Uso de pornografía en adolescentes: una revisión sistemática de la literatura de las tendencias de investigación 2000-2017. (2018)

Autores: Alexandraki, KyriakiStavropoulos, VasileiosAnderson, emmaLatifi, Mohammad Q.Gomez rapson

Fuente: Comentarios de psiquiatría, Volumen 14, Número 1, marzo de 2018, págs. 47 58- (12)

Autor: Bentham Science Publishers

DOI: https://doi.org/10.2174/2211556007666180606073617

Antecedentes: el uso de pornografía (PU) se ha definido como la visualización de materiales explícitos en forma de imágenes y videos, en los cuales las personas realizan relaciones sexuales con genitales visibles y claramente expuestos. La prevalencia de UP ha aumentado dramáticamente entre los adolescentes, en parte atribuida a la amplia disponibilidad de dicho material en línea.

Objetivo: El objetivo de esta revisión sistemática de la literatura es hacer un mapa del interés de la investigación en el campo y examinar si han surgido resultados estadísticamente significativos de las áreas de enfoque de la investigación.

Métodos: Para abordar estos objetivos: a) se adoptan las directrices PRISMA y; b) se introdujo una conceptualización integradora (derivada de la fusión de dos modelos ampliamente aceptados de comprensión de los comportamientos de uso de Internet) para guiar la síntesis de los hallazgos.

Resultados: En total, los estudios de 57 se integraron en la presente revisión de la literatura. Los hallazgos se conceptualizaron / clasificaron en factores individuales, contextuales y de actividad relacionados con la UP en la adolescencia. En ese contexto, los factores asociados individuales, como el desarrollo, la victimización, la salud mental y la religiosidad, parecen haber cautivado principalmente el interés de la investigación que demuestra relaciones significativas con las UP de adolescentes.

Conclusión: los resultados indican que se requiere más investigación centrada en los factores contextuales y relacionados con la actividad para mejorar el nivel de comprensión de la UP de los adolescentes y para informar un marco conceptual más holístico de la comprensión del fenómeno durante la adolescencia que podría guiar la investigación futura.

Palabras clave: Uso de la pornografia; factores de actividad; adolescencia; Factores contextuales; factores individuales; revisión de literatura; prisma

Tipo de documento: Artículo de Revisión

Fecha de publicación: marzo 1, 2018

RESULTADOS

3.2. Principales / principales tendencias de investigación

Las variables más investigadas (que aparecen como variables de interés en al menos los estudios 6) se revisaron en términos de las relaciones significativas reveladas en relación con la UP en la adolescencia y las principales conclusiones de la literatura se describen a continuación. El resumen de los hallazgos se organiza bajo los tres grupos superiores de estudios que se refieren a factores individuales, contextuales y relacionados con la actividad, y aborda las variables desde las más investigadas hasta las menos investigadas.

3.3. Factores relacionados individuales

3.3.1. Sexo biologico

El sexo biológico se ha examinado como una variable de investigación en 46 de los estudios de 57 incluidos en la presente revisión sistemática de la literatura. En resumen, los hallazgos convergen en que los hombres reportan un mayor consumo de pornografía y más intencional que las mujeres con diferencias de género en el transcurso de la adolescencia, en relación con niveles significativamente más altos de conductas sexuales experimentadas; mayores posibilidades de tener relaciones sexuales con un amigo para hombres [7, 10, 11, 25-32]. Las diferencias relacionadas con el género en el consumo de pornografía se replicaron en relación con la exposición al material en línea y fuera de línea y el uso de material relacionado con la pornografía en un contexto sexting (sexting es el intercambio de contenido sexualmente explícito o provocativo, mensajes de texto, fotos y videos). vía teléfono inteligente, Internet o redes sociales) [33, 34]. Sin embargo, a pesar de reconocer que los hombres se presentaron para buscar contenido relacionado con el sexo más que las mujeres, otros estudios indicaron diferencias según el medio, y los hombres obtuvieron puntuaciones significativamente más altas que las mujeres en la búsqueda de material pornográfico en la web, películas y televisión [15]. De manera interesante, se descubrió que ser un niño actúa de manera protectora contra la violencia sexual pasiva, al consumir material pornográfico, con algunos efectos de ver películas pornográficas en el sexo pasivo no deseado que se revela como mayor entre las niñas [35]. La literatura más reciente tiende a interpretar las diferencias de género en el consumo de material pornográfico en el contexto de la susceptibilidad diferencial al enfoque de los efectos de los medios [36], asumiendo que dichas diferencias pueden no solo existir sino que además afectan a hombres y mujeres de manera diferente; y especialmente en relación a su orientación al desempeño sexual [12].

