional. Otra investigación indica que la exposición prolongada a la pornografía puede estar relacionada con dudas sobre el valor del matrimonio y un mayor respaldo a las relaciones no monógamas (Zillmann, 1989). Este cuerpo de investigación indica que la exposición a SEM puede estar asociada con consecuencias negativas de relación, tal vez especialmente para los hombres.

Por otro lado, otros trabajos no han podido encontrar vínculos entre la visualización de SEM y las actitudes negativas sobre las mujeres o las relaciones. Linz, Donnerstein y Penrod (1988) encontró que la exposición a la pornografía no violenta hizo no aumentar los juicios de los hombres sobre las mujeres como objetos sexuales. De manera similar, hay evidencia de que incluso mirar pornografía explícitamente degradante no cambia la calificación de los hombres sobre la competencia intelectual, el interés sexual, el atractivo o la permisividad de las mujeres (Jansma, Linz, Mulac e Imrich, 1997). Tomados en conjunto, parece que aunque algunos hombres pueden experimentar un aumento en las opiniones negativas sobre las mujeres después de la exposición a SEM, no todos los hombres se ven afectados de manera negativa. Al mismo tiempo, debemos tener en cuenta que no conocemos ningún estudio que haya demostrado positivo efecto de ver SEM solo para el funcionamiento de la relación en general o para las opiniones de los hombres sobre sus parejas.

Aunque algunas investigaciones han examinado las actitudes generales de las mujeres sobre la pornografía junto con las actitudes de los hombres sobre SEM (por ejemplo, O'Reilly et al., 2007), gran parte de la investigación SEM que se centra únicamente en las mujeres se centra más en sus opiniones sobre la visión SEM de sus parejas que en su propia visión. Por ejemplo, Bergner y Puentes (2002) descubrió que cuando las mujeres consideraban excesiva la visión de sus parejas, tendían a creer que tenía un efecto negativo en la relación. Estudiaron 100 publicaciones en foros de mensajes de Internet de mujeres que pensaban que la visualización de pornografía de sus parejas era excesiva. Estas mujeres usaban palabras como "infidelidad", "aventura amorosa" y "traición", y se referían a sus parejas como "adictas al sexo", "degenerados sexuales" y "pervertidos". Las parejas femeninas de adictos al sexo diagnosticados tendían a tener opiniones similares a las de Bergner y Bridges '(2002) estudiar (Schneider, 2000). Sin embargo, estas dos muestras se seleccionaron en función del uso muy frecuente de SEM por parte de parejas masculinas, por lo que sus opiniones son probablemente más extremas que las de las mujeres en general.

La investigación que ha evaluado las opiniones de mujeres más representativas con respecto a la visualización de SEM de sus parejas indica que tienden a no tener opiniones tan negativas como las mujeres en los dos estudios anteriores (Bridges et al., 2003). De hecho, las mujeres tendían a estar de acuerdo con algunas declaraciones positivas sobre el uso de pornografía de sus parejas, como "El uso de pornografía de mi pareja conduce a una variedad en nuestra relación sexual" y "El uso de pornografía de mi pareja no afecta la intimidad en nuestra relación, ”Y solo un tercio consideró el uso de su pareja como un tipo negativo de infidelidad. Las mujeres que informaron que la percepción de sus parejas era alta en términos de frecuencia y duración informaron la mayor angustia (Bridges et al., 2003). Estos resultados implican que es posible que las mujeres no vean la percepción de SEM de sus parejas como poco saludable siempre que no la perciban como excesiva. De hecho, algunas mujeres pueden incluso ver el uso de pornografía de sus parejas como una mejora de su relación sexual.

Una de las limitaciones de la literatura sobre SEM y relaciones románticas es que la mayoría de los estudios evalúan las actitudes de los individuos hacia el sexo opuesto o hacia las relaciones después de haber sido expuestos a SEM en un contexto experimental, que no necesariamente refleja experiencias de la vida real. El estudio actual abordó una brecha en este campo al explorar las formas en que ver SEM solo o en conjunto en la vida personal de uno (fuera de un experimento y por propia voluntad) se relacionaba con varios índices de calidad y funcionamiento de la relación. Evaluar el comportamiento tal como ocurre naturalmente en oposición al comportamiento inducido en un paradigma experimental permite que los resultados reflejen más de cerca el comportamiento y las respuestas naturales del público en general.

