Supuestos teóricos sobre los problemas de la pornografía debido a la incongruencia moral y los mecanismos de uso adictivo o compulsivo de la pornografía: ¿Son las dos "condiciones" tan teóricamente distintas como se sugiere? (Análisis del modelo de incongruencia moral de Grubbs)

Archives of Sexual Behavior

, Volumen 48, Número 2, pp 417 – 423 |

https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10508-018-1293-5

Matthias Brand, Stephanie Antons, Elisa Wegmann, Marc N. Potenza

Introducción

El artículo de Target por Grubbs, Perry, Wilt y Reid (2018) aborda un tema importante y oportuno sobre los problemas que las personas pueden experimentar en relación con el uso de la pornografía. Grubbs et al. argumentan que hay personas que se identifican a sí mismas como adictas a la pornografía sin un uso objetivamente desregulado. Grubbs et al. sugerir un modelo de problemas de pornografía debido a la incongruencia moral (PPMI) que "puede ayudar a interpretar la literatura sobre la adicción a la pornografía, con un enfoque específico en cómo la incongruencia moral (en general, la experiencia de participar en actividades que violan los valores morales profundamente arraigados) puede conducir a problemas auto percibidos derivados del uso de la pornografía ".

Vale la pena considerar el modelo de PPMI. La figura que resume el modelo (ver Fig.1 en Grubbs et al., 2018) incluye la “angustia” como la principal variable dependiente, diferenciando tres niveles diferentes: angustia intrapersonal / psicológica, angustia interpersonal / relacional y angustia religiosa / espiritual. Los procesos sugeridos que resultan en angustia incluyen dos vías principales: la vía 1, que se conoce como "problemas de pornografía debido a la desregulación" y la vía 2, que se denomina "problemas de pornografía debido a la incongruencia moral". Grubbs y col. afirman que Pathway 1, que refleja los mecanismos de desarrollo y mantenimiento de un uso adictivo de la pornografía, no es el foco principal del modelo introducido y, en cambio, lo comparan con otros modelos específicos (por ejemplo, el modelo I-PACE) (Brand , Young, Laier, Wölfling y Potenza, 2016b). Sin embargo, Grubbs et al. decidieron incluir este Pathway 1 en su modelo, y este path contiene varios aspectos de un uso adictivo o desregulado de la pornografía. Algunos aspectos de esta vía están conectados a los mecanismos de la PPMI, por ejemplo, se supone que tanto la "desregulación" como la "incongruencia moral" afectan directamente a los "problemas relacionados con la pornografía que se perciben a sí mismos", lo que a su vez resulta en angustia.

Argumentamos que este enfoque, para incluir una vía en el uso desregulado y para conectar esta vía con la vía PPMI, es considerado inadecuadamente por Grubbs et al. (2018). Desde nuestra perspectiva, hubiera sido mejor elaborar más a fondo las conexiones entre los elementos centrales de las dos vías potenciales y considerar más detalladamente los datos, especialmente con respecto a otros aspectos que no se consideran completamente en el artículo, en relación, por ejemplo, con las motivaciones para la abstinencia y Fallos de autocontrol en tales ajustes. Además, Grubbs et al. podría colocar el modelo dentro de contextos de patrones actuales de visualización de pornografía y otras conductas adictivas dentro de contextos religiosos.

Comentarios sobre la ruta 1 del modelo: uso de pornografía no regulada

La primera vía en el modelo es una ilustración simplificada de los procesos involucrados en el desarrollo y mantenimiento de lo que Grubbs et al. Se describe como uso de la pornografía adictiva o desregulada. Esta vía, en su forma actual, incluye ejemplos individuales limitados de diferencias (p. Ej., Impulsividad, búsqueda de sensaciones, déficits de afrontamiento), como factores predisponentes que conducen al uso de pornografía seguido de desregulación. La figura sugiere que el comportamiento desregulado conduce a la angustia, tanto directa como indirectamente, sobre los problemas relacionados con la pornografía que se perciben a sí mismos. Sin embargo, los factores clave que están asociados con la desregulación del uso de la pornografía solo se mencionan de forma incompleta y superficial por Grubbs et al. (2018). Si bien esta vía no es el enfoque del modelo, se habría beneficiado de incluir más información sobre el desarrollo del uso desregulado de la pornografía para distinguir (o conectar) las dos vías.

Varios estudios ya han enfatizado que existen características individuales adicionales que pueden promover el desarrollo del uso de pornografía adictivo o desregulado. Ejemplos destacados incluyen la excitabilidad y la motivación sexuales (Laier & Brand, 2014; Lu, Ma, Lee, Hou y Liao, 2014; Stark et al. 2017), cogniciones sociales (Whang, Lee y Chang, 2003; Yoder, Virden y Amin, 2005), y la psicopatología (Kor et al., 2014; Schiebener, Laier y Brand, 2015; Whang et al. 2003). Es posible que estas características no tengan un efecto directo sobre la gravedad de los síntomas del uso adictivo de pornografía, pero los efectos son moderados y / o mediados por reacciones afectivas y cognitivas a desencadenantes externos o internos y funciones ejecutivas (control inhibitorio) que dan como resultado la decisión de usar pornografía ( Allen, Kannis-Dymand y Katsikitis, 2017; Antons & Brand, 2018; Brand et al., 2016b; Schiebener et al. 2015; Snagowski y marca, 2015). Para el uso adictivo de la pornografía, son fundamentales la reactividad de las señales y las respuestas de deseo (por ejemplo, Antons & Brand 2018; Brand, Snagowski, Laier y Maderwald, 2016a; Gola et al. 2017; Kraus, Meshberg-Cohen, Martino, Quinones y Potenza, 2015; Laier, Pawlikowski, Pekal, Schulte y Brand, 2013; Snagowski, Wegmann, Pekal, Laier y Brand, 2015; Weinstein, Zolek, Babkin, Cohen y Lejoyeux, 2015). Se ha argumentado que la gratificación experimentada al usar pornografía se refuerza, debido a los procesos de acondicionamiento (Banca et al., 2016; Klucken, Wehrum-Osinsky, Schweckendiek, Kruse y Stark, 2016; Snagowski, Laier, Duka y Brand, 2016): Las respuestas afectivas mencionadas anteriormente a los estímulos relacionados con la pornografía, que conducen a un uso continuo de la pornografía (cf. Brand et al., 2016b). Estudios previos indican que las hiperactividades de los sistemas de recompensa cerebral, especialmente aquellos que incluyen el estriado ventral, se asocian con un aumento en el deseo y otros síntomas de un uso adictivo de pornografía (Brand et al., 2016a; Gola, Wordecha, Marchewka y Sescousse, 2016; Gola et al. 2017).