3.3.2 Actitudes hacia el sexo

En general, los estudios de 21 examinaron las actitudes y conductas sexuales de los adolescentes hacia el sexo en relación con la UP. No es sorprendente que las intenciones de consumir material pornográfico se hayan relacionado principalmente con una actitud normalizada percibida teniendo en cuenta la PU [15] y un impacto significativo en las actitudes y comportamientos sexuales de los adolescentes [7, 37, 38]. Específicamente, estudios longitudinales y transversales utilizando chino,

Las muestras de Estados Unidos, Taiwán y Holanda demostraron que la exposición temprana a la pornografía predijo actitudes sexuales más permisivas, actos de acoso sexual, una variedad de conductas sexuales en mujeres y preocupación sexual y, posteriormente, experimentación sexual en hombres [7, 30, 39-41]. En esa línea, Haggstrom-Nordin, Hanson, Hanson y Tyden [29] que trabajan con una población de adolescentes suecos, encontraron que los consumidores masculinos con alto contenido de pornografía tienden a excitarse sexualmente, a fantasear oa realizar actos que se manifiestan en películas pornográficas. Esto parece estar de acuerdo con la literatura que indica que los usuarios frecuentes de pornografía reportaron más excitación sexual en general, así como suposiciones más distorsionadas sobre la vida sexual, las concepciones de género y la sexualidad y las actitudes negativas de género (p. ej.. Características sexistas relacionadas con la pornografía, como el control y la humillación en particular) [27, 42-44].

3.3.3. Desarrollo

Doce estudios (de los 57 incluidos en la presente revisión de la literatura) han examinado los cambios en el desarrollo de los comportamientos de PU, así como en relación con ellos durante la adolescencia. En conclusión, los hallazgos han apoyado que el tiempo puberal, la maduración temprana y la edad avanzada se asocian a una PU más alta [7, 13, 45, 46]. En contra de la intuición, se ha encontrado que ver pornografía afecta el desarrollo de los valores, y más específicamente aquellos hacia la religión durante la adolescencia [47]. No es sorprendente que se haya demostrado que la observación de pornografía tiene un efecto secularizador, lo que reduce la religiosidad de los adolescentes con el tiempo, independientemente del género [47]. En ese contexto, el desarrollo juvenil positivo se ha asociado con el nivel inicial de UP y su tasa de cambio a lo largo del tiempo en muestras de adolescentes chinos [28].

3.3.4. Persecución

La victimización y el hostigamiento interpersonales se estudiaron en estudios 11 con relaciones significativas reveladas en relación con la PU adolescente. La exposición a la pornografía violenta / degradante parece haber sido común entre los adolescentes, asociada con conductas de riesgo y, en particular para las mujeres, se correlaciona con un historial de victimización [48]. Específicamente, el estudio de Ybarra y Mitchell [11] concluyó que los usuarios de pornografía (ya sea en línea o fuera de línea) tendían a informar más experiencias de victimización física o sexual, mientras que otros estudios destacaron un vínculo específico entre la exposición no intencional a la pornografía y la victimización fuera de línea [14]. Curiosamente, en una investigación posterior de ellos, Ybarra y Mitchell [11] apoyaron que los individuos en desarrollo entre los años 10-15 (independientemente del género) estuvieran más inclinados a informar conductas sexualmente agresivas cuando previamente habían estado expuestos a la PU. Sin embargo, este resultado fue contradictorio con estudios previos que indicaron diferencias de género con respecto al compromiso en la UP y la participación en el comportamiento violento, siendo los adolescentes varones siendo significativamente más propensos a exhibir ambos comportamientos (9). Sin embargo, otros estudios concluyeron que la exposición a la pornografía no tenía una asociación con conductas sexuales de riesgo y que la disposición a la exposición a la pornografía no parecía tener un impacto en las conductas sexuales de riesgo entre los adolescentes en general [46]. A pesar de estos, otros hallazgos indicaron que, en general, la exposición intencional a la PU se asoció con problemas de conducta más altos entre los adolescentes, mayor victimización por solicitud sexual en línea y perpetración de solicitud sexual en línea con la perpetración de coerción y abuso sexual por parte de los niños, lo que se asocia significativamente con la visualización regular de pornografía [ 14, 27]