Visualización de materiales sexualmente explícitos con una pareja romántica

Algunos estudios anteriores han documentado que los hombres tienden a ver SEM solo, mientras que las mujeres tienden a ver SEM con sus parejas. Por ejemplo, cuando se les preguntó sobre su más reciente visualización de una película sexualmente explícita, las mujeres tenían más probabilidades de decir que lo habían visto con su pareja que solo, mientras que los hombres tenían más probabilidades de informar que lo habían visto solo (Traeen et al., 2006). En el mismo estudio, las mujeres tenían el doble de probabilidades que los hombres de haber dicho que otra persona había comprado las revistas sexualmente explícitas que habían visto. Sin embargo, hasta donde sabemos, hay muy poca investigación previa sobre cómo ver SEM con un compañero (fuera de un experimento) se relaciona con el funcionamiento de la relación. Algunos estudios han explorado las reacciones de hombres y mujeres cuando se les pide que vean el SEM en presencia de otras personas. Si bien no aborda directamente nuestras preguntas de investigación centrales, esta investigación puede ser útil para comprender cómo la visualización de SEM con la pareja romántica se relaciona con la calidad de la relación. En un estudio de investigación experimental, los hombres tendían a experimentar menos excitación sexual y disfrute de SEM cuando veían videos pornográficos con mujeres extrañas que cuando veían con extraños masculinos (López y George, 1995). Este llamado "efecto de vestuario" puede ocurrir porque los hombres piensan que las mujeres desaprueban la pornografía, por lo que inhiben su disfrute en presencia de las mujeres (López y George, 1995). En otro estudio, las mujeres reportaron más sentimientos positivos y excitación sexual al ver videos pornográficos con sus parejas que al verlos con amigas o un grupo de género mixto (Lawrence y Herold, 1988). Los autores de este trabajo sugirieron que este hallazgo podría estar relacionado con el hecho de que 30% de sus participantes mujeres dijeron que usaron videos con clasificación X como preludio a las relaciones sexuales con sus parejas. En combinación, estos hallazgos pueden indicar que a diferencia de los hombres, quienes parecen preferir ver SEM solo o con otros hombres (López y George, 1995), las mujeres pueden sentirse más cómodas viendo SEM con sus parejas que viendo solo o con amigos.

La literatura clínica también es relevante para la discusión de ver SEM con una pareja romántica. Muchos clínicos creen en la utilidad de prescribir o apoyar la visualización de SEM para parejas que tienen dificultades con la intimidad (Manning, 2006; Striar y Bartlik, 1999). Además, un estudio indicó que los terapeutas eran 2.6 veces más propensos a afirmar que la visualización de SEM por parte de sus clientes era más útil que perjudicial (Robinson, Manthei, Scheltema, Rich y Koznar, 1999). Por lo tanto, algunos profesionales han respaldado la idea de que la visualización consensual de SEM puede ser saludable y útil en una relación comprometida, aunque existe poca investigación para apoyar o refutar esta noción.

El estudio presente

El presente estudio buscó ampliar la literatura sobre cómo ver SEM, ya sea solo o junto con la pareja romántica, se relaciona con otras características de la relación. Con base en la investigación disponible sobre cómo ver SEM solo afecta las opiniones de las parejas románticas, particularmente para los hombres, esperábamos que las personas que no vieron SEM en absoluto informaran una mayor calidad de relación en varios índices, incluido el ajuste general de la relación, el compromiso , calidad de la comunicación y satisfacción sexual, así como tasas más bajas de infidelidad que aquellos que vieron SEM por sí mismos. Por otro lado, esperábamos que ver SEM juntos, pero no solo, se relacionaría con la calidad de la relación en una dirección positiva. Esperábamos esta asociación positiva porque ver SEM juntos podría considerarse una actividad o interés compartido entre socios, y hay evidencia de que tener más intereses y actividades compartidos se asocia con una mayor satisfacción en la relación (Kurdek y Schmitt, 1986). También podría ser que las relaciones en las que los socios que participan en el uso de SEM en conjunto se caractericen por una mayor calidad de la relación debido al nivel de confianza e intimidad necesarios para poder discutir y decidir juntos a ver a SEM en conjunto. Estas hipótesis se examinaron en el estudio actual utilizando una gran muestra aleatoria de hombres y mujeres de 18-35 de años de edad en relaciones no casadas. Además, dado que tan poca investigación ha examinado las características de aquellos que ven solo SEM en comparación con sus socios, presentamos algunos datos descriptivos básicos sobre nuestra muestra antes de evaluar nuestras preguntas de investigación sobre la calidad y el funcionamiento de las relaciones.