En su modelo, Grubbs et al. (2018) potencialmente subsumir el concepto de deseo conocido bajo el término desregulación emocional. Sin embargo, el deseo es mucho más que una desregulación emocional, ya que representa las respuestas emocionales, motivacionales y fisiológicas a los estímulos relacionados con la adicción (Carter et al., 2009; Carter y Tiffany, 1999; Tiffany, Carter y Singleton, 2000) resultando en tendencias de acercamiento y evitación (Breiner, Stritzke, & Lang, 1999; Robinson y Berridge, 2000). La relevancia de estudiar los procesos de antojo en relación con los hallazgos revelados por el Inventario de uso de la pornografía cibernética-9 (CPUI-9) (Grubbs, Volk, Exline y Pargament, 2015b), particularmente porque los hallazgos relacionados con el uso compulsivo de pornografía (como operacionalizado por el aspecto de "compulsividad percibida" del CPUI-9) parecen sensibles tanto a la motivación para abstenerse de la pornografía como a la frecuencia de uso cuando se intenta abstenerse (Fernández, Tee y Fernandez, 2017).

El componente de "bajo autocontrol" en el modelo de Grubbs et al. (2018) potencialmente incluye o se refiere a funciones ejecutivas reducidas y control inhibitorio, como inhibidores de las ansias de respuesta (Bechara, 2005), lo que facilita aún más la disminución del control sobre el uso de pornografía. Se encontró que una disfunción de los mecanismos de control, como el funcionamiento ejecutivo, cuando se enfrenta a señales pornográficas y se enfrenta al estrés, es más pobre en individuos con tendencias hacia el uso adictivo de pornografía (Laier & Brand, 2014; Laier, Pawlikowski y Brand, 2014a; Laier, Pekal y Brand, 2014b). La desregulación del uso de la pornografía puede deberse a una mayor capacidad de respuesta a las señales y el deseo pornográficos, así como a mecanismos reducidos de control promovidos por características individuales como alta motivación sexual, soledad, psicopatología (Brand et al., 2016b; Stark et al. 2017) e impulsividad (Antons & Brand, 2018; Romer Thomsen y otros, 2018; Wéry, Deleuze, Canale y Billieux, 2018). En el modelo de Grubbs et al., Estas asociaciones complejas se limitan a una dimensión que resume implícitamente algunos de estos aspectos. Sin embargo, describir la complejidad de Pathway 1 sería útil para distinguir de manera más precisa la etiología de los problemas relacionados con la pornografía en general, ya sea debido a la incongruencia moral y / o al uso adictivo o desregulado.

Comentarios sobre la ruta 2 del modelo: Problemas experimentados relacionados con el uso de pornografía debido a la incongruencia moral

Basados ​​en estudios previos, Grubbs et al. (2018) ilustran la interacción de varios conceptos que están teóricamente vinculados a PPMI. Si bien los hallazgos se basan en investigaciones publicadas anteriormente, sufren suposiciones sobre la "adicción percibida" y pueden generar en parte una falsa dicotomía basada en cómo se operan las construcciones y la escala, además de basarse en un pequeño número de estudios potencialmente limitados. realizado hasta la fecha.

Grubbs et al. (2018) argumentan que la religiosidad es el primer predictor de problemas y sentimientos de angustia relacionados con la pornografía autopercibidos en el Camino 2. A juzgar por las flechas, Grubbs et al. parecen sugerir un efecto directo (al menos parcial) de la religiosidad a los problemas autopercibidos. Además, Grubbs et al. incluyó una flecha desde la religiosidad sobre la desaprobación moral de la pornografía y el uso excesivo de la pornografía hasta la incongruencia moral y luego los problemas y sentimientos de angustia relacionados con la pornografía autopercibidos (consulte la Figura 1 en Grubbs et al., 2018). Esto parece indicar una mediación parcial de la religiosidad a los problemas y sentimientos de angustia relacionados con la pornografía que se perciben a sí mismos, y los mediadores pueden ser la desaprobación moral, el uso de la pornografía y la incongruencia moral. En este caso, sería muy interesante ver qué factores adicionales pueden contribuir al uso de la pornografía, ya que la religiosidad y los valores morales disminuyen su uso potencial. En otras palabras: ¿Por qué las personas con ciertos valores morales usan pornografía, aunque el uso viola sus valores morales?