3.3.5. Características de salud mental

Once estudios revelaron que las características / características y / o síntomas de la salud mental se asociaron a la PU adolescente, así como las variaciones que consideran el estado de salud mental según el medio de consumo de pornografía (p. ej.. en línea y fuera de línea) [11, 49]. En conclusión, y a pesar de que algunos estudios no confirman una asociación entre una salud psicosocial más pobre y la PU [50], la gran mayoría de los hallazgos convergen en que una PU más alta durante la adolescencia tiende a relacionarse con una mayor emocional (p. ej.. depresión) y problemas de comportamiento [10, 14, 34]. En ese contexto, el estudio de Ybarra y Mitchel [11] mostró que los buscadores de pornografía en línea tienen más probabilidades de reportar síntomas de depresión en comparación con los que no están en línea y los que no lo están. Sin embargo, Tsitsika et al. [10] sugirió que aunque la PU frecuente en Internet estaba asociada significativamente con problemas emocionales y psicosociales, el uso infrecuente no lo era. Por lo tanto, ella implicó una forma potencialmente normativa de PU (definida por una frecuencia más baja). En esa línea, Luder. et al. [46] sugirió variaciones relacionadas con el género en la asociación entre la UP y las manifestaciones depresivas con los hombres que presentan mayor riesgo. Este hallazgo coincidió con estudios longitudinales que revelaron que los factores de bienestar psicológico más pobres estaban involucrados en el desarrollo del uso compulsivo de material de Internet sexualmente explícito entre adolescentes [51].

3.3.6. La búsqueda de sensaciones

Las tendencias de búsqueda de sensaciones también parecen haber sido examinadas repetidamente en relación con la UPP en la adolescencia [4, 13, 34, 46, 52, 53]. Sin embargo, los resultados han sido inconsistentes con algunos estudios que confirman [46, 54] y otros que no confirman ningún patrón específico de asociación entre la búsqueda de sensaciones y la UPP adolescente [4]. Sin embargo, la mayoría de los estudios se inclina por confirmar una asociación entre las inclinaciones de búsqueda de sensaciones y la UPP en la adolescencia. Específicamente, Braun y sus colegas [37] apoyaron que tanto los adolescentes masculinos como femeninos con una gran necesidad de estimulación tienen más probabilidades de buscar pornografía. En esa línea, Luder et al. [46] encontró que tanto los hombres como las mujeres, que se exponen a material pornográfico, tienen más probabilidades de ser buscadores de sensaciones. Del mismo modo, Ševčikova, et al. [34] investigó los factores asociados con la exposición al material sexual y descubrió que la sensación buscaba ser un predictor de la exposición frecuente a la pornografía tanto en línea como fuera de línea. Finalmente, hay evidencia de que la relación entre el uso de los medios sexuales y el comportamiento sexual puede estar mediada por la búsqueda de sensaciones [38].

3.3.7. Religiosidad

Los niveles más altos de religiosidad se han asociado con niveles más bajos de PU en la adolescencia [9, 47, 55, 56]. Los estudios han demostrado que los vínculos más débiles con las instituciones sociales principales, incluidas las instituciones religiosas, tienden a ser más frecuentes entre los usuarios de pornografía [9]. En ese contexto, se ha apoyado la visualización más frecuente de pornografía para disminuir la asistencia al servicio religioso, la importancia de la fe religiosa, la frecuencia de oración y la percepción de la cercanía a Dios, mientras que se demostró que aumenta las dudas religiosas [47]. Curiosamente, estos efectos se mantienen independientemente del género y parecen ser más fuertes para los adolescentes en comparación con los adultos emergentes [47]. Sin embargo, aunque otros estudios también han confirmado que la asistencia religiosa también se debilita con una PU más alta, revelaron una diferenciación de género en la asociación entre la religiosidad más baja y la PU, con un menor consumo de pornografía en los niveles más altos de asistencia religiosa, particularmente entre los niños [55]. No es sorprendente que el apego a los líderes religiosos se haya asociado con menores niveles de consumo de pornografía entre los adolescentes [56]. Sin embargo, se debe tener en cuenta que diversos adolescentes culturalmente difieren en el consumo de pornografía, lo que podría implicar diferencias religiosas a nivel cultural. Esto se alinea con los hallazgos que sugieren que los adolescentes de diferentes grupos religiosos (p. ej.. Católicos, protestantes, etc.) varían en el consumo de pornografía, probablemente debido a las diferencias en la tolerancia al porno.