Método

Participantes

Participantes (N= 1291) eran individuos que participaban en un proyecto más grande centrado en las relaciones no casadas en los Estados Unidos. La muestra para el estudio actual incluyó hombres 475 (36.79%) y mujeres 816. Los participantes tenían edades comprendidas entre 18 y 34 años (M= 25.51 SD= 4.0), tuvo una mediana de 14 años de educación, y ganó $ 15,000 a $ 19,999 anualmente, en promedio. Todos los participantes no estaban casados, pero en relaciones románticas, con 31.99% cohabitando con su pareja. En términos de etnicidad, esta muestra fue 8.4% hispana o latina y 91.6% no hispana o latina. En términos de raza, la muestra fue 75.9% blanco, 14.3% negro o afroamericano, 3.3% asiático, 1.1% indio americano / nativo de Alaska y .3% nativo hawaiano u otras islas del Pacífico; 3.8% reportó ser de más de una carrera y 1.3% no reportó una carrera.

Procedimiento

Para reclutar participantes para el proyecto más grande, un centro de llamadas usó una estrategia de muestreo telefónico listada para llamar a los hogares dentro de los Estados Unidos contiguos. Después de una breve introducción al estudio, los individuos fueron evaluados para su participación. Para calificar, los participantes debían estar entre 18 y 34 y estar en una relación soltera con un miembro del sexo opuesto que había durado 2 meses o más. El criterio de duración de la relación se estableció para que obtuviéramos datos sobre relaciones de pareja relativamente estables, lo cual era una necesidad para los objetivos del proyecto más grande. Aquellos que calificaron, aceptaron participar y proporcionaron direcciones de correo completas (N= 2,213) se enviaron formularios por correo dentro de las semanas 2 de la selección de su teléfono. De los que recibieron formularios por correo, los individuos de 1,447 los devolvieron (porcentaje de respuesta de 65.4); sin embargo, 153 de estos participantes de la encuesta indicó en sus formularios que no cumplían con los requisitos de participación, ya sea por la edad o el estado de la relación, dejando una muestra de 1294. De estos, tres individuos no respondieron a los elementos con respecto a SEM, por lo que la muestra final para el estudio actual fue 1291. Para el proyecto más grande, estos individuos se siguen de forma longitudinal, pero el estudio actual solo empleó datos de la ola inicial de recolección de datos.

Medidas

Información Demográfica

Los datos sobre las características básicas de fondo (por ejemplo, edad, ingresos), así como la información sobre el estado y la duración de la relación, se recopilaron en un cuestionario demográfico. La religiosidad también se midió en esta sección de los formularios con el ítem: "A fin de cuentas, ¿qué tan religioso dirías que eres?" Este ítem se calificó en un 1 (De ningún modo) a 7 (Muy religiosoescala Se ha utilizado en investigaciones anteriores en las que ha demostrado validez convergente (Rhoades, Stanley y Markman, 2009).

Visualización de materiales sexualmente explícitos

Utilizamos dos elementos para evaluar si los participantes vieron SEM solo o no y si vieron SEM con su pareja: “¿Miras tú mismo sitios web, revistas o películas eróticas?” Y “¿Tú y tu pareja miran sitios web eróticos? ¿revistas o películas juntas? "Las opciones de respuesta fueron" No "," Sí, a veces "y" Sí, a menudo ". Para los análisis que se presentan aquí, los que respondieron" No "se codificaron como 0 y los que respondieron" Sí, a veces "o" Sí, a menudo "se codificaron como 1. Elegimos combinar estos dos grupos de "Sí" porque estábamos más interesados ​​en comparar a aquellos que nunca habían participado en la visualización de SEM con aquellos que habían participado en la visualización, en lugar de intentar examinar la frecuencia de visualización. Además, esta escala es probablemente una mala medida de la frecuencia porque no hay definiciones de "a veces" en lugar de "a menudo", y sería difícil establecer que la escala es de naturaleza de intervalo.

Comunicación negativa

Para medir la comunicación negativa, utilizamos la escala de signos de peligro de comunicación (Stanley y Markman, 1997). En esta escala de ítems de 7, los participantes califican los ítems sobre la comunicación en sus relaciones, tales como "pequeños argumentos que se convierten en peleas feas con acusaciones, críticas, insultos o planteando heridas pasadas" en un 1 (nunca o casi nunca) a 3 (frecuentementeescala Esta escala ha demostrado una fiabilidad y validez adecuadas en trabajos anteriores (Kline et al., 2004). En el estudio actual, el alfa de Cronbach (α) =. 81.

Ajuste de la relación

Utilizamos la versión 4-item de la escala de ajuste Dyadic (Sabourin, Valois y Lussier, 2005; Spanier, 1976) para medir el ajuste de la relación. Esta medida incluía elementos sobre la felicidad, pensamientos sobre la disolución, la confianza mutua y un elemento general sobre qué tan bien va la relación. En esta muestra, (α) =. 81.

Dedicatorias.