Una observación que vale la pena mencionar es que los estudios incluidos en el metanálisis investigaron en gran medida las poblaciones masculinas cristianas. Por ejemplo, en el estudio de Grubbs, Exline, Pargament, Hook y Carlisle (2015a), 59% de los participantes eran cristianos (36% cristianos protestantes o evangélicos, 23% cristianos católicos), lo que plantea la pregunta de si el modelo está diseñado especialmente para cierto subgrupo de personas religiosas. Además, aproximadamente un tercio (32%) de los participantes en esta muestra no estaban afiliados religiosamente, incluidos los ateos y los agnósticos. Esto plantea preguntas sobre cómo la ruta 2 del modelo en PPMI puede ser válida para individuos no religiosos cuando la religiosidad es el primer predictor. Existen otras interacciones potenciales entre las características de las personas y la religiosidad que posiblemente estén involucradas en experimentar la angustia relacionada con el uso de la pornografía que puede relacionarse con el contenido pornográfico. Por ejemplo, en individuos con una orientación no heterosexual (al menos 10% de participantes en Grubbs et al., 2015a), puede haber conflictos entre la religiosidad y la orientación / preferencia sexual de un individuo (que pueden violar las creencias religiosas), y tales conflictos pueden afectar los sentimientos de angustia relacionados con el uso de dicha pornografía (por ejemplo, contenido no heterosexual). Es importante considerar tales interacciones potenciales al analizar los efectos de la religiosidad en PPMI. De manera similar, con la pornografía actual que representa con frecuencia la violencia hacia las mujeres y tiene temas populares de violación e incesto (Bridges, Wosnitzer, Scharrer, Sun y Liberman, 2010; O'Neil, 2018), ¿debería considerarse dicho contenido al evaluar la incongruencia moral? Desafortunadamente, los factores relacionados con la motivación y el contenido de la pornografía no se incluyen explícitamente en la ruta / modelo. Argumentamos que los factores que conducen al uso de la pornografía a pesar de la incongruencia con los valores morales y / o religiosos son probablemente más complejos y matizados que los presentados.

Los factores adicionales que merecen consideración pueden incluir aspectos específicos de los medios y características individuales. Ejemplos de factores específicos de los medios, que también han sido resumidos por Grubbs et al. (2018), son la asequibilidad, el anonimato y la accesibilidad (el motor triple A) como lo sugiere Cooper (1998), y la observación de que la pornografía en Internet ofrece la oportunidad de escapar de la realidad, como lo sugiere el modelo ACE de Young (2008). Los factores que conducen al uso de la pornografía, aun cuando el uso viola los valores morales de una persona, también podrían estar en las características individuales, como la motivación sexual del rasgo (Stark et al., 2017). Experiencias pasadas asociadas con el uso de pornografía (por ejemplo, gratificación experimentada y satisfacción sexual) (cf. Brand et al., 2016b), también podría aumentar la probabilidad de usar pornografía (continuamente), dado que los comportamientos sexuales son un refuerzo natural (cf. Georgiadis & Kringelbach, 2012).

Nuestro punto principal es que vale la pena considerar más conexiones entre las dos vías. Esto es particularmente importante ya que Grubbs et al. (2018) argumentan que su objetivo es contribuir a "interpretar la literatura sobre la adicción a la pornografía". Además, Grubbs et al. declare: "Más simplemente, como veremos a continuación, la adicción percibida (como se ha considerado en la literatura anterior) a menudo funciona como un proxy de las opiniones más generales del uso de la pornografía como problemáticas debido a los sentimientos de incongruencia moral".

Estamos de acuerdo con que "adicción percibida" no es el término ideal y es potencialmente muy problemático. El uso de la puntuación total de CPUI-9 para definir la "adicción percibida" no parece apropiado dado que las tres subescalas evalúan de forma incompleta varios aspectos de la adicción. Por ejemplo, el deseo no se considera suficientemente (ver arriba), la adicción no se define por medidas de cantidad / frecuencia (esto puede variar ampliamente en los trastornos de uso de sustancias; vea también la discusión sobre medidas de cantidad / frecuencia relacionadas con las puntuaciones de CPUI-9 en Fernández et al. 2017), y muchos otros aspectos relevantes para las adicciones no se consideran adecuadamente (por ejemplo, interferencia en las relaciones, ocupación, escuela). Muchas de las preguntas de CPUI-9, como las relacionadas con la angustia emocional y derivadas de medidas vinculadas a concepciones morales / religiosas, no se correlacionan bien con las dos subescalas de CPUI-9 más fuertemente correlacionadas relacionadas con la compulsividad y el acceso (Grubbs et al. , 2015a). Por esta razón, algunos investigadores (por ejemplo, Fernández et al., 2017) han declarado, "nuestros hallazgos arrojan dudas sobre la idoneidad de la subescala de Dificultades Emocionales como parte de la CPUI-9", particularmente porque es el componente de Distensiones Emocionales que no siempre muestra una relación con la cantidad de uso de pornografía. Además, la inclusión de estos elementos en una escala que define la "adicción percibida" puede sesgar los hallazgos, disminuir la contribución del uso compulsivo percibido e inflar la contribución de la incongruencia moral percibida (Grubbs et al., 2015a). Si bien estos datos pueden brindar apoyo para la separación de estos elementos de los otros en la escala (posiblemente en apoyo del modelo propuesto), los elementos se enfocan solo en sentirse enfermo, avergonzado o deprimido al ver pornografía. Estos sentimientos negativos representan solo un posible subconjunto de consecuencias negativas relacionadas con el uso de la pornografía en Internet, y se puede decir que están vinculados a aspectos específicos de creencias religiosas específicas. Para desenmarañar el uso adictivo y el PPMI, es muy importante considerar no solo el lado del PPMI, sino también las posibles interacciones entre los mecanismos de uso adictivo o desregulado y los que contribuyen al PPMI para comprender mejor las dos condiciones y si son, de hecho, separar. Grubbs et al. (2018) argumentan (en la sección: "¿Qué pasa con una tercera vía?") que podría haber una vía adicional de problemas relacionados con el uso de la pornografía, que podría ser la combinación de experimentar "desregulación objetiva" y PPMI simultáneamente. Argumentamos que una combinación de ambas vías puede no ser una tercera, pero posiblemente un mecanismo que subyace a los problemas de "ambos" con el uso de la pornografía. En otras palabras, afirmamos que algunos de los procesos relacionados con la adicción y los factores motivacionales pueden operar a través de PPMI y el "uso desregulado". Estas similitudes pueden existir incluso si el tiempo dedicado a ver pornografía puede diferir con respecto a la generación de angustia o deterioro en PPMI y " uso disregulado ”. En“ ambas condiciones ”, la pornografía se usa más de lo que se pretende, lo que puede resultar en consecuencias negativas y angustia, y el uso de la pornografía continúa a pesar de las consecuencias negativas. Los procesos psicológicos subyacentes a tal uso pueden ser similares, y estos deben investigarse con más detalle.