3.3.8. Lazos sociales

La asociación entre UP en la adolescencia y los vínculos sociales que los adolescentes tienen parece haber cautivado con frecuencia la atención de la investigación [38]. En general, parece haber un consenso de que los usuarios frecuentes de pornografía en Internet por parte de los adolescentes tienden a diferir en muchas características sociales de los adolescentes que usan Internet para obtener información, comunicación social y entretenimiento [9]. Específicamente, un estilo de independencia relacional parece estar asociado con un mayor consumo de pornografía [57]. En consenso con estos, Mattebo. et al., [8] admitió que una mayor proporción de usuarios frecuentes de pornografía en adolescentes reportan más problemas de relación con sus compañeros en comparación con los usuarios promedio y no frecuentes. Finalmente, una tendencia del liberalismo con respecto a los lazos sociales se ha asociado a una PU más alta durante la adolescencia [4].

3.4. Factores relacionados con la actividad

3.4.1. Características de uso en línea

Las características de uso en línea se investigaron en 15 de los estudios 57 incluidos en la presente revisión. Estos sugieren que las características comunes de los adolescentes expuestos a la pornografía en línea y la victimización sexual incluyen niveles más altos de uso de juegos en línea, comportamientos de riesgo en Internet, depresión y manifestaciones de acoso cibernético, y exposición voluntaria auto-sexual en línea [49]. Esto es potencialmente consistente con la investigación realizada por Doornward et al. [30], que también indicó que tanto los adolescentes masculinos como los femeninos tienden a utilizar los sitios de redes sociales a diario. En contraste, otros estudios sugirieron que la mala salud psicosocial y las relaciones problemáticas con los padres no se asociaron con las características de uso en línea. Sin embargo, la exposición sexual voluntaria en línea se asoció significativamente con la vulnerabilidad sexual en línea entre los adolescentes hombres y mujeres [50]. Por otra parte, el estudio realizado por Mattebo. et al., [8] encontró que los hombres, que eran usuarios frecuentes de pornografía, tendían a tener más experiencia sexual y pasaban más tiempo en línea (es decir,., más de 10 horas consecutivas, varias veces a la semana), con estilos de vida poco saludables (p. ej.. sobrepeso / obesidad), a diferencia de los consumidores medios / bajos de pornografía.

3.4.2. Comportamientos sexuales de adolescentes

El comportamiento sexual de los adolescentes con respecto a la UP se investigó en los estudios 11, y todos los estudios informaron resultados significativos. El estudio realizado por Doornward, et al. [31, 32] encontró que los adolescentes varones con comportamientos sexuales compulsivos, incluido el uso de material explícito de Internet, informaron niveles bajos de autoestima, niveles más altos de depresión y niveles más altos de interés sexual excesivo. En ese contexto, otros estudios han demostrado que los niños que participaron en el uso de material sexualmente explícito y sitios de redes sociales recibieron más aprobación e indicaron una mayor experiencia considerando su participación sexual [31, 32]. Además, los niños que demostraron el uso frecuente de la pornografía tendían a tener debutamientos sexuales a una edad más temprana ya participar en una gama más amplia de encuentros sexuales. Además de esto, ser niña, vivir con padres separados, tener experiencia de abuso sexual y tener una percepción positiva de la pornografía se ha relacionado con una mayor experiencia sexual durante la adolescencia [8].