La dedicación, también llamada compromiso interpersonal, se midió utilizando la Escala de dedicación del ítem 14 del Inventario de compromiso revisado (Stanley y Markman, 1992). Los elementos de ejemplo son "Quiero que esta relación se mantenga fuerte sin importar los momentos difíciles que enfrentemos" y "Me gusta pensar en mi pareja y en mí más en términos de 'nosotros' y 'nosotros' que 'yo' y 'él / ella". . '”Cada artículo fue calificado en un 1 (muy en desacuerdo) a 7 (muy de acuerdo) escala. Muchos estudios han demostrado la confiabilidad y validez de esta medida (p. Ej., Kline et al., 2004; Stanley y Markman, 1992). En esta muestra, (α) =. 88.

Satisfacción Sexual

Para satisfacción sexual, los participantes calificaron "Tenemos una relación sexual o sensual satisfactoria" en un 1 (muy en desacuerdo) a 7 (muy de acuerdoescala Este ítem ha demostrado su validez en investigaciones anteriores (Rhoades et al., 2009; Stanley, Amato, Johnson y Markman, 2006).

Infidelidad

Por infidelidad, a los participantes se les preguntó: "¿Ha tenido relaciones sexuales con otra persona que no sea su pareja desde que comenzó a salir en serio?" Este artículo fue desarrollado para este estudio basado en investigaciones anteriores. Para los análisis presentados aquí, los que respondieron "No" fueron codificados como 0 y los que respondieron "Sí, con una persona" o "Sí, con más de una persona" fueron codificados como 1. Combinamos estas dos opciones de respuesta "Sí" porque no hicimos predicciones sobre el número de socios de infidelidad.

Estrategia analítica de datos

Utilizamos chi-cuadrado y análisis de varianza (ANOVA) para comprobar si hubo diferencias significativas entre aquellos que nunca vieron SEM ("no-SEM"; 35.9%), solo SEM (solo "solo"; 19.3% ), vieron SEM junto con su compañero, pero no solo ("juntos solo"; 15.9%), y vieron SEM juntos y solo ("juntos / solo"; 29.0%). Cuando las pruebas de ómnibus fueron significativas, entonces utilizamos t-Pruebas para examinar diferencias significativas específicas entre los grupos. Dado el gran tamaño de la muestra, adoptamos un alfa conservador de p= .01 para las pruebas de ómnibus (ANOVA y chi-cuadrado) y usó una corrección de Bonferroni para el t-pruebas No hubo interacciones significativas de género en el grupo X de SEM en ninguna variable, por lo que estos resultados no se informan. Todos los medios y SDs se reportan en Tabla 1. Tamaños de efecto (Cohen's d) Por diferencias significativas se presentan en el texto.

Tabla 1

Medios, desviaciones estándar y diferencias significativas en función de grupos de visualización sexualmente explícitos

Resultados

Hallazgos descriptivos

Género

Significativamente más hombres (76.8%) que mujeres (31.6%) informaron haber visto solo SEM,2(1, N= 1291) = 245.92, p<.001, pero no hubo una diferencia significativa entre hombres y mujeres en términos de si informaron haber visto SEM con su pareja, p> .30. En esta muestra, el 44.8% informó haber visto SEM con su pareja.

Edad

No hubo efectos principales significativos del grupo SEM para la edad, p> .01.

Religiosidad

Un ANOVA de 4 (grupo SEM) × 2 (género) indicó un efecto principal para el nivel de religiosidad, F(1, 1277) = 12.47, p<.001. Contrastes (t-pruebas) mostraron que los individuos en el grupo sin SEM tenían niveles más altos de religiosidad que aquellos en el grupo solo (d= .38) y el grupo conjunto / solo (d= .41).

Longitud de la relación

A 4 (grupo SEM) × 2 (género) ANOVA mostró un efecto principal para el género, F(1, 1283) = 10.28, p<.01, y las mujeres informaron haber estado en sus relaciones durante un período de tiempo más largo que los hombres. El ANOVA no reveló un efecto principal significativo para el grupo SEM, p> .01.

Estado de convivencia

Un cuadrado de dos por dos indicó que las personas que estaban cohabitando tenían más probabilidades de informar que habían visto SEM juntos (52.5%) que las personas que estaban saliendo (41.2%) χ2(1, N= 1291) = 14.53, p<.001. No hubo una diferencia significativa entre las personas que cohabitan y las que salen en citas en lo que respecta a ver SEM solo.

Calidad de la relación y funcionamiento

Comunicación negativa

Para evaluar las diferencias entre los cuatro grupos SEM en la comunicación, se realizó un ANOVA 4 (grupo SEM) × 2 (género) (ver Tabla 1). Hubo un efecto principal significativo para el grupo SEM, F(1, 1280) = 9.25, p<.001. Los individuos en el grupo sin SEM informaron una comunicación negativa significativamente menor que los del grupo solo (d= .26) y aquellos en el grupo conjunto / solo (d= .26).