Comentarios sobre conexiones potenciales entre los dos caminos en lugar de sugerir un tercer camino

Quedan múltiples preguntas importantes: ¿Cuál es la naturaleza de PPMI en términos de procesos psicológicos subyacentes? ¿Las personas que reportan PPMI tienen la sensación de un menor control sobre su uso (pequeño o mediano) de la pornografía? ¿Sienten que es difícil resistirse al uso de la pornografía? ¿Experimentan un conflicto entre una alta motivación para usar la pornografía por un lado y al mismo tiempo la sensación de que el uso de la pornografía está prohibido debido a los valores morales por otro lado? Es importante comprender mejor la naturaleza del deseo y la motivación para usar pornografía (Brand et al., 2011; Carpintero, Janssen, Graham, Vorst y Wicherts, 2010; Stark et al. 2015, 2017) en individuos con PPMI. El deseo y la motivación del uso de la pornografía, la dinámica de las reacciones afectivas y cognitivas cuando se usa la pornografía, por ejemplo, en términos de la teoría de la prominencia de los incentivos y las teorías del proceso dual de la adicción (Everitt y Robbins, 2016; Robinson y Berridge, 2000) —Y, en consecuencia, los problemas experimentados para controlar el uso, podrían ser similares en individuos con PPMI y en aquellos con uso desregulado / adictivo. En este contexto, un tema importante es el deseo (ver arriba). ¿Las personas que reportan PPMI experimentan ansias y ganas de usar pornografía en su vida diaria? ¿Están preocupados por usar pornografía? ¿Piensan con frecuencia en usar pornografía o en si violan sus valores cuando usan pornografía? ¿Tienen sentimientos negativos cuando no tienen la oportunidad de usar pornografía? Estas preguntas deben abordarse en futuros estudios sobre PPMI para comprender mejor la etiología de este fenómeno. Además, un tema interesante para distinguir entre PPMI y un uso adictivo de la pornografía serían las expectativas relacionadas con el uso de la pornografía, como se demostró para otros tipos de trastornos por uso de Internet, adicciones conductuales y trastornos por uso de sustancias (Borges, Lejuez, & Felton, 2018; Taymur et al. 2016; Wegmann, Oberst, Stodt y Brand, 2017; Xu, Turel y Yuan, 2012). ¿Las personas con supuesta PPMI usan pornografía para evitar un estado de ánimo negativo o para hacer frente al estrés diario? ¿Esperan una gran gratificación (Cooper, Delmonico, Griffin-Shelley y Mathy, 2004) que no se puede lograr con otra actividad? ¿Hay situaciones específicas en las que se sientan incapaces de controlar el uso de pornografía (Kraus, Rosenberg, Martino, Nich y Potenza, 2017) ¿Incluso si es una violación de los valores morales?

Las conexiones potenciales entre las dos vías serían muy interesantes y podrían inspirar futuras investigaciones. Los investigadores podrían desenredar los fenómenos que caracterizan a algunos individuos que se perciben a sí mismos como adictos a la pornografía o que tienen PPMI, respectivamente, a pesar de las posibles diferencias en la cantidad o la frecuencia de uso de la pornografía.

Las conexiones potenciales entre las dos vías podrían ser:

  • Conflicto entre el deseo y los valores morales cuando se enfrentan a estímulos relacionados con la pornografía

  • Conflicto entre los procesos de control inhibitorio orientados a los valores y el deseo.

  • Conflicto entre impulsos por el uso de la pornografía y los valores morales.

  • Conflicto entre el estilo de afrontamiento y los procesos de control inhibitorio orientados al valor.

  • Conflicto entre la toma de decisiones con respecto a las recompensas a corto plazo (gratificación debido al uso de pornografía) y los efectos a largo plazo considerando los valores morales

  • Sentimientos de vergüenza y culpa después de usar pornografía, lo que puede resultar en estados de ánimo negativos y potencialmente aumentar la probabilidad de usar pornografía nuevamente para enfrentar estados de ánimo negativos y sentimientos de angustia.

Argumentamos que vale la pena considerar estas posibles interacciones de los procesos para su posible inclusión en futuros modelos más completos de uso problemático de la pornografía. Esto también podría ayudar a desenredar mecanismos específicos y comunes en los modelos propuestos. Las investigaciones futuras podrían beneficiarse de una perspectiva más sinérgica en lugar de seguir dos líneas de investigación paralelas que sugieren la ortogonalidad de los diferentes tipos de problemas relacionados con el uso de la pornografía.