3.4.3. Diferentes tipos de contenido pornográfico

El contenido pornográfico en relación con la PU se investigó en estudios de 10, lo que indica asociaciones significativas con los comportamientos sexuales de los adolescentes. Específicamente, la investigación llevada a cabo por [52] reveló que los adolescentes más jóvenes están más a menudo expuestos a contenido de temática de afecto, dominancia y violencia. A diferencia de esto, los adolescentes mayores y los adolescentes con niveles más altos de rendimiento académico tienden a elegir la pornografía basada en el dominio con mayor frecuencia. En esa línea, Hald. et al. [38] encontró que había una relación moderada, pero significativa, entre el contenido del material sexualmente explícito consumido y las conductas sexuales manifestadas por los adolescentes. Por ejemplo, la preferencia por la pornografía violenta / degradante fue mayor para los hombres que habían tomado fotografías sexuales, tenían amigos que solían comprar / vender servicios sexuales y solían consumir grandes cantidades de alcohol. De manera similar, aunque de manera ligeramente diferente, las mujeres que eran consumidoras de pornografía violenta / degradante se inclinaban a tomarse fotos sexuales de sí mismas, a tener amigos que solían comprar / vender servicios relacionados con el sexo y fumar [42, 48].

3.4.4. Porno tradicional

La pornografía tradicional se define como el uso de medios de comunicación pornográficos tradicionales (no en línea), como revistas, televisión y películas [28]. El contenido pornográfico tradicional se investigó en 7 estudios, lo que sugiere que es probable que el interés de la investigación sobre el consumo de material pornográfico tradicional haya disminuido significativamente en comparación con el consumo de material pornográfico en línea. Shek & Ma [28] explican que esto se debe a la creciente disponibilidad de servicios de Internet de banda ancha inalámbricos y económicos. Posteriormente, los adolescentes pueden acceder a la pornografía en línea de manera más fácil y anónima a través de computadoras personales, tabletas y teléfonos inteligentes [28, 44].

3.5. Factores relacionados con el contexto

3.5.1. Funcionamiento familiar

El funcionamiento familiar se investigó en los estudios 12 que se incluyeron en la presente revisión. Específicamente, Weber y sus colegas [44] sugirieron que los adolescentes que se consideran menos independientes de sus padres tienden a consumir pornografía con mayor frecuencia. Esto también es consistente con otros hallazgos [11], que también apoyaron que los adolescentes que presentan relaciones más pobres con sus padres, un menor compromiso con la familia, menos cuidado de los padres y una menor comunicación tienden a ser más altos en la UP. Curiosamente, estos factores parecen influir colectivamente en el funcionamiento familiar, que se ha asociado de forma inversa con PU [9, 58].

3.5.2. Cultura de pares

La cultura de pares en relación con la PU se investigó en los estudios 7. Los hallazgos sugieren que los aspectos de la cultura de los pares que involucran las actitudes de los roles de género, las normas sexuales y la percepción de la aprobación de los compañeros y las conductas sexuales de los adolescentes se interrelacionan con la PU adolescente [7, 31, 32]. Específicamente, el uso de material de Internet sexualmente explícito entre los niños, y el uso de sitios de redes sociales en ambos sexos se correlacionaron positivamente con las percepciones de aprobación de pares y comportamientos sexuales [7, 31, 32]. En esa línea, los estudios realizados por Peter y Valkenburg [59, 60] enfatizaron las nociones de sexo como principalmente físico y casual en lugar de afectivo y relacional, tituladas como "realismo social" y "utilidad" respectivamente. Este estudio demostró que el uso frecuente de material de Internet sexualmente explícito incrementó tanto el "realismo social" como la "utilidad". Esto se puede interpretar en el contexto del consumo frecuente de contenido pornográfico que reduce la intimidad de las relaciones al instigar las nociones de sexo como principalmente físicas y casuales. Además de esto, To y sus colegas [43] apoyaron que la susceptibilidad a la presión de los compañeros también influye en la exposición al material sexual explícito y las experiencias sexuales.

DISCUSIÓN

Los estudios incluidos en la presente revisión sistemática de la literatura indican que la investigación en el campo de la UP de adolescentes se ha centrado en tres temas principales principales que involucran factores individuales (I), contextuales (C) y de actividad (A). En general, la gran mayoría de las variables estudiadas revisadas en el trabajo actual se clasificaron como principalmente relacionadas con el individuo (I: 18), con énfasis en las variables que involucran factores relacionados con la actividad (A: 8), y las variables relacionadas con el contexto de siendo el usuario los menos estudiados (C: 6). Estos hallazgos demuestran una fuerte tendencia a investigar las características individuales en relación con la UP en la adolescencia y un enfoque de investigación significativamente menor en los factores relacionados con la actividad y contextuales en la literatura existente (Tabla 1). Este desequilibrio identificado en la literatura probablemente debería ser abordado por investigaciones futuras.