Ajuste de la relación

Un ANOVA de 4 (grupo SEM) × 2 (género) indicó un efecto principal significativo para el grupo SEM F(1, 1147) = 3.95, p<.01. Los individuos en el grupo sin SEM tuvieron un ajuste de relación significativamente mayor que los individuos en el grupo solo (d= .22).

Dedicatorias.

Un ANOVA de 4 (grupo SEM) × 2 (género) indicó un efecto principal significativo para el grupo SEM F(1, 1280) = 6.55, p<.001. Los individuos en el grupo sin SEM informaron niveles de dedicación significativamente más altos en comparación con los del grupo solo (d= .30) y el grupo conjunto / solo (d= .22). Los individuos en el grupo de solo juntos también informaron niveles significativamente más altos de dedicación que aquellos en el grupo de solo solo (d= .31) y el grupo conjunto / solo (d= .23).

Satisfacción Sexual

Un ANOVA de 4 (grupo SEM) × 2 (género) indicó un efecto principal significativo para el grupo SEM F(1, 1275) = 8.39, p<.001. Los individuos en el grupo solo reportaron una satisfacción sexual significativamente menor que aquellos en el grupo sin SEM (d=. 21), las juntas solo (d= .43), y los grupos juntos / solos (d= .33).

Infidelidad

Utilizamos un chi cuadrado de cuatro por dos para evaluar las relaciones entre el grupo SEM y la infidelidad autoinformada (sí o no). El chi-cuadrado fue significativo, χ2(3, N= 1286) = 40.41, p<.001. En todos los grupos, el 9.7% (n= 45) de aquellos en el grupo sin SEM reportaron haber tenido relaciones sexuales con otra persona que no sea su pareja desde que comenzaron a salir, mientras que 19.4% (n= 48) de aquellos en el grupo solo, 18.2% (n= 37) de aquellos en el grupo de solo juntos, y 26.5% (n= 99) de aquellos en el grupo juntos / solo informaron infidelidad. Las pruebas de seguimiento indicaron que los individuos en el grupo sin SEM informaron significativamente menos infidelidad en sus relaciones que los otros tres grupos.

Discusión

Gran parte de las investigaciones anteriores sobre la visualización de SEM y las relaciones se han realizado en laboratorios que utilizan experimentos y asignaciones aleatorias (por ejemplo, Glascock, 2005;Jansma et al., 1997; Kenrick et al., 2003). Por el contrario, el estudio actual preguntó a las personas sobre sus propias experiencias con SEM y evaluó cómo ver SEM con la pareja romántica de uno o solo se asoció con dimensiones clave de la calidad de la relación. Antes de discutir cómo ver SEM en diferentes contextos estaba relacionado con el funcionamiento de la relación, discutimos los hallazgos de nuestros análisis más descriptivos.

Nuestros resultados descriptivos apoyaron el hallazgo generalmente aceptado de que más hombres que mujeres ven SEM por sí mismos (por ejemplo, Boies, 2002; Carroll et al., 2008). Sin embargo, no encontramos diferencias significativas de género con respecto a la visualización de SEM con socios. Casi la mitad de los hombres y las mujeres informaron que habían visto SEM con su pareja romántica. La duración de la relación no se relacionó con si los individuos habían visto SEM con su pareja o solos, pero los que estaban cohabitando tenían más probabilidades de haber visto SEM con su pareja que los que estaban saliendo, pero no vivían juntos. Aunque este comportamiento rara vez se aborda en la investigación sobre las parejas y el funcionamiento de las relaciones, estos hallazgos descriptivos sugieren que la visualización conjunta de SEM es una actividad común entre las parejas jóvenes no casadas.

Los patrones de visualización de SEM también estaban relacionados con la religiosidad. Trabajos previos mostraron que ver internet SEM estaba relacionado con lazos religiosos débiles (Stack et al., 2004), y nuestros resultados respaldan el hecho de que las personas que no vieron SEM en absoluto eran más religiosas que las que solo vieron a SEM por sí mismas o con sus compañeros.

Con respecto a la visualización de SEM y el funcionamiento de las relaciones, nuestra hipótesis de que las personas que no vieron la SEM en absoluto reportaría un funcionamiento de la relación mayor que los que vieron la SEM sola fue en gran parte respaldada. Como se esperaba, las personas que no vieron SEM en absoluto informaron una comunicación negativa más baja y una mayor dedicación que las personas que vieron SEM solo o con su pareja. Además, las personas que no vieron SEM en absoluto informaron una mayor satisfacción sexual y ajuste de la relación en comparación con aquellos que vieron SEM solo. Finalmente, aquellos que no vieron SEM en absoluto tenían una tasa de infidelidad que era al menos la mitad de la de los otros tres grupos. Los tamaños del efecto para estas diferencias fueron generalmente pequeños.