Comentarios sobre las implicaciones clínicas

Grubbs et al. (2018) argumentan: "Independientemente de si un individuo realmente experimenta un uso excesivo de pornografía (por ejemplo, adicción) o PPMI, reconocemos que ambas presentaciones clínicas pueden estar asociadas con dolor emocional, sufrimiento psicológico y consecuencias interpersonales significativas. Es por esta razón que avanzamos nuestro modelo de PPMI como una conceptualización alternativa para ayudar a iluminar cuál debería ser el enfoque de la atención clínica ". Estamos de acuerdo con la opinión de que ambas situaciones (y otras) merecen atención por parte de los clínicos si las personas que buscan un tratamiento tienen experiencia funcional. deterioro o angustia. Específicamente, como lo anotaron otros investigadores (Fernández et al., 2017), es importante considerar los factores clínicos individuales, incluidos los relacionados con la incongruencia moral. Sin embargo, para la diferenciación clínica de un uso adictivo de pornografía y PPMI, es obligatorio un mejor entendimiento de los mecanismos comunes y diferenciales de ambos fenómenos. Además, argumentamos que una combinación de procesos involucrados en múltiples formas de uso problemático de la pornografía puede subyacer a la angustia psicológica, el uso compulsivo y otros factores experimentados por los individuos y, por lo tanto, deben tratarse individualmente.

Grubbs et al. (2018) afirman: “En resumen, postulamos que los PPMI son problemas reales con consecuencias psicosociales reales, pero que la etiología de esos problemas es distinta de una verdadera adicción. En entornos clínicos, es probable que sea importante poder diferenciar entre estas variantes etiológicas ". Como se mencionó anteriormente, estamos de acuerdo con la opinión de que ambos aspectos, el PPMI y el uso desregulado, merecen atención en entornos clínicos. Nos gustaría enfatizar este punto, ya que creemos que las opiniones de Grubbs et al. no debe interpretarse como una minimización del impacto del uso de la pornografía en las personas y su funcionamiento. Es decir, creemos firmemente que un modelo de PPMI no debe usarse para minimizar el impacto clínico del uso problemático de pornografía en sus diversas presentaciones o para llegar a la conclusión de que ver pornografía para personas con PPMI propuesto es inocuo, sobre reactivo o intrascendente. . Sin embargo, es posible que los procesos de desarrollo y mantenimiento tanto del uso compulsivo / adictivo percibido como del PPMI sean menos distintos de lo que sugieren Grubbs et al. y puede haber mecanismos paralelos o posiblemente sinérgicos en lugar de ortogonales que expliquen la angustia psicológica. También debe tenerse en cuenta que la angustia puede cambiar en relación con las etapas de las adicciones y que este modelo debe probarse en múltiples poblaciones clínicas (p. Ej., Búsqueda activa de tratamiento versus remisión), dados los niveles potencialmente diferentes de percepción relacionados con la angustia y el impacto. Es plausible que las etiologías del uso compulsivo / adictivo y la angustia moral compartan algunos de los principales procesos motivacionales, afectivos y cognitivos. Creemos que hay preguntas abiertas relacionadas con la etiología y el tratamiento del uso compulsivo / adictivo o angustiante de la pornografía, y es necesario comprender factores más allá de los capturados por el CPUI-9 y estudiados hasta la fecha para avanzar en la investigación y la práctica clínica. En este proceso, es importante considerar las múltiples facetas de la presentación, incluidas las motivaciones para buscar tratamiento, el impacto de ver pornografía y los objetivos del tratamiento. En algunos casos, probablemente tenga sentido utilizar técnicas de Terapia de Aceptación y Compromiso, como sugirieron Grubbs et al. Sin embargo, en otros casos, la modificación del comportamiento y otras técnicas de terapia cognitiva conductual pueden ser útiles si el objetivo del cliente es hacer frente mejor a sus deseos y antojos de usar pornografía y sus cogniciones, control inhibitorio y expectativas relacionadas con la pornografía. (Potenza, Sofuoglu, Carroll y Rounsaville, 2011). Se deben tener en cuenta múltiples aspectos cuando las personas que experimentan problemas relacionados con el uso de la pornografía buscan tratamiento (Kraus, Martino y Potenza, 2016). Por lo tanto, los aspectos múltiples, la incongruencia moral y los mecanismos de un proceso de adicción, como el deseo, el control inhibitorio, la toma de decisiones, deben considerarse completamente cuando se examinan los problemas de los individuos relacionados con el uso de la pornografía para proporcionar un tratamiento optimizado e individualizado.

Notas

Cumplimiento de los estándares éticos

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen conflicto de intereses. El Dr. Brand ha recibido (a la Universidad de Duisburg-Essen) becas de la Fundación de Investigación Alemana (DFG), el Ministerio Federal Alemán de Investigación y Educación, el Ministerio Federal Alemán de Salud y la Unión Europea. El Dr. Brand ha realizado revisiones de subvenciones para varias agencias; Ha editado secciones y artículos de revistas; Ha impartido conferencias académicas en sedes clínicas o científicas; y ha generado libros o capítulos de libros para editores de textos de salud mental. El Dr. Potenza ha consultado y asesorado a Rivermend Health, Opiant / Lakelight Therapeutics y Jazz Pharmaceuticals; recibió apoyo de investigación (para Yale) del Mohegan Sun Casino y el Centro Nacional para el Juego Responsable; consultó o aconsejó a entidades legales y de juego sobre temas relacionados con el control de los impulsos y las conductas adictivas; brindó atención clínica relacionada con el control de los impulsos y conductas adictivas; revisiones realizadas de la subvención; Revistas editadas / secciones de revistas; impartió conferencias académicas en grandes rondas, eventos CME y otros lugares clínicos / científicos; y generó libros o capítulos para editores de textos de salud mental.