4.1. Factores relacionados individuales

En el contexto de los factores relacionados con el individuo, el sexo biológico, las actitudes hacia el sexo, los factores relacionados con el desarrollo, la victimización, las características de salud mental, la búsqueda de sensaciones, la religiosidad y las características de vinculación social han cautivado el interés de la investigación con respecto a la PU adolescente. En una visión general, los resultados indican que los hombres, las actitudes más liberadas hacia el sexo, la maduración temprana y la edad avanzada, la victimización y el acoso interpersonales, la salud mental más deficiente, las tendencias de búsqueda de sensaciones y la menor adherencia a los vínculos sociales tienden a estar relacionados con una UP más alta durante la adolescencia [4 , 7, 10, 11, 13, 14, 25, 27-29, 31, 32, 34, 37, 38, 45-48, 50].

4.2. Factores relacionados con la actividad

Teniendo en cuenta los factores relacionados con la actividad, las características de uso en línea, los comportamientos sexuales de los adolescentes, los diferentes tipos de contenido pornográfico y la pornografía tradicional parecen haber atraído la proporción más significativa de la atención de la investigación. Curiosamente, los niveles más altos de uso de juegos en línea, los comportamientos adictivos de Internet, las manifestaciones de acoso cibernético y la exposición voluntaria y auto-sexual en línea parecen vincularse positivamente con PU [31, 32, 49]. En lo que respecta a las actitudes sexuales, los adolescentes con comportamientos sexuales compulsivos, con una vida sexual más temprana y experimentada, están más predispuestos a la PU [8, 31, 32]. En referencia al contenido pornográfico, los adolescentes más jóvenes están más inclinados a la PU temática de afecto, dominancia y violencia, mientras que los adolescentes mayores y adolescentes con mayores niveles de rendimiento académico prefieren la PU temática de dominación [52]. No es sorprendente que la investigación que se refiere al uso del contexto pornográfico tradicional parezca haber disminuido, posiblemente debido a la creciente disponibilidad de material pornográfico en línea [44, 58].

4.3. Factores relacionados con el contexto

Teniendo en cuenta los factores de contexto relacionados con la PU adolescente, el funcionamiento familiar y la cultura / influencias de los compañeros han dominado el interés de la investigación [9, 15, 58]. Específicamente, la independencia de los padres, las relaciones más pobres con los padres, un menor compromiso con la familia, un menor cuidado de los padres y una menor comunicación familiar tendieron a ser más altas entre los adolescentes que presentan mayor UP. En lo que respecta a la cultura de los compañeros, los aspectos relacionados con las actitudes de los roles de género, las normas sexuales, la percepción de la aprobación de los compañeros y los comportamientos sexuales de los adolescentes se han asociado con la PU adolescente [7, 31, 32]. En esa línea, las conceptualizaciones del sexo como principalmente físico y casual en lugar de afectivo y relacional, tituladas como "realismo social" y "utilidad" aparecieron más altas entre los usuarios de pornografía adolescente [59, 60]. De manera similar, la susceptibilidad a la presión de los compañeros también aumentó la exposición a PU explícita durante la adolescencia [59, 60].

CONCLUSIÓN

En conclusión, el interés de la investigación sobre la UP de adolescentes parece estar distribuido de manera desigual en las tres áreas principales identificadas que involucran factores individuales, contextuales y relacionados con la actividad. Los factores individuales han atraído el mayor interés, contribuyendo significativamente al conocimiento disponible sobre la PU de los adolescentes. Sin embargo, es imperativo hacer más énfasis en la investigación en relación con los factores relacionados con el contexto y la actividad de la PU. Este tipo de investigación se alinearía con las conceptualizaciones holísticas contemporáneas introducidas en el área más amplia de la psicología del desarrollo, así como con el campo de las adicciones conductuales, y podría informar mejor los enfoques de prevención e intervención que involucran los contextos críticos de la familia, la escuela y los adolescentes. comunidad [76-78].