Nuestra hipótesis de que las personas que vieron SEM con su pareja tendrían un funcionamiento de relación más alto que aquellos que vieron SEM solo fue parcialmente apoyada. Aquellos que solo vieron SEM juntos informaron más dedicación que aquellos que vieron SEM solo o ambos solos y juntos, y ver SEM solo juntos se asoció con una mayor satisfacción sexual que ver SEM solo. Como fue el caso de la comparación entre aquellos que vieron SEM solo versus nada, los tamaños del efecto para estas diferencias fueron típicamente pequeños. Al mismo tiempo, solo hubo un caso en el que ver SEM junto con la pareja se asoció con un funcionamiento de la relación más bajo que no ver SEM en ningún contexto. Aquellos que vieron SEM juntos informaron más infidelidad en su relación que aquellos que no vieron SEM en absoluto. En todos los demás casos, no hubo diferencias significativas entre estos dos grupos. Estos resultados claramente no sugieren un beneficio de ver SEM juntos, pero tampoco sugieren que esté asociado con una calidad de relación más baja o perjudicial de alguna manera.

Manning (2006) teorizó que ver SEM juntos puede ser un medio para acercarse, mientras que verlo solo puede levantar un muro entre los socios. Nuestros hallazgos no pueden hablar directamente de si las parejas que vieron SEM estaban más cerca o si la cercanía fue una motivación para ver SEM, pero el hallazgo de que las personas que vieron SEM solo tuvieron la menor satisfacción sexual puede apoyar la noción de Manning de que ver SEM solo quita la relación sexual de la pareja. Sin embargo, también podría ser que las personas que son infelices en sus relaciones busquen SEM por sí mismas como una salida para la energía sexual. La dificultad de interpretar estos análisis es que eran correlacionales. No podemos saber a partir de estos datos si ver SEM solo o en conjunto fue una causa o un efecto de la dinámica de la relación.

No surgieron diferencias de género significativas en nuestros análisis, lo que sugiere que ver SEM en diferentes contextos estaba relacionado con las relaciones de hombres y mujeres de manera similar. Gran parte de la investigación anterior se ha centrado en el uso de la pornografía por parte de los hombres y sus relaciones y puntos de vista de las mujeres (por ejemplo, Bridges et al., 2003; Philaretou, Mahfouz y Allen, 2005). Esta investigación amplía esa literatura porque demostró que las mujeres que vieron SEM por sí mismas también tendían a tener relaciones de menor calidad. Las investigaciones futuras podrían examinar estos mecanismos con mayor profundidad en una muestra de parejas en la que se recopilan datos de ambos socios. Por ejemplo, puede ser importante saber si las mujeres que ven solo SEM tienden a tener parejas que solo ven SEM y si las diferencias en las tasas o el interés en ver SEM solo o en pareja se asocian con diferentes características de relación.

Hay algunas implicaciones clínicas de la investigación que hemos presentado. Como se mencionó anteriormente, algunos médicos han respaldado la prescripción de ver SEM juntos como un medio para mejorar la satisfacción sexual y / o la intimidad (Striar y Bartlik, 1999). Excluyendo a los individuos que no vieron SEM en absoluto, nuestros resultados indicaron que una mayor dedicación fue la única característica de relación positiva asociada con la visualización de SEM en conjunto, pero este hallazgo fue correlacional. La mejor prueba de si dichas prescripciones están garantizadas sería utilizar un ensayo controlado aleatorio en el que algunas parejas en terapia estén asignadas para ver SEM y otras no. Además, se necesita más investigación para determinar qué características deben existir dentro de una relación para que tales intervenciones sean efectivas.

Esta investigación también indicó que la visualización de SEM sola puede ser un factor de riesgo para las características de las relaciones negativas. Aunque no podemos saber de nuestros resultados si la visualización de SEM solo conduce a una calidad de relación más pobre o viceversa, estos datos pueden ser útiles para los clínicos que hablan con sus clientes sobre la visualización de SEM solo y cómo se relaciona con sus relaciones románticas.

Limitaciones y futuras investigaciones

El estudio actual tiene varios puntos fuertes, pero deben considerarse en el contexto de las limitaciones del estudio. Como se señaló anteriormente, no pudimos evaluar la frecuencia de visualización de SEM solo versus juntos. La investigación futura podría expandir lo que se midió en este estudio midiendo no solo el contexto de visualización de SEM (solo versus juntos), sino también la frecuencia de diferentes comportamientos de visualización, el tipo de medios visualizados (por ejemplo, Internet, video o material impreso) , así como el tipo de SEM (por ejemplo, lo que se conoce como pornografía suave o hardcore).