Referencias

  1. Allen, A., Kannis-Dymand, L. y Katsikitis, M. (2017). Uso problemático de pornografía en Internet: el papel del ansia, el pensamiento de deseo y la metacognición. Comportamientos adictivos, 70, 65-71.  https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2017.02.001.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  2. Antons, S. y Brand, M. (2018). Rasgo y estado de impulsividad en varones con tendencia al trastorno por uso de pornografía en Internet. Comportamientos adictivos, 79, 171-177.  https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2017.12.029.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  3. Banca, P., Morris, LS, Mitchell, S., Harrison, NA, Potenza, MN y Voon, V. (2016). Novedad, condicionamiento y sesgo de atención a las recompensas sexuales. Revista de investigación psiquiátrica, 72, 91-101.  https://doi.org/10.1016/j.jpsychires.2015.10.017.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  4. Bechara, A. (2005). Toma de decisiones, control de los impulsos y pérdida de la fuerza de voluntad para resistir las drogas: una perspectiva neurocognitiva. Neurociencia de la naturaleza, 8, 1458-1463.  https://doi.org/10.1038/nn1584.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  5. Borges, AM, Lejuez, CW y Felton, JW (2018). Las expectativas positivas de consumo de alcohol moderan la asociación entre la sensibilidad a la ansiedad y el consumo de alcohol durante la adolescencia. Dependencia de drogas y alcohol, 187, 179-184.  https://doi.org/10.1016/j.drugalcdep.2018.02.029.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  6. Brand, M., Laier, C., Pawlikowski, M., Schächtle, U., Schöler, T. y Altstötter-Gleich, C. (2011). Ver imágenes pornográficas en Internet: el papel de las calificaciones de excitación sexual y los síntomas psicológicos y psiquiátricos por el uso excesivo de sitios de sexo en Internet. Ciberpsicología, comportamiento y redes sociales, 14, 371-377.  https://doi.org/10.1089/cyber.2010.0222.CrossRefGoogle Scholar
  7. Brand, M., Snagowski, J., Laier, C. y Maderwald, S. (2016a). La actividad del cuerpo estriado ventral cuando se ven imágenes pornográficas preferidas se correlaciona con síntomas de adicción a la pornografía en Internet. Neuroimagen 129, 224-232.  https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2016.01.033.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  8. Brand, M., Young, KS, Laier, C., Wölfling, K. y Potenza, MN (2016b). Integración de consideraciones psicológicas y neurobiológicas con respecto al desarrollo y mantenimiento de trastornos específicos del uso de Internet: un modelo de interacción de persona-afecto-cognición-ejecución (I-PACE). Neurociencias y revisiones del comportamiento biológico, 71, 252-266.  https://doi.org/10.1016/j.neubiorev.2016.08.033.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  9. Breiner, MJ, Stritzke, WG y Lang, AR (1999). Acercarse a la evitación. Un paso esencial para la comprensión del deseo. Investigación y salud sobre el alcohol, 23, 197-206.  https://doi.org/10.1023/A:1018783329341.CrossRefGoogle Scholar
  10. Bridges, AJ, Wosnitzer, R., Scharrer, E., Sun, C. y Liberman, R. (2010). Agresión y comportamiento sexual en los videos pornográficos más vendidos: una actualización del análisis de contenido. La violencia contra las mujeres, 16, 1065-1085.  https://doi.org/10.1177/1077801210382866.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  11. Carpenter, DL, Janssen, E., Graham, CA, Vorst, H. y Wicherts, J. (2010). La inhibición / excitación sexual escalas-forma corta SIS / SES-SF. En TD Fisher, CM Davis, WL Yarber y SL Davis (Eds.), Manual de medidas relacionadas con la sexualidad. (Vol. 3, pp. 236 – 239). Abingdon, GB: Routledge.Google Scholar
  12. Carter, BL, Lam, CY, Robinson, JD, Paris, MM, Waters, AJ, Wetter, DW y Cinciripini, PM (2009). Deseo generalizado, autoinforme de excitación y señal de reactividad después de una breve abstinencia. Investigación sobre nicotina y tabaco, 11, 823-826.CrossRefGoogle Scholar
  13. Carter, BL y Tiffany, ST (1999). Metaanálisis de la reactividad de señales en la investigación sobre adicciones. adicción 94, 327-340.CrossRefGoogle Scholar
  14. Cooper, A. (1998). Sexualidad e Internet: Navegando hacia el nuevo milenio. Ciberpsicología y comportamiento, 1, 181-187.  https://doi.org/10.1089/cpb.1998.1.187.CrossRefGoogle Scholar
  15. Cooper, A., Delmonico, D., Griffin-Shelley, E. y Mathy, R. (2004). Actividad sexual en línea: un examen de comportamientos potencialmente problemáticos. Adicción y compulsividad sexual, 11, 129-143.  https://doi.org/10.1080/10720160490882642.CrossRefGoogle Scholar
  16. Everitt, BJ y Robbins, TW (2016). Adicción a las drogas: actualización de las acciones a los hábitos a compulsiones diez años después. Revisión anual de la psicología, 67, 23-50.  https://doi.org/10.1146/annurev-psych-122414-033457.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  17. Fernandez, DP, Tee, EYJ y Fernandez, EF (2017). ¿Las puntuaciones del inventario 9 del uso de la pornografía cibernética reflejan la compulsividad real en el uso de la pornografía en Internet? Explorando el papel del esfuerzo de abstinencia. Adicción y compulsividad sexual, 24, 156-179.  https://doi.org/10.1080/10720162.2017.1344166.CrossRefGoogle Scholar