Además, aunque la mayoría de las medidas incluidas en este estudio fueron confiables y válidas, nuestra única medida de satisfacción sexual puede haber limitado su sensibilidad. Recopilar más información sobre la satisfacción sexual, el funcionamiento sexual y la intimidad proporcionaría una perspectiva más matizada y detallada sobre cómo estas facetas de la calidad de la relación se relacionan con las experiencias con SEM. Además, como nuestros resultados no se basaron en investigaciones longitudinales, solo se pueden interpretar como relaciones correlacionales, no como relaciones causales.

Con respecto a la investigación futura, este campo puede beneficiarse de examinar a ambos socios en una pareja. Sería interesante saber, por ejemplo, si es importante para las relaciones si los socios coinciden en términos de sus preferencias y comportamientos relacionados con ver SEM solos y juntos. Los datos recopilados de ambos socios también podrían ayudar a este campo a saber cómo la visualización privada de SEM de un socio afecta el sentido de la relación del otro socio. Además, la investigación futura debe considerar cómo la historia sexual individual, como la experiencia sexual prematrimonial y el número de parejas sexuales anteriores, se relaciona con la visualización del SEM y la calidad de la relación. Examinar la historia sexual junto con el comportamiento de visualización de SEM podría ayudar a explicar los matices de por qué ver SEM solo se asoció negativamente con la calidad de la relación. Este tipo de investigación podría ayudar al campo a desentrañar si ver SEM es un indicador de características individuales más importantes, como el impulso sexual.

En conclusión, este estudio demostró que muchos adultos jóvenes solteros eligen ver SEM en sus vidas privadas, ya sea solos o con sus parejas. Este comportamiento es claramente una parte de muchas relaciones de pareja, pero a menudo no se mide ni se discute. Nuestros hallazgos sugieren que varios dominios diferentes de la calidad de la relación están relacionados con la visualización de SEM, ya sea solos o juntos, de manera significativa y que la investigación futura debe continuar explorando cómo la visualización de SEM afecta el desarrollo y la calidad de la relación.

AGRADECIMIENTOS

Esta investigación fue apoyada por una beca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (R01 HD0 47564) otorgada a Scott Stanley y al segundo y tercer autores.