  18. Georgiadis, JR y Kringelbach, ML (2012). El ciclo de la respuesta sexual humana: evidencia de imágenes cerebrales que vinculan el sexo con otros placeres. Avances en neurobiología, 98, 49-81.CrossRefGoogle Scholar
  19. Gola, M., Wordecha, M., Marchewka, A. y Sescousse, G. (2016). Estímulos sexuales visuales: ¿señal o recompensa? Una perspectiva para interpretar los hallazgos de las imágenes cerebrales sobre los comportamientos sexuales humanos. Fronteras en la neurociencia humana, 16, 402.  https://doi.org/10.3389/fnhum.2016.00402.CrossRefGoogle Scholar
  20. Gola, M., Wordecha, M., Sescousse, G., Lew-Starowicz, M., Kossowski, B., Wypych, M. y Marchewka, A. (2017). ¿Puede la pornografía ser adictiva? Un estudio de resonancia magnética funcional de hombres que buscan tratamiento por uso problemático de pornografía. Neuropsicofarmacología, 42, 2021-2031.  https://doi.org/10.1038/npp.2017.78.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  21. Grubbs, JB, Exline, JJ, Pargament, KI, Hook, JN y Carlisle, RD (2015a). La transgresión como adicción: la religiosidad y la desaprobación moral como predictores de la percepción de adicción a la pornografía. Archivos de comportamiento sexual, 44, 125-136.  https://doi.org/10.1007/s10508-013-0257-z.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  22. Grubbs, JB, Perry, SL, Wilt, JA y Reid, RC (2018). Problemas de pornografía por incongruencia moral: un modelo integrador con revisión sistemática y metanálisis. Archives of Sexual Behavior.  https://doi.org/10.1007/s10508-018-1248-x.
  23. Grubbs, JB, Volk, F., Exline, JJ y Pargament, KI (2015b). Uso de pornografía en Internet: adicción percibida, angustia psicológica y validación de una medida breve. Diario de sexo y terapia marital, 41, 83-106.  https://doi.org/10.1080/0092623X.2013.842192.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  24. Klucken, T., Wehrum-Osinsky, S., Schweckendiek, J., Kruse, O. y Stark, R. (2016). Condicionamiento apetitivo alterado y conectividad neuronal en sujetos con comportamiento sexual compulsivo. Revista de Medicina Sexual, 13, 627-636.  https://doi.org/10.1016/j.jsxm.2016.01.013.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  25. Kor, A., Zilcha-Mano, S., Fogel, YA, Mikulincer, M., Reid, RC y Potenza, MN (2014). Desarrollo psicométrico de la Escala de uso problemático de la pornografía. Comportamientos adictivos, 39, 861-868.  https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2014.01.027.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  26. Kraus, SW, Martino, S. y Potenza, MN (2016). Características clínicas de los hombres interesados ​​en buscar tratamiento por uso de pornografía. Diario de adicciones de comportamiento, 5, 169-178.  https://doi.org/10.1556/2006.5.2016.036.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  27. Kraus, SW, Meshberg-Cohen, S., Martino, S., Quinones, LJ y Potenza, MN (2015). Tratamiento del uso compulsivo de pornografía con naltrexona: reporte de un caso. American Journal of Psychiatry, 172(12), 1260-1261.  https://doi.org/10.1176/appi.ajp.2015.15060843.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  28. Kraus, SW, Rosenberg, H., Martino, S., Nich, C. y Potenza, MN (2017). El desarrollo y evaluación inicial de la Escala de autoeficacia para evitar el uso de la pornografía. Diario de adicciones de comportamiento, 6, 354-363.  https://doi.org/10.1556/2006.6.2017.057.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  29. Laier, C. y Brand, M. (2014). Evidencia empírica y consideraciones teóricas sobre los factores que contribuyen a la adicción al cibersexo desde una perspectiva cognitivo-conductual. Adicción y compulsividad sexual, 21, 305-321.  https://doi.org/10.1080/10720162.2014.970722.CrossRefGoogle Scholar
  30. Laier, C., Pawlikowski, M. y Brand, M. (2014a). El procesamiento de imágenes sexuales interfiere con la toma de decisiones en situaciones de ambigüedad. Archivos de comportamiento sexual, 43, 473-482.  https://doi.org/10.1007/s10508-013-0119-8.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  31. Laier, C., Pawlikowski, M., Pekal, J., Schulte, FP y Brand, M. (2013). Adicción al cibersexo: la excitación sexual experimentada al ver pornografía y no los contactos sexuales de la vida real marca la diferencia. Diario de adicciones de comportamiento, 2(2), 100-107.  https://doi.org/10.1556/jba.2.2013.002.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  32. Laier, C., Pekal, J. y Brand, M. (2014b). La adicción al cibersexo en usuarias heterosexuales de pornografía en Internet puede explicarse por la hipótesis de la gratificación. Ciberpsicología, comportamiento y redes sociales, 17, 505-511.  https://doi.org/10.1089/cyber.2013.0396.CrossRefGoogle Scholar
  33. Lu, H., Ma, L., Lee, T., Hou, H. y Liao, H. (2014). El vínculo de la sensación sexual que busca la aceptación del cibersexo, múltiples parejas sexuales y aventuras de una noche entre los estudiantes universitarios taiwaneses. Revista de investigación en enfermería, 22, 208-215.CrossRefGoogle Scholar
  34. O'Neil, L. (2018). El incesto es la tendencia de más rápido crecimiento en la pornografía. ¿Esperar lo? Obtenido de https://www.esquire.com/lifestyle/sex/a18194469/incest-porn-trend/.
  35. Potenza, MN, Sofuoglu, M., Carroll, KM y Rounsaville, BJ (2011). Neurociencia de los tratamientos conductuales y farmacológicos de las adicciones. Neurona, 69, 695-712.  https://doi.org/10.1016/j.neuron.2011.02.009.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  36. Robinson, TE y Berridge, KC (2000). La psicología y neurobiología de la adicción: una visión de sensibilización de incentivos. adicción 95, S91 – 117.  https://doi.org/10.1046/j.1360-0443.95.8s2.19.x.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  37. Romer Thomsen, K., Callesen, MB, Hesse, M., Kvamme, TL, Pedersen, MM, Pedersen, MU y Voon, V. (2018). Rasgos de impulsividad y comportamientos relacionados con la adicción en la juventud. Diario de adicciones de comportamiento, 7, 317-330.  https://doi.org/10.1556/2006.7.2018.22.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  38. Schiebener, J., Laier, C. y Brand, M. (2015). ¿Quedarse atrapado con la pornografía? El uso excesivo o el descuido de las señales del cibersexo en una situación de multitarea está relacionado con los síntomas de la adicción al cibersexo. Diario de adicciones de comportamiento, 4(1), 14-21.  https://doi.org/10.1556/jba.4.2015.1.5.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  39. Snagowski, J. y Brand, M. (2015). Los síntomas de la adicción al cibersexo se pueden vincular tanto a acercarse como a evitar los estímulos pornográficos: resultados de una muestra analógica de usuarios habituales de cibersexo. Fronteras en psicología, 6, 653.  https://doi.org/10.3389/fpsyg.2015.00653.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  40. Snagowski, J., Laier, C., Duka, T. y Brand, M. (2016). El deseo subjetivo de pornografía y el aprendizaje asociativo predicen tendencias hacia la adicción al cibersexo en una muestra de usuarios habituales de cibersexo. Adicción y compulsividad sexual, 23, 342-360.  https://doi.org/10.1080/10720162.2016.1151390.CrossRefGoogle Scholar
  41. Snagowski, J., Wegmann, E., Pekal, J., Laier, C. y Brand, M. (2015). Asociaciones implícitas en la adicción al cibersexo: adaptación de una prueba de asociación implícita con imágenes pornográficas. Comportamientos adictivos, 49, 7-12.  https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2015.05.009.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  42. Stark, R., Kagerer, S., Walter, B., Vaitl, D., Klucken, T. y Wehrum-Osinsky, S. (2015). Cuestionario de rasgo de motivación sexual: concepto y validación. Revista de Medicina Sexual, 12, 1080-1091.  https://doi.org/10.1111/jsm.12843.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  43. Stark, R., Kruse, O., Wehrum-Osinsky, S., Snagowski, J., Brand, M., Walter, B. y Klucken, T. (2017). Predictores para el uso (problemático) de material sexualmente explícito de Internet: papel del rasgo de motivación sexual y tendencias de aproximación implícita hacia material sexual explícito. Adicción y compulsividad sexual, 24, 180-202.CrossRefGoogle Scholar
  44. Taymur, I., Budak, E., Demirci, H., Akdağ, HA, Güngör, BB y Özdel, K. (2016). Estudio de la relación entre adicción a internet, psicopatología y creencias disfuncionales. Computadoras en el comportamiento humano, 61, 532-536.CrossRefGoogle Scholar
  45. Tiffany, ST, Carter, BL y Singleton, EG (2000). Desafíos en la manipulación, evaluación e interpretación de las variables relevantes del ansia. adicción 95, 177-187.CrossRefGoogle Scholar
  46. Wegmann, E., Oberst, U., Stodt, B. y Brand, M. (2017). El miedo específico en línea a perderse algo y las expectativas de uso de Internet contribuyen a los síntomas del trastorno de la comunicación en Internet. Informes de Comportamientos Adictivos, 5, 33-42.CrossRefGoogle Scholar
  47. Weinstein, AM, Zolek, R., Babkin, A., Cohen, K. y Lejoyeux, M. (2015). Factores que predicen el uso del cibersexo y las dificultades para establecer relaciones íntimas entre usuarios masculinos y femeninos del cibersexo. Fronteras en psiquiatría, 6, 54.  https://doi.org/10.3389/fpsyt.2015.00054.CrossRefPubMedPubMedCentralGoogle Scholar
  48. Wéry, A., Deleuze, J., Canale, N. y Billieux, J. (2018). La impulsividad cargada de emociones interactúa con el afecto al predecir el uso adictivo de la actividad sexual en línea en los hombres. Psiquiatría comprensiva, 80, 192 201-.  https://doi.org/10.1016/j.comppsych.2017.10.004.CrossRefPubMedGoogle Scholar
  49. Whang, LS, Lee, S. y Chang, G. (2003). Perfiles psicológicos de los sobreusuarios de Internet: un análisis de muestreo de comportamiento sobre la adicción a Internet. Ciberpsicología y comportamiento, 6, 143-150.  https://doi.org/10.1089/109493103321640338.CrossRefGoogle Scholar
  50. Xu, ZC, Turel, O. y Yuan, YF (2012). Adicción a juegos online entre adolescentes: factores de motivación y prevención. Revista Europea de Sistemas de Información, 21, 321-340.  https://doi.org/10.1057/ejis.2011.56.CrossRefGoogle Scholar
  51. Yoder, VC, Virden, TB y Amin, K. (2005). La pornografía en Internet y la soledad: ¿una asociación? Adicción y compulsividad sexual, 12, 19-44.  https://doi.org/10.1080/10720160590933653.CrossRefGoogle Scholar
  52. Joven, KS (2008). Adicción al sexo por Internet: factores de riesgo, etapas de desarrollo y tratamiento. Científico norteamericano del comportamiento, 52, 21-37.  https://doi.org/10.1177/0002764208321339.CrossRefGoogle Scholar