Referencias

  1. Bergner RM, Puentes AJ. La importancia de la participación de la pornografía pesada para parejas románticas: investigación e implicaciones clínicas. Revista de sexo y terapia marital. 2002; 28: 193 – 206. ElPubMed]
  2. Boies SC. Usos y reacciones de los estudiantes universitarios a la información y el entretenimiento sexuales en línea: enlaces a comportamientos sexuales en línea y fuera de línea. Revista Canadiense de Sexualidad Humana. 2002; 11: 77–89.
  3. Bridges AJ, Bergner RM, Hesson-McInnis M. Uso de la pornografía por parejas románticas: su importancia para las mujeres. Revista de terapia sexual y marital. 2003; 29: 1–14. [PubMed]
  4. Carroll JS, Padilla-Walker LM, Nelson LJ, Olson CD, Barry CM, Madsen SD. Generación XXX: aceptación y uso de pornografía entre adultos emergentes. Revista de investigación adolescente. 2008; 23: 6 – 30.
  5. Glascock J. Contenido degradante y sexo de personajes: teniendo en cuenta las reacciones diferenciales de hombres y mujeres a la pornografía. Informes de comunicación. 2005; 18: 43–53.
  6. Haavio-Mannila E, Kontula O. Tendencias sexuales en el área del Mar Báltico. Instituto de Investigación de la Población; Helinski: 2003.
  7. Jansma LL, Linz DG, Mulac A, Imrich DJ. Interacciones de los hombres con las mujeres después de ver películas sexualmente explícitas: ¿la degradación marca la diferencia? Monografías de comunicación. 1997; 64: 1–24.
  8. Kenrick DT, Gutierres SE, Goldberg LL. Influencia del erotismo popular y juicios de extraños y compañeros. En: Plous S, editor. Comprender el prejuicio y la discriminación. McGraw-Hill; Nueva York: 2003. pp. 243 – 248.
  9. Kline GH, Stanley SM, Markman HJ, Olmos-Gallo PA, Peters M, Whitton SW, et al. El tiempo lo es todo: cohabitación con el pene y un mayor riesgo de resultados maritales deficientes. Revista de psicología familiar. 2004; 18: 311 – 318. ElPubMed]
  10. Kurdek LA, Schmitt JP. Desarrollo temprano de la calidad de la relación en parejas heterosexuales, parejas heterosexuales, parejas homosexuales y lesbianas. Psicología del desarrollo. 1986; 22: 305 – 309.
  11. Lawrence KA, Herold ES. Actitudes y experiencias de las mujeres hacia materiales sexualmente explícitos. Revista de investigación sexual. 1988; 24: 161-169. [PubMed]
  12. Linz DG, Donnerstein E, Penrod S. Efectos de la exposición a largo plazo a representaciones violentas y degradantes de mujeres. Revista de Personalidad y Psicología Social. 1988; 55: 758 – 768. ElPubMed]
  13. López PA, George WH. El disfrute de los hombres de la erótica explícita: efectos de las actitudes específicas de la persona y las actitudes específicas de género y las normas específicas de género. Revista de investigación sexual. 1995; 32: 275–288.
  14. Manning JC. El impacto de la pornografía en Internet en el matrimonio y la familia: una revisión de la investigación. Adicción y compulsividad sexual. 2006; 13: 131–165.
  15. Los hombres y mujeres de Mosher DL, MacIan P. College responden a videos con clasificación X destinados a audiencias masculinas o femeninas: Género y guiones sexuales. Revista de investigación del sexo. 1994; 31: 99 – 113.
  16. O'Reilly S, Knox D, Zusman ME. Actitudes de los estudiantes universitarios hacia el uso de pornografía. Diario del estudiante universitario. 2007; 41: 402–406.
  17. Philaretou AG, Mahfouz AY, Allen KR. Uso de pornografía en Internet y bienestar de los hombres. Revista Internacional de Salud Masculina. 2005; 4: 149-169.
  18. Rhoades GK, Stanley SM, Markman HJ. El efecto de cohabitación previo al compromiso: una réplica y extensión de hallazgos anteriores. Revista de psicología familiar. 2009; 23: 107 – 111. ElPubMed]
  19. Robinson BE, Manthei R, Scheltema K, Rich R, Koznar J. Usos terapéuticos de materiales sexualmente explícitos en los Estados Unidos y las Repúblicas Checa y Eslovaca: un estudio cualitativo. Revista de sexo y terapia marital. 1999; 25: 103 – 119. ElPubMed]
  20. Sabourin SP, Valois P, Lussier Y. Desarrollo y validación de una versión breve de Dyadic Adjustment Scale con un modelo de análisis de elementos no paramétricos. Evaluación psicológica. 2005; 17: 15 – 17. ElPubMed]
  21. Schneider JP. Un estudio cualitativo de los participantes del cibersexo: diferencias de género, problemas de recuperación e implicaciones para los terapeutas. Adicción y compulsividad sexual. 2000; 7: 249–278.
  22. Spanier GB. Medición del ajuste diádico: nuevas escalas para evaluar la calidad del matrimonio y díadas similares. Revista de matrimonio y familia. 1976; 38: 15 – 28.
  23. Stack S, Wasserman I, Kern R. Lazos sociales de adultos y el uso de la pornografía en Internet. Ciencias sociales trimestral. 2004; 85: 75 – 88.
  24. Stanley SM, Amato PR, Johnson CA, Markman HJ. Educación prematrimonial, calidad matrimonial y estabilidad matrimonial: hallazgos de una gran encuesta de hogares, aleatoria. Revista de psicología familiar. 2006; 20: 117 – 126. ElPubMed]
  25. Stanley SM, Markman HJ. Valorando el compromiso en las relaciones personales. Revista de matrimonio y familia. 1992; 54: 595 – 608.
  26. Stanley SM, Markman HJ. El matrimonio en los 90: una encuesta telefónica aleatoria a nivel nacional. DEBERES; Denver, CO: 1997.
  27. Stock de nosotros. El sexo como mercancía: los hombres y la industria del sexo. En: Levant RF, Brooks GR, editores. Hombres y sexo: nuevas perspectivas psicológicas. John Wiley; Hoboken, NJ: 1997. pp. 100 – 132.
  28. Striar S, Bartlik B. Estimulación de la libido: el uso de la erótica en la terapia sexual. Anales psiquiátricos. 1999; 29: 60 – 62.
  29. Træen B, Nilsen TS, Stigum H. Uso de pornografía en los medios tradicionales y en Internet en Noruega. Revista de investigación del sexo. 2006; 43: 245 – 254. ElPubMed]
  30. Zillmann D. Los efectos del consumo prolongado de pornografía. En: Zillmann D, Bryant J, editores. Pornografía: Avances de investigación y consideraciones políticas. Lawrence Erlbaum; Hillsdale, NJ: 1989. pp. 127 – 157.
  31. Zillmann D, Bryant J. Impacto de la pornografía en la satisfacción sexual. Revista de Psicología Social Aplicada. 1988; 18: 438–453.